Ballenas en peligro de extinción están teniendo menos descendencia

ballena franca con dos crías

La mayoría de las ballenas ahora solo tienen una cría cada cuatro o cinco años en lugar de tres

Un proyecto de investigación colaborativo descubrió que la población australiana de ballenas francas australes está pariendo con menos frecuencia y esta temporada de ballenas visitaron las costas de Australia menos ballenas de lo esperado, lo que ejerce más presión sobre la especie que ya está en peligro de extinción.

Usando drones, los investigadores grabaron encuentros únicos que el equipo nunca había observado antes, incluidas dos crías amamantadas por una hembra (imagen de arriba), así como interacciones entre ballenas y tiburones, leones marinos y juguetones delfines.

Durante más de 30 años, los investigadores han realizado estudios anuales de las ballenas francas australes en las aguas costeras del sur de Australia. La Universidad de Curtin se asoció recientemente con la Fundación Minderoo, la Corporación Aborigen Yalata Anangu, que ha ofrecido acceso al área de Head of Bight y alojamiento para el personal durante un período de dos meses cada año, y continuó trabajando con científicos ciudadanos, Eyre Peninsula Cruises, Flinders University, organizaciones gubernamentales y organizaciones no gubernamentales para promover los esfuerzos para proteger la recuperación de la población.

La investigadora principal, la Dra. Claire Charlton, del Centro Curtin de Ciencia y Tecnología Marinas, dijo que aunque el número de ballenas francas australes había aumentado en el hemisferio sur de solo 300 a casi 3.000 en la población australiana, en últimos años era motivo de preocupación los conteos más bajos de lo esperado y el aumento de los intervalos entre partos.

"En lugar de tener una cría cada tres años, en promedio, la mayoría de las ballenas ahora solo tienen una cría cada cuatro o cinco años", dijo la Dra. Charlton.

"En otras partes del rango de especies de ballenas francas australes en Argentina, Brasil y Sudáfrica, el aumento de los intervalos entre partos se ha relacionado con el cambio climático y tasas de recuperación más lentas, por lo que es vital que entendamos cómo pueden afectar el cambio climático y las actividades humanas su recuperación en curso".

"Sabemos que las principales amenazas para las poblaciones de ballenas son la interrupción del hábitat, los impactos de ruido submarino de embarcaciones marinas y el enredo, por lo que debemos hacer todo lo posible, incluida la protección legislativa, para garantizar su expansión a nuevos hábitats y su recuperación continua con el tiempo".

"El compromiso del Gobierno Laborista de Australia Meridional de apoyar plenamente el estatus de Patrimonio Mundial de la Gran Bahía Australiana para que las ballenas estén protegidas para siempre, y explorar el establecimiento de Áreas de Protección de Criaderos de Ballenas donde las ballenas se acerquen a la costa con sus crías, son pasos esenciales para apoyar esta recuperación".

El fundador del proyecto, el Dr. Steve Burnell, quien comenzó la investigación en 1991, dijo que el equipo de investigación estaba agradecido con la Fundación Minderoo por proporcionar fondos fundamentales para garantizar la continuación de uno de los pocos estudios de población a largo plazo de grandes mamíferos marinos en el mundo.

"El estudio a largo plazo sobre la ballena franca austral es único e insustituible, y crece cada año el valor nacional e internacional del conjunto de datos ininterrumpidos de más de 30 años. Es vital para informar la gestión de la conservación de esta especie en peligro de extinción en las Redes de Parques Marinos de Australia y para comprender los ecosistemas marinos de los que dependen las ballenas francas", dijo el Dr. Burnell.

El director ejecutivo de la comunidad aborigen de Yalata, David White, dijo que las ballenas francas australes vivían en las aguas costeras frente a la tierra de los aborígenes de la costa oeste.

"Las bahías poco profundas, arenosas y protegidas a lo largo de este tramo de la costa brindan un hábitat ideal para las ballenas francas australes que migran a las aguas australianas entre mayo y noviembre de cada año para aparearse, parir, amamantar a sus crías, descansar y socializar", dijo el Sr. White.

La Dra. Charlton dijo que las ballenas son una especie indicadora de la salud de nuestro entorno marino, por lo que el Estudio de la Ballena Franca Austral puede brindar información sobre los efectos que el cambio climático está teniendo sobre las especies marinas amenazadas y el Océano Austral.

ballenas francas

"A medida que la población de ballenas francas australes se recupera de la casi extinción debido a la caza comercial de ballenas, el número a lo largo de nuestras costas está aumentando. Los números han aumentado de tan solo 300 en el hemisferio sur a casi 3.000 en la población australiana", dijo la Dra. Charlton.

"Los estudios muestran que las principales zonas de cría, como Head of the Great Australian Bight, están alcanzando su capacidad de saturación, y los números están aumentando en otros lugares con áreas emergentes biológicamente cada vez más importantes a lo largo de las costas del sur, como Encounter Bay y Sleaford Bay en el sur de Australia, Geographe Bay en el oeste de Australia y Portland en Victoria".

Investigadores de la Universidad de Curtin, la Universidad de Flinders, Current Environmental y colaboradores están estudiando los terrenos de agregación para continuar la investigación que evalúa la dinámica de la población, la recuperación y los vínculos entre la reproducción, la salud y el cambio climático de las ballenas francas australes.

La líder de campo de Current Environmental, Bridgette O'Shannessy, dijo que las ballenas comenzaron a aparecer en la zona principal de parto en Head of the Great Australian Bight a fines de la década de 1980, y que las ballenas francas australes son reconocibles individualmente por los patrones únicos en sus cabezas.

"Esta temporada, el equipo de investigación registró 75 parejas únicas de hembras y crías en Head of Bight, 13 parejas en Fowlers Bay y seis parejas en Encounter Bay en las áreas de agregación reconocidas del sur de Australia", dijo la Sra. O'Shannessy.

"El creciente número de ballenas a lo largo de nuestra costa proporciona una excelente observación y ecoturismo. Los números generales para la región son más bajos de lo esperado para parejas de hembras y crías, así como para adultos no acompañados, en comparación con las tendencias históricas".

Etiquetas: Ballena francaDescendencia

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: