Ballena jorobada con la columna vertebral rota viaja 4.800 km nadando a braza

ballena Moon

No podía impulsarse con la cola debido a la colisión contra un barco

Con un "dolor considerable", una ballena jorobada seguida por investigadores durante más de una década, recientemente terminó de nadar más de 4.800 km desde Canadá hasta Hawái, todo con la columna rota.

Moon, una solitaria ballena jorobada, viajó desde la Columbia Británica a Maui con una grave lesión en la columna debido a la colisión con un barco, según una publicación que el grupo de investigación sin fines de lucro BC Whales compartió en Facebook.

La ballena fue vista en aguas cercanas a la isla hawaiana el 1 de diciembre.

Fue identificada de inmediato debido a su cuerpo contorsionado que, según los investigadores, se debe a que fue golpeado por un barco.

Cada septiembre durante la última década, los investigadores de la estación de investigación de Fin Island en el territorio de las Primeras Naciones de Gitga'at vieron a Moon en las aguas costeras para alimentarse de krill.

En 2020, los investigadores dijeron que estaban eufóricos cuando apareció con una cría, transmitiendo a su descendencia la tradición de migrar entre los lugares de alimentación y reproducción.

Pero en septiembre, los investigadores notaron algo diferente.

"Las desgarradoras imágenes de su cuerpo retorcido nos conmovieron a todos", publicó el pasado jueves BC Whales en Facebook. "Probablemente sufría un dolor considerable, pero migró miles de kilómetros sin poder impulsarse con la cola".

ballena Moon

El viaje de la ballena la dejó demacrada y cubierta de piojos de ballena como testimonio de su condición severamente depreciada, dijeron los investigadores.

"Esta es la cruda realidad de la colisión de un barco, y habla del prolongado sufrimiento que las ballenas pueden soportar después", escribieron. "También habla de su instinto y cultura: hasta dónde llegarán las ballenas para seguir patrones de comportamiento".

Janie Wray, directora ejecutiva e investigadora principal de BC Whales, dijo a The Guardian que la lesión de Moon significó que la ballena tuvo que nadar de manera diferente para terminar su viaje.

"Sin el uso de su cola, literalmente estaba nadando a braza para hacer esa migración. Es absolutamente increíble", dijo al medio. "Pero también te rompe el corazón".

Los intentos de sacrificar a Moon, dijo Wray, requerirían "un cóctel de sustancias tóxicas" y correrían el riesgo de envenenar la vida marina que se alimentaría de sus restos.

"Si ella estuviera en tierra, podríamos intervenir", dijo Wray al medio. "Pero debido a que ella está en el océano, y debido a su tamaño, no hay nada que podamos hacer. Y eso te rompe aún más en pedazos el corazón".

Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, los animales marinos pueden ser difíciles de ver para el operador de una embarcación porque no siempre son visibles desde la superficie. Incluso si el operador ve claramente al animal, es posible que ninguno de los dos tenga tiempo de evitar una colisión.

Las ballenas francas del Atlántico norte, en peligro de extinción, son especialmente vulnerables a las colisiones con embarcaciones porque su hábitat y sus rutas de migración están cerca de los principales puertos y, a menudo, se superponen con las rutas de navegación, dijo la Administración.

Los investigadores dijeron que la actual condición de Moon no le permitirá sobrevivir al regreso a Canadá.

"Tenacidad y tragedia. Moon... no regresará", dijeron. "Nunca entenderemos realmente la fuerza que lamentablemente necesitó Moon para emprender lo que es su último viaje, pero depende de nosotros respetar tal tenacidad dentro de otra especie y reconocer que las colisiones con embarcaciones conducen a un final devastador".

Para obtener más información sobre las colisiones con embarcaciones, visita www.seeablowgoslow.org o www.fisheries.noaa.gov/insight/understanding-vessel-strikes.

Etiquetas: BallenaColumna vertebralViajeColisión

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo