Encontrar una ballena en un acuoso pajar

grupo de ballenas beluga
Las ballenas son difíciles de ver desde un satélite. Las belugas, con su piel clara que se destaca contra el agua, son un poco más fáciles de detectar. Foto de Nature Picture Library/Alamy Stock Photo

La detección satelital de ballenas está mejorando rápidamente, pero encontrar criaturas gigantes sigue siendo sorprendentemente complicado

La pandemia obligó a todo tipo de personas a llevarse el trabajo a casa. Para Cortney Watt, ecologista de Fisheries and Oceans Canada, eso significó construir en su garaje seis falsas ballenas beluga. Era un proyecto extraño con un propósito aún más extraño: ver si podía ver las ballenas desde el espacio.

Watt construyó las belugas con lona y madera y probó un sistema de poleas en una piscina para controlar la profundidad de los maniquíes. En experimentos en varios lagos, Watt probó a qué profundidad debajo de la superficie del agua un satélite podía ver sus falsas ballenas. Ella quería ver si podría aplicar esos resultados para contar belugas reales en el Ártico.

Sorprendentemente, las imágenes satelitales actuales son lo suficientemente claras como para que Watt pueda incluso ver cuando una beluga se sumerge debajo de otra. Es un hallazgo inesperadamente optimista para el incipiente campo de la investigación de las ballenas desde el espacio.

beluga falsa

Imagen: Cortney Watt usó sus falsas belugas caseras para probar qué tan bien se podían ver desde el espacio. Foto de Cortney Watt

El esfuerzo por rastrear ballenas con satélites ha tenido un lento comienzo. El primer intento exitoso fue en 2002, décadas después que los investigadores usaran por primera vez satélites para estudios de vida silvestre terrestres. Pero el atractivo es obvio.

Los fotógrafos pueden ver ballenas desde un pequeño avión, pero eso está limitado por la distancia que puede viajar el avión. Los micrófonos submarinos pueden monitorear ballenas, pero solo si están cantando. Un barco de investigación puede visitar una vez un fiordo ártico, pero un satélite puede tomar imágenes durante toda la temporada.

"El beneficio de tener una imagen satelital es que puedes obtener una gran imagen instantánea de un área", dice Watt.

Las ballenas pueden ser las criaturas más grandes de la Tierra, pero encontrarlas con satélites tiene sus problemas. Por ejemplo, las compañías de satélites comerciales atienden primero a los mejores postores, rara vez a los investigadores de ballenas. Y los investigadores no pueden aprovechar las fotos existentes porque pocos otros clientes se preocupan mucho por el océano más allá de la costa. Desplázate unos kilómetros fuera de la costa en Google Maps y observa cómo se desmorona la resolución.

Incluso si una ballena sale a la superficie para una foto, una ballena franca del Atlántico norte de 12,5 metros solo aparece como una mancha de 83 píxeles en las imágenes satelitales más nítidas. Los investigadores pueden acercarse, pero la ballena nunca será más clara que una fangosa amalgama de 83 cuadrados de colores. Y dado que una foto satelital puede cubrir hasta 200 kilómetros cuadrados, es como tomar una foto de un palillo en la acera desde un balcón de arriba.

Otro obstáculo son las propias ballenas. Watt descubrió que las belugas son fáciles de distinguir por su piel pálida muy contrastada. En comparación, las ballenas francas australes son del mismo color que el agua y mucho más difíciles de detectar, mientras que las ballenas jorobadas se esconden detrás de acrobáticas salpicaduras.

La falta de satélites es otro obstáculo para el crecimiento del campo.

Actualmente, el mejor satélite comercial es el WorldView-3: "el Cadillac de los satélites", dice Matus Hodul, investigador de teledetección de la Universidad Simon Fraser en la Columbia Británica. El WorldView-3 es el satélite más nítido disponible fuera del ejército y puede captar los colores y patrones individualizados de las ballenas. El año pasado, Hodul usó el satélite para identificar la primera ballena específica desde el espacio, una ballena franca del Atlántico norte llamada Ruffian, reconocible por sus distintivas cicatrices blancas.

ballena Ruffian

Imagen: Ruffian, una ballena franca del Atlántico norte, es mucho más fácil de ver en una fotografía aérea que en una imagen tomada por un satélite. Foto de Maxar Technologies cortesía de Matus Hodul

Las condiciones para la foto eran perfectas: sin nubes, sin olas y cientos de ballenas rozando suavemente la superficie de la bahía de Cape Cod en Massachusetts. En esa imagen, Hodul vio 72 ballenas francas del Atlántico norte de una población mundial de quizás 350. La especie está a un paso de la extinción, pero increíblemente, los investigadores aún no saben a dónde va la mitad de la población cada verano. Los satélites podrían arreglar eso.

Sin embargo, todos luchan por ganar tiempo en WorldView-3, dice Hodul, y una sola imagen puede costar decenas de miles de dólares. Pero los problemas de cobertura, costo y claridad cambiarán con el tiempo. Una empresa está lista para lanzar este año una cadena de seis satélites comerciales, mientras que otra está desarrollando un satélite con una resolución tres veces mayor que el WorldView-3.

Mientras los ingenieros construyen más satélites, los investigadores de ballenas todavía tienen mucho trabajo por hacer en la Tierra.

En este momento, dice Hodul, la mejor manera de detectar ballenas por satélite, ya sea que las imágenes se hayan tomado específicamente para encontrar ballenas o se hayan tomado por otros motivos, es hacer que alguien revise minuciosamente cada imagen. "Vas a estar mirando horas y horas de agua con una o dos ballenas intercaladas", dice.

Un buscador automático de ballenas les ahorraría tiempo a todos, pero todavía no hay suficientes imágenes para entrenar un algoritmo. "Necesitamos automatización, pero necesitamos que la gente comparta sus datos", dice Hannah Cubaynes, investigadora asociada del British Antarctic Survey.

Idealmente, el creciente número de investigadores que utilizan satélites para buscar ballenas podría aportar sus resultados a una biblioteca abierta, incluidos detalles clave como especies, ubicación y satélite utilizado. Luego, los programadores podrían construir un algoritmo que señale pasivamente a las ballenas y ayude a los investigadores a completar los espacios en blanco en las rutas de migración.

El valor de conservación es claro, dice Cubaynes: para salvar a las ballenas, los investigadores primero necesitan saber cuántas hay. "En última instancia", dice Cubaynes sobre la investigación satelital, "es encontrar ballenas donde nunca antes habíamos estado".

Watt aún no está empacando las belugas caseras. Todavía tiene muchas preguntas de investigación en el Ártico. Hasta ahora, solo ha sido encuestada en busca de belugas en los fiordos donde se congregan. ¿Qué sucede cuando las ballenas están en aguas abiertas superponiéndose con otras especies? ¿Puede un satélite distinguir un mamífero del siguiente? Tal vez sea hora de construir algunos narvales falsos y averiguarlo.

Referencia: Individual North Atlantic right whales identified from space

Etiquetas: SeguimientoBallenaSatélite

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo