La ballena que sólo se conoce por el sonido de su voz

hidrófono submarino

Los científicos han pasado 18 años buscando al esquivo zifio de Cross Seamount

El micrófono submarino captó por primera vez el distintivo ping alrededor de las 4:00 a. m. en aguas frente a Hawái, allí estaba: la característica llamada de la desconocida ballena. Jennifer McCullough, bióloga de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU. (NOAA), revisa sus monitores. Desde su puesto en la cubierta inferior del barco de investigación, sus instrumentos le indican que los sonidos provienen de sólo 200 metros de distancia.

Ella se comunica por radio con el puente y guía a la tripulación para que mantengan a las ballenas delante del barco. Durante 18 años, los científicos han estado registrando esporádicamente los sonidos de este misterioso animal. Con un poco más de luz, McCullough finalmente podría detectar una.

Antes de que el sol llegue a la cima del horizonte, aparece una manada de orcas. "Todos los demás animales se quedaron en silencio", recuerda McCullough. La tripulación sigue a las orcas durante una hora, con la esperanza de que las conduzcan hasta las misteriosas ballenas. Sin suerte.

Los científicos han apodado a este enigmático animal la ballena picuda de Cross Seamount porque fue cerca de Cross Seamount, una montaña submarina frente al suroeste de Hawái, donde escucharon sus llamadas por primera vez en 2005. Desde entonces, los científicos no han estado muy seguros de qué hacer con ella. Algunos piensan que la ballena podría ser una especie conocida; tal vez en realidad sea el poco estudiado zifio con dientes de ginkgo (Mesoplodon ginkgodens), un animal conocido principalmente por sus varamientos. O tal vez, sugiere McCullough, se trata de algo que no se había descubierto previamente.

ubicación de Cross Seamount

Imagen: La ubicación de Cross Seamount en el área de estudio de HICEAS, que es la totalidad de la Zona Económica Exclusiva de EE. UU. alrededor de Hawaii (línea azul). El sombreado rojo es un área de enfoque alrededor de las principales islas hawaianas, y el área sombreada en verde es el Monumento Nacional Marino Papahānaumokuākea, con un sombreado más oscuro que muestra dónde se amplió el Monumento en 2016. Crédito: NOAA Fisheries

La verdad es que nadie lo sabe con seguridad. Pero McCullough quiere descubrirlo. Ella y sus colegas recientemente revisaron casi 20 años de grabaciones de la ballena. Como un nuevo fan que revisa el catálogo anterior de una banda, escucharon atentamente. Las grabaciones han convencido a los biólogos de que la ballena es un tipo de zifio, un pariente de otros habitantes de aguas profundas como el zifio de Cuvier y el zifio de True. Pero sus comportamientos difieren de los de sus primos.

A nivel mundial, hay 24 especies conocidas de zifios. Varían en tamaño desde un Honda Civic hasta un autobús urbano, pero todos son notoriamente sigilosos. Bucean regularmente durante más de una hora, alcanzando profundidades de 3.000 metros. Cuando las ballenas salen a la superficie, no se quedan. "En un período de tres horas, tienes quizás 10 minutos donde están en la superficie", dice McCullough. Para diferenciar las especies, los científicos tienen que observar los dientes de los machos; las hembras, incluso de especies diferentes, parecen casi idénticas. Sin embargo, de alguna manera, los científicos todavía están logrando descubrir nuevas especies de zifios.

zifio de Blainville

Imagen: Hasta donde saben los científicos, nadie ha visto nunca un zifio de Cross Seamount, si es que se trata de una especie distinta. Sin embargo, la mayoría de los zifios se parecen bastante, por lo que probablemente se parezca al más conocido zifio de Blainville. Foto de David Fleetham/Alamy Stock Photo

Gran parte de lo que los científicos saben sobre los zifios proviene de sus cantos. Los zifios realizan ecolocalización y envían breves pulsos de sonido que rebotan en su entorno. Esto les ayuda a encontrar presas, principalmente calamares. De todas las ballenas picudas conocidas en la Tierra, los pulsos de ecolocalización de cada especie suenan más o menos similares: un tono amplio y ascendente. Es un poco como el ruido que se produce al pasar el dedo por la cuerda de una guitarra, excepto que es tan agudo que es inaudible para los oídos humanos.

Sin embargo, la llamada de cada especie varía ligeramente. Los pulsos tienen diferentes frecuencias y la duración de las llamadas y las pausas intermedias cambian de una especie a otra. Los científicos pueden reconocer el perfil de cada pulso en una computadora. "Puedo mirarlo y decir, Oh, eso es un Cross Seamount, o, Oh, eso es un zifio de Blainville", dice McCullough.

McCullough ha estudiado el parloteo de muchos animales, como los osos polares, los pingüinos y las orcas. "Mis padres solían bromear diciendo que sólo estudio animales blancos y negros", dice. Pero hace varios años hizo una excepción con los zifios azul grisáceo. Pensó que su experiencia en acústica animal podría ayudar.

Deseosos de revelar finalmente la identidad secreta del zifio de Cross Seamount, McCullough y sus colegas analizaron las grabaciones recopiladas en todo el Océano Pacífico. Esto incluía clips capturados por micrófonos submarinos, llamados hidrófonos, que habían sido montados en el fondo marino, remolcados detrás de embarcaciones o dejados a la deriva libremente en el océano.

Sorprendentemente, todos estos hidrófonos, incluso el que el explorador Erden Eruç desplegó en una misión en bote de remos alrededor del mundo, detectaron el pulso característico del zifio de Cross Seamount.

Basándose en las grabaciones, McCullough y sus colegas han descubierto algunas ideas sobre la vida secreta de estas ballenas. Por un lado, se extienden mucho más allá del monte submarino Cross, y se extienden desde Guam hasta México. Y, de los casi 24.000 pulsos registrados, el 92 por ciento se realizaron durante la noche, y el seis por ciento al amanecer o al atardecer. En comparación, los bien estudiados zifios de Blainville y Cuvier, que viven en la misma región, rara vez se ecolocalizan durante la noche.

La mayoría de las especies de zifios también se alimentan a profundidades de más de 450 metros. Pero al medir el ángulo en el que los pulsos de los zifios de Cross Seamount golpean los hidrófonos, los investigadores estimaron que se alimentan a profundidades mucho menores que otras especies.

Robin Baird, biólogo investigador del Cascadia Research Collective en el estado de Washington, trabajó con McCullough en el pasado, pero no participó en el nuevo trabajo. Dice que los científicos han asumido que todos los zifios comparten los mismos comportamientos que las especies bien estudiadas.

"Lo que este estudio muestra es que ese no es necesariamente el caso", dice Baird. "Los zifios de Cross Seamount están haciendo algo diferente". La búsqueda de alimento nocturna única de las ballenas hace que estas criaturas ya esquivas sean aún más resbaladizas.

McCullough espera que alguien eventualmente pueda fijar su mirada en una. "Me encantaría saber de qué especie se trata", dice. Estaría feliz de que alguien más hiciera la identificación. "Sólo quiero saber."

Hasta ahora, lo más cerca que ha estado un científico de ver un zifio de Cross Seamount fue en 2017. Estaba nadando al sur de la Isla Grande de Hawái, cerca del monte submarino Cross, y el sol se había puesto. Estaba lo suficientemente oscuro como para que la tripulación del barco de investigación Reuben Lasker de la NOAA normalmente hubiera dado por terminado el día, pero las grabaciones de los hidrófonos le decían al acústico a bordo que las ballenas estaban cerca.

Enviaron por radio la dirección de los sonidos desde cuatro cubiertas a Suzanne Yin, una experta en identificación de especies, quien buscó desde la estación de vigilancia en la parte delantera del barco. A través de binoculares, Yin escaneó el agua. Vio un destello de la aleta dorsal. Fue demasiado rápido. Maldijo cuando la ballena desapareció sin revelar ningún rasgo definitorio.

Y así, la búsqueda continúa.

El estudio acústico se ha publicado en Marine Mammal Science: Geographic distribution of the Cross Seamount beaked whale based on acoustic detections

Etiquetas: BallenaZifioLlamadaHidrófono

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo