Se descubre un nuevo súper sentido del delfín mular

delfines alimentándose en cráteres
Delfines mulares alimentándose en un cráter, excavando en la arena con sus tribunas, en un banco de arena en las Bahamas. Crédito: Shane Gross

Una investigación sugiere que pueden sentir débiles campos eléctricos

Nacidas con la cola primero, las crías de delfín mular emergen equipadas con dos delgadas filas de bigotes a lo largo de sus hocicos en forma de pico, muy parecidos a los bigotes sensibles al tacto de las focas. Pero los bigotes se caen poco después del nacimiento, dejando al joven con una serie de hoyuelos conocidos como fosas vibrisales.

Recientemente, Tim Hüttner y Guido Dehnhardt, de la Universidad de Rostock, Alemania, comenzaron a sospechar que los hoyuelos pueden ser algo más que una simple reliquia. ¿Podrían permitir que los delfines mulares adultos detecten débiles campos eléctricos?

Al observarlos de cerca por primera vez, se dieron cuenta de que los hoyos remanentes se asemejan a las estructuras que permiten a los tiburones detectar campos eléctricos, y cuando verificaron si los delfines mulares cautivos podían sentir un campo eléctrico en el agua, todos los animales sintieron el campo. "Fue muy impresionante verlo", afirma Dehnhardt, que publicó en el Journal of Experimental Biology el extraordinario descubrimiento y cómo podían los animales utilizar su sentido eléctrico.

Para descubrir qué tan sensibles son los delfines mulares (Tursiops truncatus) a los campos eléctricos producidos por las formas de vida en el agua, Dehnhardt y Hüttner se asociaron con Lorenzo von Fersen en el Zoológico de Nuremberg y Lars Miersch en la Universidad de Rostock.

Primero, testaron la sensibilidad de dos delfines mulares, Donna y Dolly, a diferentes campos eléctricos para descubrir si los delfines podían detectar un pez enterrado en el fondo arenoso del mar.

delfín Dolly sintiendo campo eléctrico

Imagen: Un delfín mular (Dolly) apoyando su mandíbula en una barra lista para probar su sensibilidad a un campo eléctrico. Crédito de la foto: Tim Hüttner.

Después de entrenar a cada animal para que descansara su mandíbula sobre una barra de metal sumergida, Hüttner, Armin Fritz (Zoológico de Nuremberg) y un ejército de colegas enseñaron a los delfines a alejarse nadando cinco segundos después de sentir un campo eléctrico producido por electrodos inmediatamente encima del hocico del delfín.

Disminuyendo gradualmente el campo eléctrico de 500 a 2 μV/cm, el equipo realizó un seguimiento de la frecuencia con la que los delfines partían siguiendo una señal y quedaban impresionados; Donna y Dolly eran igualmente sensibles a los campos más fuertes y salían correctamente casi siempre. Sólo cuando se debilitaron los campos eléctricos se hizo evidente que Donna era ligeramente más sensible, detectando campos de 2,4 μV/cm, mientras que Dolly se dio cuenta de campos de 5,5 μV/cm.

Sin embargo, los campos eléctricos producidos por los animales vivos no son sólo estáticos. Los movimientos pulsantes de las branquias de los peces hacen que fluctúen sus campos eléctricos, entonces, ¿Podrían Donna y Dolly sentir también los campos pulsantes? Esta vez, el equipo pulsó los campos eléctricos 1, 5 y 25 veces por segundo mientras reducía la intensidad del campo y, efectivamente, los delfines pudieron sentir los campos.

Vídeo: Un delfín nadó hasta la plataforma y apoyó su mandíbula en una barra de la plataforma experimental para posicionarse. Cuando sintió un campo eléctrico producido por dos pequeños electrodos colocados sobre su hocico, abandonó la estación para recibir una recompensa de su entrenador. Crédito Tim Hüttner

Sin embargo, ninguno de los animales era tan sensible a los campos alternos como lo eran a los campos eléctricos invariables. Dolly solo pudo captar el campo más lento a 28,9 μV/cm, mientras que Donna captó los tres campos oscilantes, detectando el más lento a 11,7 μV/cm.

Entonces, ¿Qué significa en la práctica este nuevo súper sentido para los delfines? Dehnhardt dice: "La sensibilidad a los campos eléctricos débiles ayuda al delfín a buscar peces escondidos en el sedimento en los últimos centímetros antes de capturarlos", a diferencia de los tiburones, las superestrellas electrosensibles, que son capaces de detectar los campos eléctricos de los peces a una distancia de entre 30 y 70 cm. Hüttner y Dehnhardt también sospechan que la capacidad del delfín para sentir la electricidad podría ayudarles a mayor escala.

delfín alimentándose en un cráterImagen derecha: Los delfines mulares utilizan una variedad de estrategias de alimentación diferentes. Durante la "alimentación en el cráter", excavan de cabeza en la arena para alimentarse de los peces que habitan en el fondo.

"Esta capacidad sensorial también se puede utilizar para explicar la orientación de las ballenas dentadas con respecto al campo magnético terrestre", afirma Dehnhardt, explicando que los delfines nadando a través de áreas débiles del campo magnético terrestre a una velocidad normal de 10 m/s podrían generar un campo eléctrico detectable de 2,5 μV/cm en todo su cuerpo.

Y, si los animales nadan más rápido, es aún más probable que sientan el campo magnético del planeta, lo que les permitirá utilizar su sentido eléctrico para navegar por el mundo mediante un mapa magnético.

El Dr. Dehnhardt se pregunta si la electrodetección podría explicar los varamientos masivos de ballenas y delfines sanos. Los investigadores han observado vínculos entre los cambios del campo magnético, como durante las tormentas solares, y los varamientos masivos. "Esto puede, por primera vez, explicar de forma sensorial cómo ocurre esto realmente", dijo a The New Yor Times. Estos varamientos no ocurren en las ballenas barbadas que, a diferencia de sus primas dentadas, usan los bigotes con los que nacen durante toda su vida, señaló.

Artículo científico de referencia: Passive electroreception in bottlenose dolphins (Tursiops truncatus): implication for micro- and large-scale orientation

Etiquetas: DelfínSentidoCampo eléctrico

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo