Orca lanza a un delfín por los aires mientras enseña a su cría a cazar

Orca lanza a un delfín por los aires

Muestra la estrategia de caza que implica utilizar su gran tamaño y velocidad para golpear a los delfines en el aire

En un video poco común filmado por una expedición de avistamiento de ballenas frente a la costa de San Diego, una orca le enseña a su cría cómo cazar dándole un cabezazo a un delfín, haciéndolo girar varias veces en el aire.

"Las orcas golpean al delfín, pero lo dejan ir después de haberlo dominado porque ya no es tan rápido, y traen a la cría para que intente atraparle ella misma", dijo Domenic Biagini, un cineasta de vida silvestre que filmó las imágenes. "Ver ese nivel de comunicación y comprensión fue como ver a una familia".

Biagini fundó Gone Whale Watching, una de varias empresas que avistaron un grupo de seis orcas frente a la costa de San Diego. Dijo que la caza duró alrededor de 30 minutos, mucho más que la caza promedio de las orcas, porque estaban enseñando a sus crías.

Como uno de los principales depredadores del océano, se sabe que las orcas incorporan su gran tamaño y velocidad en sus estrategias de caza, dijo Alisa Schulman-Janiger, bióloga marina y cofundadora del Proyecto California Killer Whale. Es común que ralenticen a sus presas para demostrarles la caza a sus crías.

"Las orcas pueden viajar fácilmente a 40 kilómetros por hora", dijo. "Hacer un agujero en el costado de un delfín y golpearlo con tanta fuerza que salte muy alto fuera del agua... la fuerza es tremenda".

La orca en las imágenes es tan joven que su parche en el ojo es amarillo en lugar de blanco, un color que eventualmente se desvanece a medida que envejece, dijo Schulman-Janiger.

¿De dónde vinieron las orcas?

Las ballenas en las imágenes de Biagini son orcas del Pacífico tropical oriental, que normalmente residen en las aguas de México y América Central, según Schulman-Janiger. Es raro verlas en las aguas comparativamente cálidas y tranquilas del sur de California.

Según Schulman-Janiger, la abundante población de delfines de la zona probablemente esté menos acostumbrada a que las orcas los cacen.

"Tratamos de explicar a nuestros invitados que, si bien lo que las ballenas les hacen a los delfines a veces puede resultar bastante espantoso, esto es normal y saludable", dijo Biagini. "Significa que nuestro ecosistema está funcionando como se supone que debe hacerlo".

No obstante, Biagini dice que a menudo recorta partes de sus imágenes que se vuelven demasiado sangrientas para evitar sensacionalizar demasiado la violencia de la caza.

"Piensa en nosotras en una fiesta de Acción de Gracias": orcas celebrando la caza

Después de la caza, Biagini dijo que las orcas comenzaron a acercarse a los barcos y a asomar la cabeza fuera del agua para ver qué estaba pasando, un comportamiento conocido como salto de espía.

Un comportamiento más social es común en las orcas después de una caza exitosa, porque celebran y a menudo zigzaguean de un lado a otro en el agua, dijo Biagini.

"Piense en nosotros en un banquete de Acción de Gracias después de comer, cuando estamos de buen humor y riendo. Eso es lo que les pasa a las orcas después de cazar", dijo Biagini.

Desde 2020, han aumentado las interacciones entre orcas y embarcaciones humanas, aunque no se han reportado muertes ni lesiones humanas. Eso provocó que la frase "guerras de orcas" se convirtiera en tendencia en las redes sociales, que describe una batalla ficticia entre humanos y orcas.

Orca lanza a un delfín por los aires

Los peligros de las multitudes para observar ballenas

Durante el avistamiento de orcas, Biagini dijo que había entre 12 y 15 barcos en el agua alrededor de la manada, todos tratando de presenciar el raro avistamiento.

Demasiadas embarcaciones con operadores inexpertos alrededor de un grupo de orcas corren el riesgo de impedir su comportamiento de caza o potencialmente golpearlas, dijo Schulman-Janiger.

Las Directrices de protección de mamíferos marinos publicadas por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) especifican que los barcos deben intentar mantenerse al menos a 100 yardas (o la longitud de un campo de fútbol) de las orcas.

En un momento, Biagini dijo que estaba tan preocupada por encerrar a las orcas con la abrumadora cantidad de botes que habló por radio para advertir a otros que se alejaran. En un vídeo que filmó, un hombre que conduce solo un barco abandona el timón para inclinarse sobre la cubierta y filmar un vídeo.

Biagini dijo que a menudo es frustrante ver a la gente acercarse demasiado a las orcas para filmar un vídeo en las redes sociales, sabiendo que muchos espectadores no se detienen a preguntarse cómo se hizo.

"Por mucho que quiera tomar imágenes, lo más importante es hacerlo de la forma más ética. Nos centramos en tratar de ser los guardianes de los animales", dijo Biagini.

Etiquetas: OrcaDelfínAireEnseñarCríaCazar

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo