updated 1:06 AM CET, Dec 11, 2016

Lampreas, vampiros del mar que chupan la sangre a las ballenas

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

lamprea adherida a una ballena minke

Las lampreas se alimentan de sangre de ballena

Evidencias fotográficas en la desembocadura del río St. Lawrence en Canadá

lampreas (Petromyzon marinus) Las lampreas de mar (Petromyzon marinus) no sólo hacen "auto-stop" cuando se unen a las ballenas, sino que aprovechan para hacer una succión de sangre. Esta observación fue hecha por los científicos canadienses Nichols y Ursula Tscherter de la Sociedad para la Investigación y Educación de los Océanos (ORES) y han publicado el estudio que lo demuestra en la revista Journal of Fish Biology.

"Nosotros y otros teníamos hace tiempo sospechas para creer que las lampreas se alimentaban de las ballenas", dijo Owen Nichols, autor del estudio para ORES (Foundation for Marine Environment Research).

Al igual que el salmón, la lamprea de mar nace en agua dulce, vive sus vida de adulto en el mar y vuelve a los ríos para reproducirse. 

Mientras que la lamprea de mar se sabe son parasitarias cuando están en agua dulce, se adhieren a los peces para alimentarse  (royendo tejidos y sangre con su disco oral), sabemos muy poco acerca de los anfitriones de que se alimentan en la fase marina de su ciclo de vida. 

lampreas adheridas a un pez

Una comparación de cicatrices de cetáceos recién muertos y la dentición, sugiere que la lamprea marina se une a las ballenas de aleta (Balaenoptera physalus), ballenas sei (B. borealis) y marsopas (Phocoena Phocoena). 

Más recientemente, lampreas de mar han sido fotografiadas adhiriéndose a las ballenas francas del Atlántico Norte (Eubalaena glacialis) y las ballenas jorobadas del Pacífico (Megaptera novaeangliae). En muchos de estos casos, se especula que las lampreas no sólo están dándose un paseo encima de ellas, si no que en realidad están alimentandose de los cetáceos, pero faltaba la evidencia directa de lo que en realidad estaban haciendo.

lampreas en la cola de un cachalote

Los autores del artículo proporcionan evidencias fotográficas, mediante la observación de ballenas minke (Balaenoptera acutorostrata) en la desembocadura del río St. Lawrence en Canadá, de que la lamprea de mar se une a las ballenas para alimentarse de ellas . 

estuario río St. Lawrence, Canadá Durante un período de cinco años, los autores observaron lampreas marinas adhiriéndose a las ballenas Minke en 109 ocasiones (las observaciones se hicieron en 47 ballenas individuales), en las cuales fueron fotografiados el 77% de estos sucesos. 

En dos casos, los autores pudieron observar a las ballenas inmediatamente después de que las lampreas se habían desprendido, y fueron capaces de observar las lesiones con sangre en los puntos de fijación, indicando que las lampreas se habían alimentado de las ballenas.

Ursula Tscherter, Project Director of ORES, fue la responsable del trabajo de campo durante el cual el equipo de investigación de ballenas fotografió antes, durante y después de la unión de la lamprea.

lamprea antes y después de la succión  a una ballena

Aunque toda la ballena no podía ser vista durante las observaciones, por lo que es imposible hacer muchas conclusiones firmes con respecto a la preferencia de la lamprea de mar de apegarse a un sitio, los autores señalan que todas las heridas se observaron en la parte dorsal de la ballena, sobre todo en los flancos por debajo o por detrás de la aleta dorsal.

Sobre la base de nuestra comprensión de la biología de las ballenas, los autores tienen la hipótesis de que la prevalencia de las heridas dorsales es probable que sean el resultado de una piel relativamente delgada y un flujo reducido de agua en esta parte del cuerpo en comparación con aletas y cola (aunque en la imagen de abajo parece que esta ballena tiene multitud de pequeñas lampreas adheridas a sus aletas). 

lampreas en la aleta de una ballena

La expansión continua de la bolsa ventral durante la alimentación de la ballena se cree que es la razón que impide la fijación de la lamprea de mar de esta zona del cuerpo, a pesar de que la piel es el más delgada aquí.

A veces conocida como el "pez vampiro", la Petromyzon marinus fue introducida accidentalmente en los Grande Lagos de Norte América en el año 1800.

Para obtener más información, consultar el documento: Nichols, OC and UT Tscherter (2011) Feeding of sea lampreys Petromyzon marinus on minke whales Balaenoptera acutorostrata in the St Lawrence Estuary, Canada. Journal of Fish Biology doi: 10.1111/j.1095-8649.2010.02842.x

Enlace: Foundation for Marine Environment Research