updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Los delfines machos forman 'alianzas mafiosas'

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

grupo de delfines en Shark Bay

Los delfines viven en un sistema social que es "único entre los mamíferos"

Forman alianzas de varios niveles para aparearse con una hembra

A los delfines macho de Shark Bay, Australia, los conocen los biólogos marinos por sus desordenados enredos sociales. Sus relaciones con los demás son muy poco comunes - son más parecidas a las intrincadas redes de la mafia de las jerarquías verticales de los chimpancés-, dice un nuevo documento, donde un equipo de científicos sostiene que los delfines viven en un sistema social que es "único entre los mamíferos". Curiosamente, los investigadores sugieren también que estas complejas relaciones, a menudo de cooperación, pueden deberse en parte a un simple e inesperado factor: la baja velocidad de crucero de los delfines.

Los mamíferos han desarrollado una variedad de estructuras sociales. Por ejemplo, los chimpancés viven en lo que los etnólogos llaman "grupos semicerrados", es decir, una comunidad formada por individuos que son bien conocidos entre sí. Los miembros, en general, no son amigables con los chimpancés de otras comunidades, los machos practican lo que se conoce como la defensa de la comunidad, patrullando y protegiendo su territorio y luchando contra sus vecinos. Dentro de ese grupo compacto, los chimpancés tienen también alianzas macho-macho.

A primera vista, los delfines parecen tener un sistema social similar. Dos o tres machos adultos forman una estrecha alianza y cooperación para arrear a una hembra para aparearse (los delfines hembra raramente forman alianzas fuertes). Otros equipos masculinos pueden tratar de acceder a  la hembra, sobre todo si ella está en celo. Para defenderse, las alianzas de primer nivel forman alianzas con otras alianzas de primer nivel, creando así una segunda alianza de mayor nivel. Algunas de estas alianzas de segundo nivel tienen un máximo de 14 delfines y pueden durar 15 años o más. En algunas ocasiones, la alianza de segundo nivel puede llamar a las tropas de otro grupo, "alianzas de tercer orden", como las llaman los investigadores, dando lugar a enormes batallas con más de 20 delfines mordiendo y golpeándose entre sí con la cabeza y las colas para defender el derecho de mantener o robar una sola hembra.

dos delfines macho en Shark BayPero, ¿estas batallas entre delfines son análogas a lo que hacen los chimpancés machos? Es decir, ¿las alianzas de delfines también se disputan el territorio? Para averiguarlo, un equipo de investigación encabezado por Richard Connor, un biólogo de cetáceos en la Universidad de Massachusetts, Dartmouth, realizó un seguimiento de 12 de las alianzas de segundo orden en Shark Bay, una bahía de 13.000 kilómetros cuadrados en el oeste de Australia y durante el pico de la temporada de apareamiento de julio a noviembre durante más de 6 años. Los científicos observaron una región de 600 kilómetros cuadrados de la bahía, vigilando a todos los miembros de cada alianza, los rangos o zonas donde viajaban con regularidad, sus comportamientos, si los machos tenían una hembra con ellos y, cuando no había hembra, porqué algunos grupos entablaron batalla. El equipo de Connor calculó el rango total para el hogar de cada alianza y le asignó el grado de solapamiento entre los rangos.

El equipo descubrió que, a diferencia de los chimpancés, ninguno de los grupos de machos estaban patrullando y defendiendo un territorio de la comunidad general. En cambio, los delfines viven en una sociedad con un mosaico de muchos rangos de ambos sexos que se superponen sin límites aparentes. "No hay una frontera de la comunidad que estén patrullando los machos o las hembras", dice Connor, cuyo equipo publicó ayer sus resultados en línea en Proceedings of the Royal Society B. En cambio, dice, viven en una sociedad abierta, con unos pocos grupos de trabajo que se dividen continuamente, haciendo mientras tanto lo que Connor resume como "soap operatics" (se puede traducir en argot como 'dándose jabón'), tratando de mantenerse al tanto de quién hizo qué a quién, mientras deciden si deben seguir siendo amigos o se convierten en enemigos.

"No tiene precedentes, no hay nada como esto en las sociedades de mamíferos", dice Srdjan Randic, autor principal del estudio y ex estudiante de posgrado de Connor, quien ahora es candidato al doctorado en la Paris University-South XI.

grupo de delfines macho en Shark Bay

A pesar de que los bonobos, orangutanes y gorilas occidentales tienen relaciones menos hostiles con los grupos de vecinos que los chimpancés, ninguna de estas especies tiene la tolerancia de los delfines, o su capacidad para formar alianzas fuera de su comunidad inmediata. Entre los mamíferos, los elefantes sólo se acercan, a pesar de que viven en grupos matriarcales, a otros elefantes para mantener relaciones fuera de ellas, formando grandes sociedades estratificadas. Pero incluso estas grandes sociedades siguen siendo principalmente de parientes cercanos y no son modificables, como son las alianzas de los delfines.

Debido a que los delfines hembras dan a luz sólo a una cría y están separadas por varios años, los machos no pueden contar con la formación de alianzas con parientes cercanos. En cambio, los delfines machos deben aprender a hacer y mantener amistades, exigiendo habilidades sociales que pueden haber contribuido a agrandar los cerebros de los delfines, dice Connor. Pero no es sólo el número de relaciones sociales que los delfines deben mantener, agrega. "Tenemos una incertidumbre con esas alianzas de tercer nivel. Son esos individuos con que rara vez se ven. ¿Qué han estado haciendo desde la última vez que lo encontró? ¿Está todavía a su lado? ".

Entre los mamíferos, los humanos, los elefantes y los delfines son clasificados por los científicos por su alto nivel de cognición social, convergencia que el equipo de Connor sugiere que puede ser debido en parte a la cantidad mínima de energía que gastan estas especies. Los delfines, agregaron los autores, ofrecen un modelo de cómo una baja velocidad de crucero puede conducir a la inteligencia social. Debido a que la población de delfines de Shark Bay es grande y hay superposición de territorios, no se necesita mucho tiempo para que un grupo de delfines que se mueven a su velocidad normal se encuentre con otro, posiblemente un grupo de la competencia. En esas situaciones, los delfines se ven obligados a hacer las dos cosas que los científicos dicen que mejoran la cognición social: hacer muchos amigos y formar alianzas de grupo. O, como Connor dice, "Si vas enfrentarte a tus enemigos, es mejor estar con tus amigos, o tener algunos que están muy cerca dispuestos a ser reclutados".

"Es un estudio extraordinario y muestra lo que se puede aprender de un proyecto a largo plazo en una población de delfines casi inexplorada", dice Peter Corkeron, un biólogo de cetáceos de Northeast Fisheries Science Center en Woods Hole, Massachusetts.

En cuanto a la sugerencia de que puede haber una conexión entre la complejidad social y la baja velocidad, sólo piensa en lo que sucedió cuando los seres humanos inventaron la rueda, dice Richard Wrangham, primatólogo de la Universidad de Harvard. "¡Inventar el carro y ganar un imperio!"

Crédito imágenes: The Dolphin Alliance Project