updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Cachalotes adoptan a un delfín deforme

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
cachalotes adoptan a delfín mular

Observan durante varios días a un delfín mular en buena armonía con una familia de cachalotes

Los cachalotes son feroces cazadores de calamares, pero también tienen un lado más amigable. En una observación casual en el Atlántico Norte, los investigadores han descubierto un grupo de estos cetáceos que parecen haber adoptado a un delfín mular adulto con una malformación espinal, por lo menos temporalmente. O puede ser simplemente que a ambas especies les guste el contacto social.

Las criaturas forman conexiones "amigas" con miembros de otras especies en todo el reino animal. Estas relaciones, a menudo efímeras, pueden ofrecer una mayor protección contra los depredadores y más eficaces métodos de alimentación. Algunas alianzas particularmente inusuales ilustran que también pueden satisfacer un deseo social. Por ejemplo, un gorila llamado Koko tenía un gato como mascota llamado All Ball; en un parque natural de Kenia, un hipopótamo, Owen, creció cerca de una tortuga gigante, Mzee.

Entre los mamíferos que habitan el océano, los delfines son quizás los más gregarios. Han sido vistos viajando, alimentándose y jugando con una gran variedad de otros animales, incluyendo muchas ballenas. Por otro lado, en cuanto saben los autores del documento, que se publicará en Aquatic Mammals (Mamíferos Acuáticos), los cachalotes no se habían registrado intimando con otra especie. Cazadores especializados en aguas profundas que viajan grandes distancias, estas ballenas son más tímidas que los delfines y más difíciles de observar para la gente.

cachalotes adoptan a delfín mular, en Azores

cachalotes adoptan a delfín mular, en AzoresDe hecho, los ecólogos del comportamiento Alexander Wilson y Jens Krause del Instituto Leibniz de Ecología de Agua Dulce y Pesca Continental en Berlín no esperaban encontrar un grupo mixto de especies cuando se dispusieron en 2011 a observar cachalotes (Physeter macrocephalus) entre 15 y 20 kilómetros de la isla de Pico en las Azores. Pero cuando llegaron allí, encontraron no sólo un grupo que incluía a varios terneros de ballenas, sino también un macho adulto de delfín nariz de botella o mular (Tursiops truncatus). En los siguientes 8 días observaron al delfín seis veces más al tiempo que acariciaba y se frotaba con los miembros del grupo. Los cachalotes parecían al menos tolerarle y, a veces, corresponderle. "Realmente parecía que habían aceptado al delfín por cualquier razón", dice Wilson, que pudo bucear cerca. "Ellos estaban siendo muy sociables".

Los investigadores podían estar seguros de que el delfín nariz de botella era el mismo cada vez porque tenía una rara curvatura espinal que le dio a la mitad de su lomo una forma de "S". Aunque el delfín parecía sano, ese probable defecto congénito podría ser la clave para entender su unión al grupo de cachalotes. Muy pocos depredadores acechan las aguas de las Azores, por lo que dudan que sea necesario para la protección de las ballenas. Pero especulan que la malformación podría haber puesto al animal en desventaja entre su propia clase. Tal vez no podía seguir el ritmo de los otros delfines o tenía un bajo estatus social.

"A veces, algunos individuos pueden ser recogidos" dice Wilson. "Puede ser que este individuo no encajaba, por así decirlo, con su grupo original". El delfín fue capaz de quedarse con las ballenas porque nadan más lentamente y siempre dejan una "niñera" cerca de la superficie con los terneros, mientras que otros adultos bucean más profundo.

cachalotes adoptan a delfín mular con daño en la columna

cachalotes adoptan a delfín mular con daño en la columna

Menos claro es lo que había dentro de los cachalotes. Este estudio muestra que tienen una capacidad para este tipo de relaciones, lo que implica que a veces puedan obtener beneficios de ellas, dice Wilson. Sin embargo, en este caso no hay ninguna ventaja evidente de su parte. Lo que es más, la ecologista en cetáceos Mónica Almeida e Silva, de la Universidad de las Azores, en Portugal, que no participó en el estudio, dice que los cachalotes tienen buenas razones para no gustarles los delfines mulares, que a menudo se ven persiguiendo y acosando a sus terneros. "¿Por qué los cachalotes aceptaron este animal en su grupo?" , dice. "Es realmente desconcertante para mí".

Sin embargo, no debemos caer en la tentación de "achacar" motivaciones como pena de las ballenas por el delfín, dice el biólogo del comportamiento Lucas Rendell de la Universidad de St. Andrews en el Reino Unido. La interpretación es difícil dada la brevedad y rareza de la observación, así como lo poco que se sabe acerca de estas ballenas en particular. Simplemente podían estar disfrutando de las atenciones del delfín, o simplemente podrían estar pensando "Wow, esto es una especie de extraño ternero".

Enlace: Leibniz-Institute of Freshwater Ecology and Inland Fisheries

Crédito imágenes: Alexander D. M. Wilson/Aquatic Mammals