updated 1:55 AM CET, Dec 5, 2016

Primera orca reintroducida en la naturaleza que da a luz

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
La orca Springer nada con su bebé Bella Bella

Springer era una orca huérfana recogida a 300 kilómetros de distancia de sus propias aguas

En lo que se cree que es una historia de éxito sin precedentes, una ballena orca huérfana que fue reintroducida a su manada después de la intervención humana ha sido vista con un saludable ternero (bautizado Bella Bella) por biólogos canadienses que estaban llevando a cabo una encuesta anual en la costa de la Columbia Británica.

Verla con su bebé es "el último signo de que la reintroducción fue un éxito. Fue muy emocionante", dijo a National Geographic Graeme Ellis, un técnico de investigación de Pesca y Océanos de la Estación Biológica del Pacífico de Canadá.

La orca, apodada Springer, fue noticia en enero de 2002 cuando fue descubierta sola en las aguas de Seattle y se describió como huérfana y en mal estado de salud.

Investigadores de ballenas había sido capaces de identificarla como un miembro de la manada A4 de orcas residentes del Norte sobre la base de sus distintas vocalizaciones y fotografías de años anteriores. Ella misma fue identificada como A-73, cuya madre fue dada por muerta, y estaba a unos 300 kilómetros de distancia de sus propias aguas frente al norte de la isla de Vancouver en Canadá.

Tras su identificación, en el momento hubo un montón de debate sobre qué hacer por ella, mientras que un grupo de científicos, biólogos y veterinarios deliberó sobre si se debía no intervenir en absoluto y, si lo hacían, debía ser trasladada a un parque temático o mantenida en un centro marino o corral marino para la rehabilitación.

Por aquel abril, los funcionarios prometieron que si era necesaria la intervención Springer se devolvería a su hogar. Mientras tanto, ella estaba tratando con una infección de la piel, y el olor de su aliento tenía algo preocupados a los cuidadores con que pudiese estar muriendo de hambre, sufriese diabetes o una enfermedad genética. Con la creciente preocupación de que también llegase a habituarse a las personas, fueron contratados investigadores de ballenas para patrullar el área donde estaba para asegurarse de que los navegantes no se acercarían a ella.

la orca Springer nada con su bebé en la Columbia BritánicaDespués de que fue finalmente capturada, Springer pasó un mes en un corral marino, mientras que funcionarios de los EE.UU. y Canadá elaboraron los detalles sobre cómo llegar a su hogar y preocupados por si iba a ser aceptada de nuevo en su manada. Después de ser cuidada hasta que sanó y cuando se consideró que estaba lo suficientemente fuerte como para hacer el traslado, la llevaron de nuevo a sus aguas territoriales a bordo de un catamarán de alta velocidad y fue liberada cerca de su familia.

Incluso después de pasar con éxito la liberación cerca de su propio clan sin incidentes, todavía causó preocupación a los científicos por si sus habilidades sociales estaban a la altura.

"Cuando se la soltó ella fue en la dirección opuesta, a los barcos. Estábamos un poco descorazonados", dijo al Seattle Times John Ford, director del Programa de Investigación de Cetáceos, Pesca y Océanos de Canadá. "Pero a las pocos semanas Springer fue vista aceptada por la manada y, finalmente, comenzó a viajar con sus más cercanos parientes de sangre en la manada A4, una tía abuela y su descendencia - el equivalente a sus primos segundos".

"Esto nos da la esperanza de que si tal evento ocurre en el futuro, siempre y cuando todo esté controlado sabiendo qué animal es y a qué grupo pertenece, este tipo de iniciativas pueden tener éxito".