updated 7:51 PM CET, Dec 8, 2016

Blackfish: La película que SeaWorld no quiere que veamos

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
orca en SeaWorld (documental Pez Negro)

Pez Negro narra la vida de la famosa orca Tilikum de SeaWorld y los efectos del mantenimiento de las orcas en cautiverio

Blackfish (Pez Negro), un nuevo documental que narra la vida de la famosa orca Tilikum de SeaWorld y los efectos del mantenimiento de estos depredadores en cautiverio, está recibiendo muy buenas críticas. Aun así, SeaWorld sigue defendiendo la práctica y ha arremetido contra el film.

Su directora Gabriela Cowperthwaite, dijo en una entrevista que el catalizador de su interés en este tema fue la muerte en 2010 de la amada entrenadora Dawn Brancheau en el SeaWorld de Orlando. La tragedia conmocionó a los que creían que estos animales, a pesar del apodo de asesinas que le dan en Estados Unidos, eran iconos adorables y fue abierta una audiencia en el Congreso sobre si hay algún beneficio educativo con el mantenimiento de ballenas y delfines en cautiverio. El incidente también provocó una investigación y multa por parte de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA).

Cowperthwaite admite que fue una de las que se sorprendió por el incidente de Brancheau, y cuenta en el Reel Breakdown que no tenía ninguna experiencia en el activismo animal o biología marina, pero fue inspirada después de haber llevado a sus dos pequeños hijos a SeaWorld. Ella dijo: "Cuando me enteré que sucedió algo tan horrible en un lugar que piensas que es benigno, bucólico, alegre y seguro, empiezas a tratar de averiguar por qué".

Blackfish, cartel de la película

"Lo que me pareció poco a poco a través de la investigación era que nada en este parque es lo que parecía. Estoy segura que hay mucha gente, y mucho menos ingenua que yo, que han abordado este tema con el conocimiento de que había algo siniestro. No desde el punto de vista de cineasta".

Blackfish cuenta la historia de Tilikum, comenzando con su secuestro de la naturaleza a la edad de dos años en 1983 y sigue su tratamiento hasta el incidente de Brancheau, mezclando escenas gráficas con entrevistas a ex entrenadores, académicos y expertos en ballenas que pintan un cuadro de una orca cuyo comportamiento parece ser causado por el estrés físico y mental del confinamiento.

BrancheauEl informe de la autopsia de Brancheau dijo que su muerte fue el "resultado de ahogamiento y lesiones traumáticas". Fue arrastrada por el cuero cabelludo, sufrió múltiples abrasiones, luxaciones y fracturas, y perdió parte de su brazo cuando los rescatistas retiraron su cuerpo de la boca de Tilikum. Ella fue la tercera víctima de Tilikum tras un incidente en 1999 en el que se encontró sobre su lomo el cuerpo maltrecho de un hombre después de acceder a la piscina en horas no permitidas. El primer incidente ocurrió en Sealand en la Columbia Británica, donde fue una de las tres ballenas involucradas en el asesinato de un entrenador. Sin embargo, no hay informes de la historia de una orca matando a una persona en estado salvaje.

La película plantea también cuestiones más amplias sobre las cuestiones relacionadas con el mantenimiento de estos mamíferos marinos en cautiverio. Los defensores de ballenas y delfines han documentado problemas con mamíferos marinos en cautiverio durante años y han puesto de manifiesto un comportamiento anormal, muerte de crías en cautividad, depresión, mala salud dental, agresiones, efectos del estrés y muerte a causa de enfermedades que nunca se contraerían en la naturaleza como algunos de los problemas debidos al confinamiento de estos animales en los tanques.

Originalmente, SeaWorld se negó a conceder entrevistas ni tener nada que ver con la realización de Blackfish, sin embargo, después que la película comenzó a ganar audiencia, el Vice Presidente de Comunicaciones de SeaWorld, Fred Jacobs, emitió un comunicado a los realizadores de la película llamando al film "vergonzosamente deshonesto, deliberadamente engañoso y científicamente incorrecto".

Desafortunadamente para SeaWorld, los hechos pueden no estar solo en este tema. También parece en realidad que a SeaWorld se le acusa de algo de lo que no debe quejarse (leer los argumentos en su totalidad aquí).

Aunque SeaWorld sigue afirmando que las orcas viven más tiempo en cautiverio, el hecho ha sido refutado por estudios científicos de orcas salvajes, de hecho, la mayoría de las orcas cautivas mueren en la adolescencia o más jóvenes. Algunas mueren en incidentes violentos con otras orcas - algo que no se ha documentado en la naturaleza - pero SeaWorld afirma que no está sucediendo "bullying" (acoso).

La continua negación de los hechos por SeaWorld es algo que productor asociado y co-guionista, Tim Zimmerman, llama ocultación.

Y mientras que SeaWorld afirma que no ha capturado orcas de la naturaleza en las últimas décadas (sólo porque no puede), ahora posee una llamada Morgan que fue secuestrada de la naturaleza en 2010 bajo la condición de que fuera liberada. Ella está ahora realizando acrobacias en España.

Por desgracia, los parques marinos como SeaWorld se destacan para hacer un beneficio a costa de la explotación continuada de estos increíbles animales. Literalmente, apuestan a nuestra ignorancia y continuarán haciéndolo hasta que las visitas se detengan y ya no sean rentables.

Esperemos que esta película ayude a redefinir la visión del público sobre las orcas, revelando que son criaturas muy inteligentes e inherentemente sociales y que nunca van a prosperar en cautiverio de la manera que lo harían en la naturaleza.

Para obtener más información sobre las fechas de proyección de la película, visita Blackfish the Movie.