updated 1:19 AM CEST, Sep 28, 2016

Inusual varamiento de ballena da a los científicos rara oportunidad

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
rorcual común varado

Necropsia paso a paso de un rorcual común

La ballena puede que colisionase con un barco relativamente pequeño

Doce horas después de que se informase por primera vez de un varamiento de un rorcual común vivo de 42 pies de largo en una playa al norte de San Francisco, fue excavado rápidamente un gran hoyo cerca de la parte posterior de la playa.

Este sólo fue el cuarto rorcual común varado en tierra en esta área desde 2010. Pero lo que es realmente inusual es que el animal estaba vivo cuando llegó a la playa, dando a los científicos - que llegaron justo después de que dejase de respirar - la muy rara oportunidad de realizar la necropsia de un cadáver fresco de ballena.

"Estas grandes ballenas, en el momento en que se arriban a la playa, ya están severamente debilitadas", dijo Shawn Johnson, director científico veterinario en el Centro de Mamíferos Marinos. Muy a menudo, las grandes ballenas varadas en tierra llevan muertas bastante tiempo, y pueden estar demasiado descompuestas para aprender mucho. "Esta es nuestra primera ballena en vivo", dijo.

Elegantes, rápidos y misteriosos, los rorcuales comunes son una especie en peligro de extinción, segunda en tamaño después de la ballena azul. No se sabe mucho sobre su estructura social o patrones de apareamiento. Debido a que prefieren aguas más profundas, estas ballenas se ven raramente excepto cuando varan en las playas. Lo poco que se sabe de sus vocalizaciones proviene principalmente de los datos recogidos accidentalmente por los sismómetros del fondo marino cerca del estado de Washington.

Las últimas horas de este rorcual en particular comenzaron durante la madrugada, cuando varó en Stinson Beach poco después de medianoche. Poco después de las 7 am, se reportó el varamiento al Centro de Mamíferos Marinos, que se encuentra a una hora de distancia. La ballena se retorció en la arena durante varias horas, respirando una vez por minuto, con la nariz en el mar y su cola hacia la orilla, antes de morir finalmente.

A medida que comenzó a retroceder la marea, los equipos del Centro de Mamíferos Marinos y la Academia de Ciencias de California se compenetraron para la inusual autopsia, que cuando se realiza en un animal se conoce como necropsia. El procedimiento, que va acompañado por el zumbido ominosamente constante de afilar de cuchillos, implica la inspección de todo el animal, dentro y fuera. Al final, los científicos sabrán más sobre un animal y por qué murió.

Si nunca has sido testigo de la necropsia de una ballena, así es como funciona.

El equipo comenzó midiendo la ballena y buscando cualquier signo de magulladuras o trauma. Algunos ya eran visibles: La ballena tenía sangre cerca de su boca y rasguños a lo largo de su cuerpo.

necropsia de rorcual común

necropsia de rorcual común

necropsia de rorcual común, cortando la grasa

necropsia de rorcual común, baldosas de grasa


Entonces los científicos comenzaron a moverse hacia el interior. Fueron cortando capas de piel y grasa en trozos rectangulares. Estas baldosas fueron remolcadas lejos de las lonas en la playa (para gran regocijo de las gaviotas revoloteando). Debajo de esos trozos yacía una gruesa capa de músculo. Los científicos la rompieron con gran esfuerzo y, cavando a través de la masa de músculo y grasa, recuperaron los órganos en el interior. Se llevaron trozos de los órganos y conservaron varias docenas de muestras para análisis de laboratorio. También recogieron sangre, orina, y tres grandes tubos de un maloliente fluido marrón que rezumaba desde el estómago.

"Está en muy buena condición física, los órganos se ven bien", dijo Johnson. "Tiene toda esta grasa abdominal".

necropsia de rorcual común, gaviota

Aunque el contenido del estómago reveló que la ballena estaba comiendo alimentos sólidos y no se amamantaba, la longitud del animal y la cantidad de grasa que se recogió de su cuerpo durante el examen sugieren que puede no haber estado por su cuenta por mucho tiempo. Con 42 pies y 9 pulgadas de largo (unos 13 metros), la ballena sigue siendo pequeña en relación con los rorcuales comunes adultos, que pueden crecer hasta casi 90 pies de largo (más de 27 metros).

A las 6 pm, los científicos habían abierto la mitad de la ballena y extraído los intestinos gruesos como sus brazos, los ojos más grandes que un pomelo y barbas que se negaron a moverse hasta que se rompieron con un cortador de ramas. Junto con el color de la mandíbula de la ballena, la coloración distinta de la ballena - que es de color blanco en la parte delantera y negro en la parte trasera - confirmó que se trataba, en efecto, de una ballena de aleta o rorcual común. El equipo también extrajo trozos de los riñones y el hígado de la ballena, y estudió su corazón, que es del tamaño de un niño pequeño.

necropsia de rorcual común, cortando la grasa

necropsia de rorcual común, separando la grasa

necropsia de rorcual común, recogiendo líquido del estómago

necropsia de rorcual común, ojo

necropsia de rorcual común, recogiendo trozos de riñón

necropsia de rorcual común, recogiendo trozos de riñón

El corazón y la parte inferior de la ballena mostraron signos de hemorragia, una posible señal de una lesión traumática. Un área con sangre, del tamaño de la tapa de un gran cubo de basura, cubría el esternón de la ballena. Y el tejido en la zona estaba llena de burbujas de aire, conocido médicamente como enfisema subcutáneo, otro signo de trauma.

"No creo que haya ninguna manera de que esas burbujas estuvieran allí si no hubiera sido golpeada", dijo Johnson.

Estos hallazgos son consistentes con que la ballena colisionase con algo, tal vez con un barco relativamente pequeño. Los monstruosos buques portacontenedores, que a menudo han sido culpables de aplastar a las ballenas, dejan a los mamíferos con fracturas masivas, muertos mucho antes de llegar a la orilla. Esta ballena no tenía huesos rotos - sólo un gran parche con sangre debajo de la piel. Y estaba viva cuando llegó.

"Vamos a comprobar los exámenes microscópicos y verificar que no se pierda nada", dijo Johnson.

Las pruebas de laboratorio indicarán el equipo si hay algo inusual que no pudieron ver durante la necropsia - cosas como anomalías del tejido celular, un parásito inusual o una infección bacteriana o viral.

entierro de rorcual común

entierro de rorcual común

Alrededor de las 7 pm, la ballena fue empujada a una tumba de arena por una excavadora, una corpulenta máquina que tuvo muchos problemas con las varias toneladas de peso de la ballena.

Cuando en la playa vacía la oscuridad se fundió con la niebla, la excavadora seguía acumulando arena encima del cadáver enterrado.

Arttículo original: Unusual Whale Stranding Gives Scientists Rare Opportunity