updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Cada año mueren miles de marsopas de Dall cazadas en Japón

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

marsopas de Dall (Phocoenoides dalli)

Menos conocida que la caza de delfines de Taiji, algunos años han sido asesinadas hasta 18.000

La caza de delfines y ballenas por Japón ha sido merecidamente el blanco de la indignación y la protesta internacional. El informe anual de la caza de otro animal marino, la marsopa de Dall (Phocoenoides dalli), ha recibido menos atención a pesar de que más de mil individuos murieron con arpones de mano en la más reciente cacería.

El total de cerca de 1.200 marsopas que fueron asesinadas desde noviembre 2012 a abril 2013 fue menor que en años anteriores. Como dice Claire Perry, de la Agencia de Investigación Ambiental con sede en el Reino Unido, la razón de la disminución de estos números se debe simplemente a que "hay un menor número de marsopas para la captura".

marsopas de Dall destripadasLa marsopa de Dall sólo se encuentra en el Pacífico norte. Con un cuerpo grueso y una cabeza relativamente pequeña, tienen una forma única entre los cetáceos. Son de color gris oscuro a negro, con glaseado blanco en sus flancos y vientre. Fue en la década de 1970 cuando el público tuvo conocimiento de estos animales marinos (la mayor de las seis especies de marsopas - un macho adulto puede llegar a pesar hasta 230 kilos) cuando fueron capturadas miles junto a otros cetáceos durante la pesca del salmón con redes de arrastre.

En 1997 fueron asesinadas con arpones de mano algo más de 18.000 marsopas de Dall, escribe Perry (quien ha visitado Otsuchi en la prefectura de Iwate, donde se basa la caza). En 2010 fueron capturadas poco menos de 5.000 marsopas de Dall, el número más bajo desde que se iniciaron los registros en 1963, pero aún mucho más que los 1.242 delfines, calderones y falsas orcas (todos los cuales son parte de la familia de los delfines) que murieron en Taiji, como se muestra en el documental The Cove.

Incluso después del terremoto y el devastador tsunami que afectó a Japón en 2011, todavía siguieron las cacerías de la marsopa de Dall, aunque en una escala mucho menor que en años anteriores hasta que los barcos de caza y las ciudades costeras se recuperaron de la catástrofe.

Las 1.200 muertes en la caza más reciente es mucho menor de lo que ha sido en el pasado. Sin embargo, la caída en el número sigue siendo motivo de alarma. Perry afirma que los menores números de animales que son capturados es en sí mismo un signo de que la población de marsopas de Dall podría estar en declive.

Tanto Sea Shepherd como Save Japan Dolphins han estado documentando la caza de la marsopa de Dall en los últimos años. Como señala Shepherd, es muy probable que el número real de marsopas de Dall que mueren como resultado de la caza "sea mucho mayor que el reportado por los números oficiales que no cuentan las que acaban heridas, y que no se hayan llevado a puerto, ni cuentan los números de juveniles que mueren de hambre después de que sus madres han muerto".

lonja de marsopas de Dall en Otsuchi, Japón

Perry también hace hincapié en que el estrés de la caza, así como "trastornos sociales y posibles consecuencias evolutivas", también plantean una "amenaza a largo plazo a la capacidad de estas poblaciones para recuperarse", subraya Perry.

Al igual que los delfines y las ballenas, la caza de las marsopas de Dall pone a los consumidores japoneses que comen carne de estos cetáceos en grave riesgo para su salud. Se han encontrado algunas muestras en los productos de Dall que contienen mercurio, así como "niveles de PCB ocho veces el máximo de seguridad recomendada", dice Perry.

Los consumidores han sido más conscientes de estos riesgos y Japón ha aprobado nuevas normas para asegurarse de que la carne de delfín no está mal embalada como la carne de ballena. Pero hay que hacer más para proteger a la marsopa de Dall. La caza de la marsopa de Dall no ha recibido tanta atención como la de los delfines en parte porque ocurre en el mar, a diferencia de la de los delfines muertos en Taiji.

Como Perry explica en Take Part, "las marsopas se desembarcan temprano en la mañana después de permanecer en hielo y todo el proceso no tiene el elemento gráfico de la caza de Taiji". Las marsopas son destripadas en el mar y sus cadáveres son llevados a la costa para ser troceados.

La marsopa de Dall no es una especie en peligro de extinción. Pero si la caza anual se mantiene en los niveles actuales la supervivencia a largo plazo de estos delfines podría verse muy amenazada.