updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Misteriosas muertes amenazan una población de ballena franca austral

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

ballena franca austral

La "masiva mortandad" de cientos de ballenatos australes preocupa a los científicos.

Sorprendentemente un gran número de ballenatos australes están muriendo en las costas de Argentina, lo que generó preocupación entre los científicos marinos y oficiales de conservación.

En general, las ballenas francas del sur (o autral - Eubalaena australis) lo están haciendo mucho mejor que sus amenazadas hermanas del norte. Pero para un grupo de ballenas francas del sur que da a luz cerca de Península Valdés, Argentina, el destino no ha sido tan amable.

Cientos de ballenas han muerto en Península Valdés desde que se inició en 1971 el seguimiento del tamaño de su población, informan los investigadores en un estudio publicado el 20 de noviembre de 2013 en la revista Marine Ecology Progress Series. De 1971 a 2011, entre jóvenes y adultos murieron 630 ballenas francas.

Pero el 77 por ciento de esas muertes se produjeron entre 2003 y 2011. Y de esas muertes recientes, el 89 por ciento se han producido en las crías. Los científicos todavía están luchando para entender por qué.

Los cambios en los trabajos de monitoreo en los últimos años probablemente podrían explicar parte del aumento de las muertes registradas, reconocen los investigadores en el estudio. Pero no pueden dar cuenta de todo.

Algo más está pasando que hasta ahora ha desafiado los esfuerzos de los científicos para llegar al fondo de la situación.

Es una verdadera frustración, dijo Vicky Rowntree, ecóloga conductual de la Universidad de Utah en Salt Lake City y co-directora del Instituto de Caonservación de Ballenas en Buenos Aires, Argentina.

No es una causa normal

lugares muertes ballenas en Península ValdésUna reunión de biólogos marinos y veterinarios convocados en 2010 por la Comisión Ballenera Internacional para estudiar el problema informaron sobre tres posibles explicaciones: baja en la abundancia de alimentos, enfermedades o toxinas como el ácido domoico, o saxitoxinas producidas por las floraciones de algas nocivas.

"Gran parte de nuestra investigación ha estado tratando de mirar esas explicaciones", dijo Rowntree, autora principal del estudio. Pero hasta ahora, los investigadores y los veterinarios no han podido encontrar una causa común de muerte en los cientos de muestras tomadas de los cachorros muertos.

Un pequeño número de jóvenes muestran evidencia de enfermedad, mientras que otros contienen bajos niveles de toxinas. Es más difícil de determinar y averiguar si los ballenatos recibieron suficiente comida, explicó Rowntree.

El espesor de la grasa es una forma en que los investigadores estudian si estos ballenatos reciben suficiente comida o no. También buscan a otros marcadores de estrés nutricional en los tejidos corporales o barbas - situadas en la boca de una ballena, las utilizan para filtrar los alimentos del agua de mar.

El momento de la muerte tiene dos puntos confusos y ayudará a entender lo que está pasando. Las ballenas bebé en determinados años parecen haber muerto poco después del nacimiento, mientras que en otros años han muerto más tarde que en la época de parto de mayo a diciembre. Esto sugiere que puede ser responsable de estos eventos de "alta mortalidad" más de una causa, escriben los autores del estudio.

"Pero el momento de la mortalidad podría darnos alguna pista de por qué murieron", dijo Rowntree. Si un ternero murió poco después del nacimiento, podría indicar un problema de escasez de alimentos a gran escala.

Si un ternero murió más tarde en el año, cuando las ballenas comienzan a alimentarse de krill y copépodos, entonces tal vez los más jóvenes están ingiriendo una toxina o contaminante, explicó.

Los análisis de las poblaciones de ballenas francas del Atlántico Norte indican que ingieren toxinas de algas que se producen durante las floraciones de algas nocivas. El krill y los copépodos son herbívoros e ingieren las toxinas junto con las algas que comen. Esas toxinas, a su vez, se transfieren a las ballenas cuando tragan a sus presas.

"Los adultos pueden aguantarlas", dijo Rowntree. "Pero tal vez las toxinas son demasiado fuertes para los bebés".

gaviota picando una ballena

¿Es culpa de las aves?

Otra explicación posible - que cuenta con el apoyo de Rowntree y discutida en una reunión internacional de veterinarios en abril de 2013 en Sausalito, California - es el acoso de las gaviotas cocineras (Larus domincanus).

"Son grandes gaviotas y han aprendido a alimentarse de la piel que pican desde el dorso de las ballenas", explicó. "Hacen un agujero en la piel y atacan una y otra vez durante la temporada".

Algunas aves iniciaron la  estrategia a principios de 1980, y se ha extendido a otras gaviotas por toda la península.

Aunque parece que las madres han aprendido a evitar tal atención del picoteo de los pájaros, los ballenatos no lo pueden hacer. "Así que la mayoría de las crías tienen una cadena de lesiones a lo largo del lomo al ser picoteadas por las gaviotas", explicó Rowntree.

Es muy posible que este acoso pueda contribuir a las muertes de ballenatos alrededor de Península Valdés, dijo la ecologista animal. Ese es el único gran problema que estas ballenas parecen tener en común y que las diferencia de otras poblaciones de ballenas francas australes que no están pasando por un número tan elevado de muertes.

Observando lo que comen

Por ahora, Rowntree y sus colegas están estudiando el seguimiento de donde se alimentan estas ballenas. Existe cierta evidencia que sugiere que la baja abundancia de presas, el krill antártico específicamente (Euphasia superba), podría conducir a un aumento en las muertes de ballenas.

Las ballenas francas australes hembra dependen del krill para hacer crecer sus reservas de grasa antes de dar a luz. Durante los primeros meses de vida de sus terneros las madres no comen.

Si las madres no están almacenando suficiente grasa, pueden no ser capaces de proporcionar una nutrición adecuada a sus bebés.

La dieta de las ballenas deja firmas específicas en sus barbas, dependiendo de en qué parte del mundo se esté alimentado el animal, explicó Rowntree. "Si las madres comen en el hemisferio sur los alimentos tienen una firma única".

Si son capaces de vincular los aumentos de muertes de ballenas francas en Península Valdés con la baja abundancia de kril, entonces tal vez puedan acotar lo que está causando que murieran tantos ballenatos.

ballenas muertas en Península Valdés 2003-2011

Esperar y ver

Es todavía un poco pronto para decir cómo afectan todas estas muertes a las cifras globales de la población. Pero no se ve bien.

El año pasado, los investigadores registraron 116 encallamientos de ballena franca autral en la población de Península Valdés. Eso significa casi el tres por ciento de la población del Atlántico Sur occidental, según los autores del estudio.

"No ha sido conocido ningún otro año con una mortandad de ballenas con barbas tan grande", señalan los investigadores.

Las ballenas francas australes hembra son sexualmente maduras cuando cumplen nueve años, dijo Rowntree. Dado que la mortandad comenzó en 2005, las hembras nacidas ese año podrán comenzar a tener bebés en 2014.

El embarazo de la ballena franca austral dura un año. Entonces la madre necesita un año para para amamantar a su cría y luego otro año para que se le acumulan sus reservas de grasa para el próximo embarazo.

Así que pasarán otros tres años antes de que los investigadores tengan una idea clara de lo mal que se ha visto afectada la población de Península Valdés.

Artículo científico: Unexplained recurring high mortality of southern right whale Eubalaena australis calves at Península Valdés, Argentina (PDF 693,3Kb)