updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

¿Porqué no se recuperan algunas poblaciones de ballenas?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

marcaje de una ballena azul

Ballenas azules deambulan peligrosamente cerca de rutas de navegación

El estudio más completo jamás realizado de los movimientos de las ballenas azules

Cuando fue prohibida la caza comercial de ballenas en 1986 se puso fin a una captura que amenazaba la existencia de algunos de los animales más majestuosos de la Tierra. Con varias especies reducidas a pequeñas fracciones de sus poblaciones originales, una vez que se introdujo la moratoria la expectativa era que las poblaciones de ballenas se recuperarían. Pero en las décadas que siguieron sólo algunas lo hicieron.

Hay muchas razones posibles por lo que esto podría ser, incluyendo la contaminación química, el cambio climático, el ruido artificial y la pérdida de conocimiento cultural entre las ballenas que impiden que sus descendientes regresen a los hábitats en su antigua área de distribución. Otro riesgo, resaltado por un nuevo estudio de las ballenas azules de la costa de California, es las muertes y lesiones causadas al ser golpeadas por los buques. En la mayoría de las poblaciones todavía no sabemos qué tan grande es el problema, pero para algunas es casi seguro que está retrasando la recuperación.

Las áreas de alimentación de las ballenas azules a lo largo de la costa oeste de EE.UU. se superponen peligrosamente con las rutas de navegación, colocando a los gigantes en peligro de colisiones con barcos, dicen los investigadores.

Este hallazgo podría ayudar a prevenir las amenazas humanas a estos titanes en peligro de extinción, agregaron los científicos.

superposición rutas de ballenas y buques

Las ballenas azules son los animales más grandes que han vivido en la Tierra, con un peso de 330,000 libras. (150.000 kilogramos) y que alcanzan hasta 108 pies (33 metros) de largo. Son pacíficos gigantes, filtrando los océanos de pequeños trozos de alimentos en el agua de mar, con la boca lo suficientemente grande como para contener 100 personas.

Las ballenas azules, junto con muchas otras ballenas, se pusieron en peligro de extinción debido a la caza comercial de ballenas. Su número ha crecido lentamente, a pesar de las normas que las protegen establecidas en 1966 por la Comisión Ballenera Internacional, y los científicos han sugerido que una de las razones para esta lenta recuperación pueden ser las colisiones con barcos que lesionan, o incluso matan, a las ballenas.

Por ejemplo, en 2008, cinco ballenas azules fueron descubiertas muertas en el Océano Pacífico en un período de siete semanas, y tres de ellas se confirmó que se han visto afectadas por buques. "Eso hizo que diésemos un paso atrás y dijéramos, 'Wow, esto puede ser potencialmente un gran problema'", dijo el autor principal del estudio Ladd Irvine, ecólogo de mamíferos marinos en la Universidad Estatal de Oregón.

etiquetado de ballena azul

Etiquetado de ballenas azules

Para obtener más información acerca de dónde deambulan las ballenas azules con el fin de protegerlas mejor, los científicos les realizan un seguimiento mediante etiquetas equipadas con transmisores satelitales. Se colocaron etiquetas a 171 ballenas azules en la costa de California desde 1993 hasta 2008, para el estudio más completo jamás realizado de los movimientos de las ballenas azules.

La colocación de etiquetas sobre las ballenas es muy difícil.

"En primer lugar, usted tiene que encontrar a las ballenas", dijo Irvine. "Estas ballenas son enormes, pero el océano es aún mayor. En una gran cantidad de días puedes salir en un barco y no encontrar nada y porque utilizamos barcos pequeños, que no pueden operar con mal tiempo (algo más de 20 mph (32 km/h) de viento), no podemos equilibrarnos bien en los barcos para poner etiquetas en las ballenas cuando el agua llega entrecortada y adjuntar las etiquetas, tenemos que llegar a unos 6 a 8 pies (1,8 a 2,4 m) de distancia de ellas, y las ballenas pasan del 95 por ciento de su tiempo bajo el agua, así que tenemos que esperar a que salgan a la superficie en primer lugar".

recorridos de ballenas en la costa de EE.UU.

Los científicos analizaron las trayectorias de las ballenas azules dentro de 200 millas (322 kilómetros) de la costa oeste de EE.UU. para determinar qué áreas son más importantes para las ballenas. Se estima que de 2.500 de 10.000 ballenas azules en el mundo pasan algún tiempo en las aguas frente a la costa oeste de las Américas, ya que viajan desde el Golfo de Alaska hasta el final de un área cercana al ecuador conocida como el Domo de Costa Rica.

Las rutas y las distancias recorridas por las ballenas individuales variaron dramáticamente. Aún así, en general las ballenas azules volvieron constantemente para alimentarse en lugares específicos cada año - zonas con abundancia de minúsculos crustáceos parecidos a camarones conocidos como krill.

Los investigadores descubrieron que las rutas marítimas ocupadas cerca de Los Ángeles y San Francisco se solapan durante el verano y otoño con las dos áreas de mayor uso por las ballenas azules etiquetadas en la costa oeste de EE.UU..

"Esto plantea el espectro de las colisiones con buques", dijo Irvine.

ballena azul respirando

Salvar a las ballenas

Para ayudar a salvar a las ballenas los investigadores sugirieron mover las rutas de navegación durante el verano y el otoño, cuando las ballenas son más abundantes. Una reubicación similar de las rutas de navegación en la bahía de Fundy, en la costa oriental de Canadá, redujo la probabilidad de que los buques colisionaran con ballenas francas en peligro de extinción en un estimado de un 80 por ciento.

Sin embargo, un cambio de este tipo "no es una cosa fácil que se pueda hacer rápidamente", dijo Irvine. "Las compañías navieras no quieren hacer nada que les haga ir más lejos y utilizar más combustible", ha apuntado.

Dicho esto, "está en el interés de las compañías de buques no golpear a las ballenas", dijo Irvine. "Cuando los buques colisionan con ballenas las compañías de seguros de las compañías navieras les obligan a tener sus buques inspeccionados por los daños antes de volver al océano", añadió Irvine. "Hay instalaciones limitadas para hacer eso, y los barcos tienen que vararse durante mucho tiempo y perder la oportunidad de ingresos mientras son inspeccionados".

Esto significa que la protección de las ballenas "es un ganar-ganar para todos, y eso siempre es bueno", dijo Irvine.

En el futuro, los científicos esperan poder utilizar sus datos para ayudar a desarrollar modelos de predicción dónde puedan localizarse a las ballenas azules. "Podemos utilizar estos datos para ayudar a tomar la decisión de un cambio de temporada o el cierre de las rutas de navegación", dijo Irvine.

Los científicos detallaron sus hallazgos en línea el 23 de julio en la revista PLoS ONE: Spatial and Temporal Occurrence of Blue Whales off the U.S. West Coast, with Implications for Management