updated 1:27 PM CET, Dec 7, 2016

La vaquita marina se enfrenta a una extinción inminente ¿puede ser salvada?

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

vaquita marina enredada

Se necesitan medidas drásticas para salvar a la vaquita en el Golfo de California

La vaquita marina (Phocoena sinus), una pequeña marsopa que sólo se encuentra en el Golfo de California, va rápidamente hacia la extinción, informó a principios de este mes un equipo internacional de científicos.

Los investigadores dicen que el mamífero marino - cuyo nombre en español significa "pequeña vaca" - se ahoga accidentalmente en las redes de enmalle que los pescadores locales despliegan para peces y camarones. Quedan sólo 97 vaquitas.

Las vaquitas son criaturas tímidas y rara vez se ven excepto cuando son subidas a la superficie muertas en las redes. Han sido conocidas por la ciencia sólo desde 1958, cuando se encontraron tres cráneos en una playa. En ese momento, se pensaba que se contaban por miles. Los científicos y los pescadores por igual dicen que los animales, con sus peculiares marcas faciales ("se ven como que están usando lápiz de labios y máscara de pestañas", dijo uno de los científicos) y cuerpos lisos, son entrañables.

Ahora hay peligro de que estas marsopas se convertirán en el segundo cetáceo (el primero fue el baiji o delfín de río chino) en sucumbir a las presiones humanas, y lo más probable es que desaparezcan para siempre en 2018.

"Es una decepción total para todo el mundo, porque todos hemos estado trabajando duro para cambiar esto, y el gobierno [mexicano] se ha ocupado de esto desde el más alto nivel posible", dijo Lorenzo Rojas-Bracho, especialista en conservación de cetáceos en la Comisión de Áreas Naturales Protegidas de México y un miembro del equipo.

De hecho, el gobierno mexicano creó una comisión presidencial sobre la conservación de la vaquita en 2012, cuando los científicos estimaron la población de la marsopa en 200.

vaquita marina área de distribución y números

Medidas que fallan

Para frenar el declive de la vaquita México creó en 2005 un refugio para ellas, prohibió toda la pesca comercial en aguas del refugio, reforzó la aplicación, y ha invertido más de $30 millones (US) para compensar a los pescadores y animarles a cambiar a otros métodos de pesca.

Asimismo, se estableció que un equipo científico internacional monitorease la población de la vaquita, tasas de reproducción y hábitat. Sus miembros provienen de organismos de conservación como la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, la Comisión Ballenera Internacional, la Comisión de Mamíferos Marinos de Estados Unidos y el Instituto de Investigaciones Marinas de Noruega.

Todos eran optimistas entonces. "Pensamos que íbamos a ver aumentar los números de las Vaquitas en un 4 por ciento al año", dijo Barbara Taylor, una bióloga marina del Southwest Fisheries Science Center en San Diego, California, y miembro del equipo. "En lugar de ello, han tenido un descenso catastrófico de 18,5 por ciento anual".

La demanda china - pero no para las vaquitas

Esa disminución, Rojas-Bracho, dijo, es "debido a la pesca ilegal que está fuera de control".

En los últimos tres años se han disparado las redes de enmalle ilegales para la totoaba, un pez en peligro crítico que puede crecer hasta más de seis pies de largo (1.8 metros) y 300 libras (136 kilogramos). Por desgracia, la vaquita y la totoaba, de un tamaño similar, viven en las mismas partes del golfo.

La vejiga natatoria de la totoaba, muy apreciada como un alimento tradicional de la salud y la medicina en China, puede costar miles de dólares. Pocos pescadores pueden resistir la tentación.

"Es como tratar de controlar el tráfico mientras que alguien está tirando el dinero desde el Empire State Building", dijo Rojas-Bracho, quien se enteró de la magnitud de esta pesca ilegal por varios pescadores que también están en la comisión presidencial.

El equipo estima que están en el agua todos los días alrededor de 435 millas (700 kilómetros) de redes legales durante la temporada de pesca, desde mediados de septiembre a mediados de junio. "Y eso sin contar las redes ilegales para la totoaba", dice Taylor.

Solución de último recurso

Debido a la naturaleza tímida de la vaquita (un avistamiento a 300 pies [90 metros] se considera cercano), los científicos no pueden hacer recuentos visuales de los animales. Se basan en cambio en una gran variedad de dispositivos acústicos especiales, desplegados todos los años antes de que comience la temporada de pesca (ellos también son fácilmente enredados en las redes), para grabar los sonidos de los animales, cuando se alimentan en las aguas turbias que les son favorables. A partir de estos sonidos, los investigadores son capaces de estimar los números de las Vaquitas.

Debido a que la población del animal es tan baja, el equipo dice que sólo hay una solución: Prohibir toda las redes de enmalle en las regiones superiores del golfo, incluyendo las aguas que rodean el refugio de las vaquitas. La prohibición debe ser estrictamente aplicada, incluso a la pesca legal de camarones y de peces de aleta, y ejecutada con más patrullas de policía en el mar y en tierra.

"Es una decisión difícil", reconoce Taylor. Tal prohibición hará daño a todos los pescadores, incluidos los que no están involucrados en la pesca ilegal. Pero, dijo, si México no lo hace se "perderá la vaquita".

Rojas-Bracho, dijo que los gobiernos de México, de China, y los Estados Unidos también tienen que trabajar juntos para controlar - si no terminar - el comercio de vejigas natatorias de totoaba. Las vejigas secas a menudo se introducen de contrabando a través de la frontera con Estados Unidos antes de acabar en el mercado chino.

Hay un atisbo de esperanza. Incluso con sólo 97 animales (25 de ellos se cree que son hembras en edad reproductiva), aún se puede preservar la especie, cree Taylor. "La mayoría de los mamíferos marinos, como otros cetáceos, que han disminuido a través de la caza han vuelto, así que no es demasiado tarde. Pero si no se hace nada, también pueden extinguirse rápidamente, como ocurrió con los baiji".

La comisión se reunirá de nuevo a finales de agosto para discutir qué hacer para salvar a la vaquita.