updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

La flota ballenera de Japón vuelve a casa con las manos vacías

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

buque ballenero japonés Nisshin Maru

Un viaje al Océano Austral no dio lugar a ballenas muertas por primera vez en 30 años

Por primera vez en más de 30 años la flota ballenera de Japón regresó de su viaje anual de caza de la Antártida sin capturas a bordo.

Los dos barcos, el Yushin Maru de 724 toneladas y el Yushin Maru No. 2 de 747 toneladas, atracaron en el puerto de Shimonoseki, Japón, el 29 de marzo sin ballenas a bordo, a raíz de la decisión del año pasado de un tribunal de Naciones Unidas que ordenó el fin de la caza anual de Japón.

Mientras que las ballenas tienen una razón para celebrarlo, la victoria podría ser de corta duración. El cambio de matar a contar ballenas por los barcos de "investigación científica" de Japón no es el plan a largo plazo de Japón - a pesar la decisión del tribunal.

Las autoridades japonesas han prometido volver a la caza de ballenas a finales de este año, a pesar de que recientemente le fueros prohibidos los permisos especiales de caza de ballenas por la Comisión Ballenera Internacional.

La caza comercial de ballenas está prohibida desde 1986, pero un tribunal de la ONU dictaminó en marzo de 2014 que Japón había estado bordeando la ley al afirmar que "la investigación científica" eximió su masacre de ballenas.

caza de ballenas minke por japónIncluso con el fallo, Japón tiene planes para matar 333 ballenas minke al año durante los próximos 12 años.

"Mediante la recopilación de datos científicos, nuestro objetivo es reanudar la caza comercial de ballenas", dijo a la agencia France-Presse Yoshimasa Hayashi, ministro de agricultura, silvicultura y pesca de Japón, durante una ceremonia en la que asistió al regreso de los buques.

La flota de Japón mató 251 ballenas minke en la temporada 2013-2014 y 103 ballenas el año anterior. Gran parte de la carne de ballena terminó en mercados y restaurantes en las ciudades japonesas.

Aún así, los últimos totales de mortalidad de ballenas son mucho menores que en años anteriores, que podría ser el resultado de la misión anual del grupo ecologista Sea Shepherd para interferir y detener la caza.

El capitán de Sea Shepherd, Peter Hammarstedt, dijo que la iniciativa del Japón "Contar, no matar" era una artimaña.

"El gobierno de Japón ya ha anunciado sus planes para reanudar la matanza de ballenas en 2015/2016, a pesar de la condena de la corte más alta del mundo, la Corte Internacional de Justicia", dijo Hammarstedt en un comunicado . "Por lo tanto, los datos recogidos durante esta próxima temporada serán utilizados para matar ballenas en tan sólo un año a partir de ahora. El programa no letal de Japón es el equivalente a ladrones de un banco preparando un robo; un atraco que roba al mundo sus criaturas más majestuosas".