updated 1:27 PM CET, Dec 7, 2016

Un nuevo sistema chequea la "sordera" en los cetáceos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

sistema de biosonar en cetáceos

El invento permite valorar si el animal sobrevivirá si es devuelto al mar

delfín atrapado en una red

Un cojín de gel permite que reciba información acústica

Investigadores españoles del Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas de la Universidad Politécnica de Barcelona, en colaboración con la Fundación BBVA, y especialistas de Reino Unido, Francia, Holanda y Estados Unidos, han desarrollado un sistema que permite diagnosticar en pocos minutos la pérdida del sistema auditivo y de ecolocalización de los cetáceos que aparecen varados en las costas.


El mar es un lugar de encuentro de ruido natural y biológico. A lo largo de su evolución, desde hace unos 30 millones de años, los cetáceos han ido adaptando sus emisiones acústicas en función de este entorno natural. Sin embargo, en apenas 100 años, las actividades humanas han introducido fuentes sonoras artificiales que compiten directamente con el espacio acústico natural del mar. Una experiencia sonora dificilmente compatible con la conservación del medio marino. Es por ello que el varamiento de estos animales va en aumento en los últimos años.

A partir de ahora será posible diagnosticar si el ejemplar varado tiene que ser liberado porque puede recuperarse o necesita tratamiento en un centro de recuperación, porque las causas de su varamiento son otras. El sistema utiliza una especie de cojín de gel, que colocado bajo la mandíbula del cetáceo, permite que este reciba información acústica. Unos sensores colocados en su melón (la frente del cetáceo) reciben y envían sus señales eléctricas ante el estímulo.

La respuesta del animal a estos estímulos es registrada y ordenada por un programa informático creado para tal fin, que detecta si el cetáceo procesa el flujo de sonidos correctamente. Si es así, la causa de su varamiento no tiene que ver con su sistema ecoauditivo y puede ser devuelto a alta mar. Si no, el animal moriría en el medio marino, puesto que le falta su principal sistema sensorial, que le permite no sólo localizar su comida, sino comunicarse con sus congéneres y desplazarse.

El sistema ideado proviene de otros ya en funcionamiento para detectar disfunciones auditivas en los humanos. «Es una tecnología de humanos aplicada a los cetáceos», señaló el biólogo de la Universidad Politécnica de Barcelona y principal investigador, Michel André.

tratamiento a delfines
Los dos ejes principales del sistema inventado, son un cojín de gel y un programa informático. El cojín permite que el sistema auditivo del animal, que se encuentra a lo largo de mandíbula, no se apoye sobre la arena o las rocas donde ha quedado varado, sino que reconstruya el sistema de transmisión de ondas sonoras en el mar, pero en la atmósfera.

Luego, unas ventosas detectan la reacción del animal ante esos estímulos, y el programa informático procesa la información. Un tercer elemento fundamental es que el equipo sea portátil y pueda ser trasladado a cualquier parte y tener autonomía eléctrica para procesar el diagnóstico.


Este sistema ha sido probado con éxito en numerosos delfinarios, incluso con orcas, belugas o calderones. Sólo se ha utilizado una vez en las playas de Denia, con un ejemplar de delfín listado, y con éxito, según André.

medidor audiográfico
La herramienta tendrá aplicaciones inmediatas entre los numerosos grupos de rescate de cetáceos varados que existen en el planeta y en nuestro país. Ahora dispondrán de un diagnóstico que permitirá salvar a un mayor número de ejemplares.


Pero también servirá para conocer mucho más acerca del sistema de comunicación, localización del complejo órgano sensorial que poseen los cetáceos, evolucionado a lo largo de dos millones de años.

Acerca del LAB (Laboratori d'Aplicacions Bioacustiques) :

La Bioacústica es una rama de la ciencia relacionada con diferentes disciplinas científicas que investiga la producción y recepción de sonidos biológicos, incluidos los que produce y procesa el ser humano, los mecanismos de transferencia de la información biológica por vínculos acústicos y su propagación en medios elásticos. La bioacústica analiza también los órganos de la audición así como el aparato de fonación y los procesos fisiológicos y neurofisiológicos a través de los cuales los sonidos o señales acústicas están producidos, recibidos y finalmente procesados a nivel del sistema nervioso central.

lab, experimento en el mar

Así mismo, la bioacústica intenta entender las relaciones entre las características de los sonidos que produce un animal y la naturaleza del medio en el cual se utilizan así como las funciones por las cuales están diseñados. Finalmente, la bioacústica incluye técnicas asociadas al sonar instrumental y biológico para su uso en el seguimiento de poblaciones, en mecanismos de identificación y comunicación así como representa un método para asesorar y controlar los efectos del ruido producido por las actividades humanas sobre las poblaciones animales.



La creación del Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) representa la respuesta madura de un grupo multi-disciplinar de científicos a la continua degradación acústica del medio marino que está teniendo lugar en el Atlántico Norte y el Mediterráneo.

prueba de audición en un delfín
El LAB nace para responder con soluciones tecnológicas a la conservación del hábitat marino y prevenir su deterioro progresivo. Tiene como objetivo principal el desarrollo de aplicaciones capaces de limitar los efectos del ruido antropogénico en el mar y contribuir al desarrollo sostenible de las actividades marítimas . De este modo se podrá dar respuesta a las exigencias planteadas al respecto por las instituciones locales, nacionales e internacionales y la sociedad en general a través de mecanismos de control de la contaminación acústica marina.


El Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas de la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería de Vilanova i la Geltrú ha sido creado con fondos del Ministerio de Ciencia y Tecnología y el apoyo institucional del Ayuntamiento de Vilanova i la Geltrú y de la Dirección General de Ports de la Generalitat de Cataluña.

Todas ls fotos de este artículo han sido tomadas de la página web del LAB, donde se pueden escuchar Sons de Mar