cachalote del Caribe

Investigación muestra que los cachalotes del Caribe comparten una llamada regional única

Si quieres saber de dónde procede alguien, es posible que lo sepas con solo escuchar cómo habla. Su acento o el uso de palabras concretas pueden darte pistas sobre su procedencia. Pues resulta que lo mismo es cierto para las ballenas. En un nuevo estudio los científicos muestran cómo los cachalotes del Caribe comparten una llamada distinta, que no hacen las ballenas de otras partes del mundo. Y eso no es todo: además de decir de dónde son, estas ballenas también tienen llamadas específicas de sus unidades familiares, e incluso llamadas únicas para ellos mismos al nombrar una especie.

Shane Gero, el autor principal del estudio e investigador en la Universidad de Aarhus en Dinamarca, ha estado grabando las llamadas de cachalotes en el Caribe durante más de una década. Gero y sus colegas habían sugerido previamente que las ballenas pueden tener llamadas individuales, pero en el trabajo anterior sólo intervinieron algunas ballenas. También sabían que las ballenas en el Caribe sonaban diferente de los cachalotes del Pacífico. Ahora, Gero está de vuelta con cerca de 4.000 llamadas de cachalotes registradas entre 2005 y 2010. El gran número de grabaciones en este estudio confirma la existencia de las llamadas individuales y demuestra que las ballenas del Caribe comparten una llamada única.

Usando esta enorme cantidad de llamadas - que suenan como una serie de clics, y también se llaman codas - los científicos muestran cómo las ballenas de todo el Caribe utilizan una coda en particular que no varía de ballena a ballena. Cuando hacen esa llamada, "incluso con el uso de ordenadores, no podemos discernir individuos o unidades familiares", dice Gero. Esta uniformidad, incluso entre los animales que no interactúan cada vez, indica que se trata de una llamada de adquisición social a través de una cultura compartida, dice.


Una grabación que muestra la llamada distintiva del Caribe de estilo "1+1+3". Audio cortesía de Shane Gero

Gero contrastó la inquebrantable coda de las ballenas del Caribe con las llamadas que son distintas a cada grupo individual o familiar. Estos tres niveles de codas - llamadas altamente variables individuales, llamadas familiares compartidas y llamadas regionales uniformes - son parte de la compleja jerarquía de las comunidades de cachalotes y apoyan la "hipótesis de la complejidad social", que dice que las especies con estructuras sociales más complejas también debe tener una comunicación más compleja.

"Se trata de un conjunto de datos increíble", dice Stephanie King, una bióloga del comportamiento de la Universidad de Australia Occidental que descubrió que los delfines nariz de botella pueden aprender "el nombre del otro" y que no participó en esta investigación. Ahora que se han identificado estas codas, King piensa que el siguiente paso debe ser experimentar para ver cómo las ballenas responden a las diversas llamadas, algo que ha hecho en su investigación sobre los delfines.

Además de las codas identificadas en este estudio, Gero dice que hay cerca de otros 20 tipos de codas con papeles que aún no se han deducido. Averiguarlo no es tarea fácil: Gero lo compara con que has llegado repentinamente a un país extranjero y tratas de comprender el idioma local con sólo un micrófono. Pero Gero espera averiguarlo antes de que sea demasiado tarde: la población del cachalote del Caribe está disminuyendo cerca de un tres a un cinco por ciento cada año.

Artículo científico: Individual, unit and vocal clan level identity cues in sperm whale codas

Etiquetas: LlamadaCodaCachaloteCaribe
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta