Loading...
updated 12:25 PM CEST, May 23, 2018

A algunas ballenas les favorece el calentamiento global

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
A algunas ballenas les favorece el calentamiento global - 5.0 out of 5 based on 1 vote

ballena jorobada en la península antártica

Ballenas jorobadas y de Groenlandia se están beneficiando, por ahora al menos, del retroceso del hielo marino polar: haciendo más fácil para ellas encontrar alimentos

En mayo de 2009 Ari Friedlaender, un ecologista del Instituto de Mamíferos Marinos de la Universidad Estatal de Oregón, se desplazaba a lo largo de la península antártica occidental cuando se encontró con algo que nunca había visto. En la bahía Wilhelmina, el agua estaba tan llena de ballenas jorobadas que "no podíamos contarlas lo suficientemente rápido", recuerda.

Al final, él y sus colegas contaron 306 ballenas que se alimentaban de una inmensa acumulación de krill. Fue la mayor densidad de ballenas jorobadas que se haya documentado en la región.

La población de jorobada ha estado recuperándose desde que en 1966 fue prohibida la caza comercial. Sin embargo, las ballenas también están siendo ayudadas por otro factor: el cambio climático.

migración de la ballena jorobadaEn el pasado no habría habido en mayo ninguna jorobada en absoluto en la bahía Wilhelmina, porque el mar estaría cubierto de hielo. Las ballenas suelen partir en abril de sus zonas de alimentación a lo largo de la península antártica occidental, migrando miles de millas al norte para pasar el invierno de cría en aguas tropicales.

Pero el hielo marino está avanzando casi dos meses después de que lo hacía en la década de 1970 y retrocediendo un mes antes. Las ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae) pueden ahora permanecer en la Antártida mucho más tarde en la temporada y seguir el krill de bajura que se mueve en grandes concentraciones. Desde que hizo la expedición en 2009, Friedlaender ha estado escuchando las ballenas cantar al final de la temporada, una señal de que podrían estar empezando a criar en las aguas antárticas, sin esperar a emigrar hacia el norte. Eso sería un cambio fundamental en su historia de vida.

"Estamos empezando a vislumbrar la imagen de lo rápido y bien que las ballenas jorobadas son capaces de utilizar este tipo de hábitat que probablemente no estaba disponible para ellas en el pasado reciente", dice Friedlaender.

Un mundo con menos hielo

No son sólo las jorobadas, y no sólo en la Antártida: En todo el planeta, ya que las poblaciones de ballenas se recuperan de la caza comercial, van a encontrarse de nuevo con un mundo diferente. En el Ártico, al norte de los estrechos que conectan con el Pacífico y el Océano Atlántico, el período de aguas abiertas de temporada en los últimos treinta años se ha incrementado por entre uno y medio y tres meses.

Para especies como los osos polares (Ursus maritimus), que dependen del hielo para su comportamiento de alimentación, es una mala noticia. Pero jorobadas y otras especies de grandes ballenas se están beneficiando de los cambios, al menos por ahora.

En el Pacífico Norte, frente a la Columbia Británica, la población jorobada ha ido creciendo constantemente a un ritmo de alrededor del 7 por ciento al año y ahora se estima en más de 21.000 animales. Hace dos años, el gobierno canadiense cambió el status a la población de "amenazada" a "especie de interés especial".

Tanto en el Pacífico como en el Atlántico, las especies sub-árticas como la jorobada y la ballena de aleta (Balaenoptera physalus) están pasando más tiempo en las aguas del Ártico alrededor de los Estrechos de Bering, Davis y Fram. En los últimos cinco años los investigadores que usan hidrófonos submarinos para grabar las llamadas de las ballenas han documentado el aumento de las ballenas de "verano".

"La recuperación de las poblaciones de ballenas de verano se están aprovechando de un Ártico más productivo y más abierto", dice Sue Moore, oceanógrafa biológica de la División de ecosistemas marinos en la Administración Oceánica y Atmosférica Nacional (NOAA). La retirada y el adelgazamiento del hielo marino, dice, ha provocado un aumento de las floraciones del plancton vegetal microscópico. Ellos a su vez alimentan un aumento de los pequeños crustáceos copépodos y krill de los que se alimentan las ballenas.

Al igual que sus parientes de la Antártida, las ballenas jorobadas del Pacífico Norte se quedan tarde en las zonas de alimentación del Ártico. "Podrían estar todavía en noviembre", dice Moore, "cuando la gente en Hawai están empezando a pensar que las jorobadas deben estar bajando camino del apareamiento".

esquimales despiezando una ballena de Groenlandia

Demasiado bueno para los nativos

Las ballenas de Groenlandia, que pasan toda su vida en y alrededor del Ártico, también se alimentan mejor en estos días. "Es un buen momento para ser una ballena de Groenlandia", dice Moore.

La población de Alaska, que migra entre el mar de Bering y los mares de Chukchi y de Beaufort, se había reducido a unos pocos miles de animales cuando terminó la caza comercial en 1910. En la actualidad se sitúa en 17.000. Una población que vive entre las aguas del este de Canadá y Groenlandia también está aumentando.

"Es dramático", dice Craig George, un biólogo sénior de la naturaleza en North Slope Borough's Department of Wildlife Management, que ha supervisado en Alaska ballenas de Groenlandia, también conocidas como de cabeza arqueada o ballena boreal (Balaena mysticetus) durante los últimos 35 años, en colaboración con los cazadores inupiat que todavía cazan ballenas de Groenlandia. "Los cazadores dicen que allá por la década de 1940 esperaban todo el día para ver un par de respiraciones. Ahora ven cientos de ellas. "George ha documentado también una notable mejora en la condición corporal de las ballenas de Groenlandia jóvenes entre 1989 y 2011.

Las ballenas de Groenlandia, ballenas jorobadas, ballenas de aleta, utilizan todas el mismo entorno pero, por ahora, no al mismo tiempo. Kristin Laidre de la Universidad de Washington ha estudiado las ballenas en la Bahía de Disko en Groenlandia occidental. "Usted ve ballenas de Groenlandia que se van, y en una semana las jorobadas las reemplazan", dice ella. "Es asombroso".

Sin embargo, a medida que el hielo se retrae del mar y las ballenas cambian el horario de sus migraciones, pueden solaparse con el tiempo y empezar a competir por la comida. Las cosas podrían confundir a las ballenas de Groenlandia y las jorobadas, ya que ambas son notables cantantes, dice Kate Stafford de la Universidad de Washington: "Debido a que las ballenas de Groenlandia son espectaculares imitadoras, no me sorprendería si una de ellas comenzase a sonar como una joroba".

ballenas jorobadas en la Antártida

Sin embargo, no es seguro

Los seres humanos nos movemos demasiado por las aguas sin hielo del Ártico y, aunque no cazamos ballenas en la forma en que solíamos, todavía están amenazadas por nuestro ruido, por las colisiones con los barcos, por derrames de petróleo y por el enredo con las redes de pesca. "Al crecer grandes poblaciones de ballenas y un mayor uso del Ártico va a conducir a un conflicto", dice Laidre.

Los efectos de las emisiones de carbono son la mayor incertidumbre en el futuro de las ballenas. A medida que el hielo marino continúa disminuyendo, y el dióxido de carbono acidifica el océano, lo que hasta ahora ha sido un aumento en su suministro de alimentos podría dar la vuelta en una fuerte disminución.

El krill antártico, por ejemplo, son vulnerables a la acidificación, y ellos dependen del hielo marino: los krill jóvenes pasan el invierno por debajo de él, se alimentan de algas que crecen en la parte inferior. Aunque Friedlaender observó una inusualmente densa agregación de krill en la bahía Wilhelmina, ya se han reportado grandes disminuciones en la biomasa de krill en otras partes de la Antártida.

Las ballenas se verán presionadas a adaptarse a los rápidos cambios. "Ellas son muy buenas en eso", dice Moore con optimismo. "Son grandes oceanógrafos".

Un ejemplo de ello, y de la manera en que a las ballenas sí les afecta su entorno, proviene de recientes investigaciones sobre las ballenas azules (Balaenoptera musculus). En el Océano Antártico, las ballenas azules fueron extirpadas casi en la década de 1920. Ahora la población está creciendo a un 7,3 por ciento por año. En otro medio siglo podría volver a su máximo histórico.

Más ballenas significa más excrementos de ballena, y las heces de ballenas son extremadamente ricas en hierro, un micronutriente esencial para las plantas de las que el Océano Antártico es notoriamente deficiente. Como las ballenas azules resurgen y defecan cerca de la superficie del mar, dice el biólogo marino Victor Smetacek del Instituto de Investigación Polar Alfred Wegener en Bremerhaven, Alemania, el hierro reciclado desencadena una floración de fitoplancton que alimenta al krill - que luego son consumidos por las ballenas.

"Las ballenas azules son fábricas de fertilizante", dice Smetacek. "Están manteniendo su hábitat en grandes áreas en el océano abierto".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar