updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Australia no ayuda a las Ballenas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

el Steve Irwin en el puerto de Hobart, Australia

En San Antonio Oeste, Argentina, los niños ayudan a salvar las Ballenas

La Policia Federal Australiana incauta vídeos de "la Guerra de las Ballenas"

Ballena Franca Austral
Un comentario escrito hoy por dos niñitas, Iara y Mariana, de 6 y 8 años de edad, de la ciudad de San Antonio Oeste en la provincia de Rio Negro (Argentina) en este artículo: Ayudemos a las Ballenas , que me ha conmovido por su behemencia y concienciación, coincide con el registro realizado por agentes federales australianos al barco Steve Irwing de la organización conservacionista Sea Shepherd atracado en el puerto de Hobart (Australia) .

Ahora vuelvo sobre este tema, porque es importante que las niñas afirmen en el comentario que: "estamos muy enojadas con los japoneses, queremos salvarlas ya que las matan y solo tienen una cria cada 3 años. Sabemos mucho de las ballenas, en principal la franca austral y de las principales amenazadas por los japoneses".

No me extraña que Iara y Mariana sepan mucho de la Ballena Franca Austral, ya que la ciudad en que viven esta situada en el Área Natural Protegida Bahía San Antonio (ANPBSA), en la costa de la Patagonia argentina, lugar que frecuenta esta especie de cetáceos.

Me ha impresionado también el lugar, que he "visitado" a través de la página web del gobierno argentino: San Antonio Oeste, por el atractivo de sus playas y por el centro turístico de Las Grutas, desarrollado en torno a los acantilados del lugar tallados por la erosión del viento y del agua. Esta imagen de Las Grutas dice más que mil palabras:

Click en la imagen para ampliar
San Antonio Oeste, Las Grutas (Argentina)

Volviendo a Australia, la organización Sea Shepherd difundió el viernes, día 20/02/2009, un comunicado informando de la incautación por agentes federales australianos de diverso material audiovisual en la nave Steve Irwing, que se haya atracada en el puerto de Hobart debido a los incidentes con balleneros japoneses que se produjeron hace dos semanas.

El buque Steve Irwin, de The Sea Shepherd Conservation Society, llegó a Hobart, Tasmania a las 17.00 horas del 20 de febrero. El buque fue recibido en el muelle por parte de agentes de la Policía Federal de Australia, que abordaron el Steve Irwin con una orden judicial.

La orden autoriza la incautación de "todos los vídeos editados y originales, todas las grabaciones de audio editadas y originales, todas las fotografías, las notas del productor, transcripciones de entrevistas, actas de las reuniones de producción, actas de post-producción de las reuniones, así como los libros de registro del buque, registros automáticos de radar del sistema de posicionamiento global , ploteo de ayuda, los registros de compra, recibos, registros de transacciones financieras, información de viaje y cartas de navegación trazada.

La Policía dijo que tenían órdenes de investigar las actividades del barco tras recibir una denuncia de los pesqueros nipones de que éstos habían sido agredidos por los conservacionistas.

nisshin maru, sea shepherd
El capitán de la nave y presidente de la sociedad conservacionista, Paul Watson, se quejó de que se les investigue a ellos y no a los balleneros, que a su juicio están capturando cetáceos incumpliendo la prohibición expresa a ello en aguas del continente helado, y que el Gobierno australiano está cediendo a las presiones diplomáticas de Tokio.

Hace dos semanas, el Steve Irwin suspendió su persecución de los balleneros por el cada vez mayor riesgo de que ocurra un incidente violento si continúan los roces con los barcos nipones (ver arriba en la cabecera la foto de los daños sufridos por el buque tras el choque contra un ballenero japonés).


Ambas partes se acusan mutuamente de haber causado los enfrentamientos, como el que la semana pasada resultó en una colisión sin víctimas, u otro que dejó heridas leves a dos activistas por dispararos con un cañón de agua.

Paul WatsonLa serie Animal Planet  "La Guerra de las Ballenas ", fue muy embarazosa para el gobierno japonés y la industria ballenera japonesa en el 2008. Japón no quiere ver la emisión de la segunda temporada de "La Guerra  de las Ballenas" y está poniendo la mayor cantidad de presión diplomática posible sobre Australia para evitar una mayor exposición de sus operaciones ilegales la caza de ballenas en el Océano Austral. Añade el comunicado.

"Deseo que el gobierno australiano aplique las mismas presiones diplomáticas sobre Japón para poner fin a sus operaciones de caza de ballenas con fines ilegales", dijo el capitán Paul Watson. "El gobierno Rudd fue elegido sobre la promesa de llevar a la industria ballenera japonesa a los tribunales por sus actividades balleneras ilegales. Ahora parecen estar más interesados en ver a Sea Shepherd en los tribunales que apoyar nuestros esfuerzos de intervención en contra de las operaciones ilegales de caza de ballenas".

Steve Irwin
El capitán Paul Watson, añadió también que vería con agrado un juicio.

"Es un asunto unilateral", continuó el capitán Watson. "Los buques japoneses no han sido abordados por la Policía Federal de Australia, que no ha confiscado sus vídeos y datos de navegación. No han sido cuestionados ni serán, sin embargo, atacaron  violentamente a mi nave y a la tripulación en el Océano Austral. ¿La ley no golpea a los que destruyen la creación de la naturaleza? ¿Estamos a punto de ver el último acto donde Sea Shepherd será legalmente crucificada porque el gobierno australiano no ha estado a la altura de su promesa de llevar a los asesinos de las ballenas a los tribunales?


La verdad es que no tienen porqué estar en el océano Austral, si en la defensa de las ballenas los gobiernos del mundo simplemente hicieran cumplir los tratados internacionales de conservación de los que estan tan orgullosos y, de una vez, convertirlos en ley. Sin ejecución no hay una ley, sólo anarquía ecológica ".

Enlace: Sea Shepherd

Ver también: Pastores piratas contra lobos japoneses