karasu (cuervo), un nueva especie de ballena picuda

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
karasu (cuervo), un nueva especie de ballena picuda - 5.0 out of 5 based on 1 vote

ballena picuda Karasu

Análisis de ADN identifican ocho ejemplares de una enigmática especie del Pacífico Norte

Un equipo internacional de científicos que buscó especímenes en museos y las islas del Ártico ha identificado una nueva rara especie de ballena picuda que va desde el norte de Japón a través del Océano Pacífico hasta las Islas Aleutianas de Alaska.

Los balleneros japoneses llaman a las enigmáticas ballenas negras "karasu", la palabra japonesa de cuervo. La nueva especie es de color más oscuro y alrededor de dos tercios del tamaño que la más común ballena picuda de Baird (Berardius bairdii), pero tan escasa que incluso los balleneros rara vez la ven.

Unos análisis de ADN de 178 zifios de toda la cuenca del Pacífico encontraron ocho ejemplos conocidos de la nueva especie, informaron los científicos en la revista Marine Mammal Science. Los ocho especímenes incluidos están en la Smithsonian Institution, en el County Museum of Natural History de Los Angeles, un esqueleto en exhibición en una escuela secundaria de Alaska, y otro que desconcertó a los investigadores que trataron de identificarlo cuando quedó varado en una isla en el mar de Bering.

ballena karasu varada es reconocida por Reid Brewer"El desafío para la documentación de la especie fue simplemente localizar suficientes ejemplares para proporcionar evidencia convincente", dijo Phillip Morin, un biólogo de investigación molecular en Southwest Fisheries Science Center NOAA Fisheries, y autor principal del nuevo estudio. "Es evidente que esta especie es muy rara, y nos recuerda lo mucho que tenemos que aprender sobre el océano e incluso de algunos de sus habitantes más grandes".

Un estudio japonés anterior había sugerido que las ballenas negras, que a veces se consideraron una forma enana de la ballena picuda de Baird, podrían representar una nueva especie. Esto motivó a Morin a buscar muestras genéticas adicionales para responder definitivamente la pregunta y entender mejor la distribución de la elusiva especie.

Se dirigió primero a la colección de tejidos de mamíferos marinos del Southwest Fisheries Science Center's, el más grande en el mundo, y encontró dos muestras que parecían representar una nueva especie. Una venía de una ballena que se encondró en 2004 en las Islas Aleutianas de Alaska, cuyo esqueleto cuelga ahora en exhibición en la Unalaska High School. Entonces él y sus colegas rastrearon muestras adicionales de ADN en los museos, instituciones de investigación y los mercados japoneses donde se vende carne de ballena.

cadáver de ballena Karasu varado en isla del St. George

En 2014 los científicos encontraron una ballena picuda muerta en la isla de St. George, una de las islas Pribilof en el mar de Bering (arriba y abajo a la derecha). Cuando no se identificó como ninguna especie conocida enviaron muestras a Morin. Las pruebas genéticas mostraron más tarde que era de la nueva especie.

cadáver de ballena Karasu varado en isla del St. George

"Sabíamos que no era una ballena conocida de nuestra área", dijo Michelle Ridgway, ecóloga marina en Oceanus Alaska que documentó la ballena en las Pribilofs y es coautora del nuevo estudio.

El análisis de ADN muestra que la nueva especie y la ballena picuda de Baird están muy estrechamente relacionadas con la ballena picuda de Arnoux (Berardius arnuxii) del hemisferio sur. Las diferencias genéticas y el tamaño más pequeño indican que la ballena negra es lo suficientemente distintiva para representar una nueva especie, encontraron los científicos. El reconocimiento oficial y la denominación de la especie espera una revisión formal de las características y diferencias con respecto a los otros zifios.

Los zifios siguen siendo una de las más desconocidas ballenas del océano, con varias especies identificadas sólo en las últimas décadas. Tienen picos como los delfines, bucean miles de pies en las profundas fosas y cuencas marinas para alimentarse de peces y calamares. Japón caza ballenas picudas de Baird, la mayor de las ballenas picudas, con alrededor de 35 pies de largo (10,66 metros).

"Los balleneros japoneses han sabido acerca de la variedad negra, pero no la consideraban una especie separada", dijo Erich Hoyt, un investigador de Whale and Dolphin Conservation en el Reino Unido y co-director del Russian Cetacean Habitat Project. Es co-autor de la nueva investigación, y su grupo de investigación ha contribuido con muestras genéticas de zifios del Extremo Oriente ruso.

"La implicación de una nueva especie de ballena picuda es que tenemos que reconsiderar la gestión de ambas especies para asegurarnos de que están suficientemente protegidas, teniendo en cuenta lo raras que parecen ser", dijo Hoyt. "El descubrimiento de una nueva especie de ballena en el año 2016 es emocionante, pero también revela lo poco que sabemos y el mucho mayor trabajo que tenemos que hacer para comprender verdaderamente estas especies".

Los ocho ejemplos conocidos de la nueva especie se agrupan en torno al norte de Japón, las Islas Aleutianas y el Mar de Bering. Eso sugiere que la especie tiene un rango menor que la ballena picuda de Baird, que se distribuye a lo largo del Pacífico norte de Japón hasta Baja California.

distribución de la ballena Karasu

Las cicatrices de mordeduras producidas en serie similares a las de tiburones tropicales sugieren que, al igual que otros zifios, la especie pueden migrar a aguas tropicales.

"Por mucho que aprendamos acerca de la herencia genética de este animal, todavía no sabremos mucho sobre el propio animal", dijo Morin. "Podemos sacar algunas indicaciones de lo que sabemos acerca de otros zifios en términos de su alcance y comportamiento, pero todavía tendremos muchas más preguntas que respuestas".

Artículo científico: Genetic structure of the beaked whale genus Berardius in the North Pacific, with genetic evidence for a new species

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar