Loading...
updated 6:40 PM CET, Dec 14, 2017

Planean críar en cautividad a la vaquita para preservarla de la extinción

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Planean críar en cautividad a la vaquita para preservarla de la extinción - 5.0 out of 5 based on 1 vote

pesca incidental de una vaquita marina

Científicos reflexionan sobre una arriesgada estrategia para salvar a la marsopa en mayor peligro del mundo

No hay especie de mamífero marino en más peligro que la vaquita marina o cochito, una pequeña marsopa que con frecuencia es atrapada y muerta en redes de pesca comercial en el extremo norte del Golfo de California, en México. A principios de este año un informe de los expertos estimaba que sólo quedan 60 individuos, catalogando a la Phocoena sinus como el mamífero marino más amenazado del mundo. Esa sombría evaluación tiene ahora a los biólogos ponderando una polémica estrategia: sacar un puñado de vaquitas de la naturaleza y criarlas en cautividad.

La población de la vaquita ha ido disminuyendo desde hace décadas, en gran parte porque los diminutos cetáceos de 1,5 metros de largo son propensos a enredarse en redes de enmalle y ahogarse. Aún así, los conservacionistas habían rechazado durante mucho tiempo la cría en cautividad como demasiada arriesgada. Sin embargo, a medida que el colapso de la vaquita se ha acelerado, se ha hecho imposible desestimar la llamada conservación ex situ, la práctica de la preservación de las especies sacándolas de sus hábitats naturales y realizar su gestión en entornos artificiales.

póster de la vaquita marina - Phocoena sinus

"Dada la crisis en que estamos, tenemos que explorar todas las opciones", dice Barbara Taylor, una bióloga del Southwest Fisheries Science Center de la National Oceanic and Atmospheric Administration en San Diego, California, y miembro del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA). "El mantenimiento de algunos individuos en un santuario es una de esas opciones".

Aún así, algunos defensores de la vaquita son recelosos. "No me gusta esta idea en absoluto", dice Omar Vidal, director general del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) México en la Ciudad de México. "El riesgo de matar a una vaquita mientras que se la captura es muy alto. Con tan solo 50 o 60 animales vivos, no podemos jugar con eso".

Colibríes del mar

Hace una década los biólogos se encontraban con obstáculos insuperables para la captura y el cuidado de las marsopas. Aunque algunos cetáceos, como delfines nariz de botella, prosperan en cautiverio, las marsopas son poco adecuadas para el confinamiento. "Son muy sensibles al estrés y el ruido, y tienen altas tasas de motivación", dice Frances Gulland, un científico senior en el Centro de Mamíferos Marinos en Sausalito, California, que también es miembro de CIRVA. "Pensamos en ellas como los colibríes del mundo de los mamíferos marinos".

En los últimos años, sin embargo, equipos científicos en Dinamarca, Japón y otros países han desarrollado técnicas para la captura y mantenimiento de marsopas. En los Países Bajos, un acuario llamado el delfinario de Harderwijk ha albergado, rehabilitado y criado a marsopas incluso que han sido atrapadas en las redes o varadas en las playas. Esos avances en la cría convencieron a Gulland de que valía la pena explorar un programa de conservación ex situ de la vaquita, y en septiembre del año 2015 se convocó a un equipo de expertos internacionales en los Países Bajos para evaluar su viabilidad y recomendar protocolos.

Así, ¿es posible la cría en cautividad de las vaquitas? La respuesta corta: Todavía no sabemos. Cada fase del proceso plantea problemas, concluyó el panel.

El primer, y probablemente más difícil, escenario es la localización y captura de los elusivos cetáceos en las agitadas y turbias aguas del golfo. Para ayudar con la caza, el panel sugiere incluso explorar el uso de delfines entrenados, como los mantenidos por la Armada de los Estados Unidos. Una vez que hayan encontrado a las marsopas, el equipo prevé capturar a las vaquitas con redes de enmalle de una superficie ligera, táctica que se ha utilizado para colocar marcadores de satélite a decenas de marsopas en Groenlandia sin ningún tipo de muertes. Pero "si las vaquitas responderán lo mismo que las marsopas es muy duro decirlo", señala Andy Lee, un biólogo marino de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte. "Sabemos muy poco sobre el comportamiento y la fisiología de estos animales".

vaquita marina enredadaIncluso si los científicos lograran capturar con éxito vaquitas, se enfrentarían a una letanía de obstáculos logísticos de enormes proporciones. Tendrían que transportar a sus cautivos en una camilla húmeda, a continuación, alojar a los animales, por primera vez en una jaula de red de lados suaves y probablemente más tarde en un gran estanque artificial a lo largo de la costa del golfo. Ellos también tienen que encontrar la manera de proporcionar atención y comida para una especie con requisitos veterinarios desconocidos; y cómo dejar a las criaturas criar en su recinto. Por último, tendrían que soltar ambos ingenuos, padres e hijos, en el medio natural. "Si fallas en cualquiera de esos pasos, se acabó el juego", dice Taylor.

¿Promesa de conservación o de riesgo político?

A pesar de los desafíos, la conservación ex situ se ha utilizado para recuperar otras especies. Programas de cría en cautividad han recuperado a los famosos hurones de patas negras y cóndores de California, cuyas poblaciones se redujeron a cerca de 20 animales. Pero la estrategia no se ha puesto nunca antes en acción con un cetáceo, aunque se han producido salidas en falso. En 2006, por ejemplo, Taylor se unió a un equipo de investigación internacional que cruzó el río Yangtze de China en busca del baiji, un delfín de agua dulce en peligro de extinción. El equipo esperaba trasladar al baiji a calas protegidas, pero el plan fue tramado demasiado tarde: El delfín se extinguió antes de que se pudieran capturar. (En 2015, los científicos tuvieron éxito en la translocación de ocho marsopas sin aleta, otra habitante del río Yangtze en peligro de extinción, a la seguridad de los lagos, aunque aún no está claro si se van a reproducir).

A diferencia de los hurones y cóndores, cuyas poblaciones enteras fueron reunidas para la cría, Taylor está convencido de que la vaquita marina no se enfrentará a la translocación completa de la naturaleza. En su lugar, el plan es albergar varios individuos como una potencial póliza de seguro contra la extinción hasta que México implemente medidas más estrictas para proteger al animal de morir en las redes. "Esta no es una situación cóndor", dice Taylor.

Aún así, algunos conservacionistas se preocupan de la cría en cautividad con la savia voluntad política para la protección de la vaquita de las redes de enmalle. "Las especies necesitan recuperarse en la naturaleza", dice Vidal de WWF. Señala el retorno del lobo fino de Guadalupe, un pinnipedo mexicano que fue cazado casi hasta la extinción en el siglo XIX, como prueba de que los mamíferos marinos en peligro pueden dar un salto sin cría en cautividad.

Vidal y los científicos de CIRVA también temían que la discusión de la cría en cautividad socavaría los esfuerzos para extender la prohibición temporal de las redes de enmalle en el rango de la vaquita, que el gobierno impuso en 2015. Estas preocupaciones se aliviaron en parte este 22 de julio, cuando el gobierno mexicano anunció que las redes de enmalle serían prohibidas permanentemente de la zona.

vejigas de totoaba

Sin embargo, las redes de enmalle legales son sólo parte de culpa de la crisis. La amenaza existencial más apremiante para la vaquita es la caza furtiva, no de las propios marsopas, sino de un pez llamado la totoaba (Totoaba macdonaldi), por cuyas vejigas se pagan hasta $ 20,000 cada una en China. Las zonas de desove de la totoaba coinciden estrechamente con el hábitat de la vaquita, y los cazadores furtivos de pescado a menudo enganchan marsopas en redes ilícitas. Tres vaquitas - que representan aproximadamente el 5% restante de la población - fueron muertas por los pescadores de totoaba en marzo pasado.

A instancias del gobierno mexicano, un equipo internacional de expertos de marsopas comenzará a evaluar las perspectivas de conservación de la vaquita ex situ dentro de los próximos 6 meses. "Los primeros intentos de capturar una vaquita podrían tener lugar en 2017", si las visitas al Golfo sugieren que es de hecho posible atrapar a las vaquitas, escribió CIRVA en una reciente evaluación. El objetivo inicial más probable para la captura sería un varón joven, dice Gulland, debido a que una pérdida en ese grupo demográfico sería menos perjudicial para la población en su conjunto si la captura va mal.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar