Los daños colaterales de la flota ballenera Yankee

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Los daños colaterales de la flota ballenera Yankee - 5.0 out of 5 based on 1 vote

caza de ballenas por Estados Unidos

Una nueva investigación muestra que 100.000 ballenas muertas eran sólo la punta del iceberg

Es fácil subestimar el poder y la escala de la industria ballenera americana del siglo XIX. Hoy en día, lo que queda de la caza de ballenas a gran escala se concentra en sólo tres países: Noruega, Islandia y Japón. Pero a mediados de la década de 1800, América dominaba.

En su punto máximo en 1846, los balleneros estadounidenses controlaban 735 de 900 barcos balleneros del mundo. En los Estados Unidos, la caza de ballenas era la quinta industria, empleando a unas 70.000 personas. Y la capital de facto de la caza de ballenas americana, New Bedford, Massachusetts, era la ciudad más rica por renta per cápita del país.

Mary B Hume

El Mary B. Hume cerca de la isla de Herschel. Los buques como el ilustrado aquí hibernaban en aguas del Ártico para capturar ballenas de Groenlandia. A la espera de que el hielo se derritiese, enviaban partidas de caza y de comercio a tierra con impactos ecológicos y sociales a los animales y las personas que vivían en esas áreas.

fauna cazada por los balleneros americanos

Ejemplos de animales cazados en el siglo XIX por la flota ballenara americana. En sentido de las agujas del reloj desde la parte superior, una morsa y un lobo lobo marino, caribús ("El último de los ciervos sacrificados"), y un oso polar ("Oso polar de la isla de Wrangel").

Una flota tan considerable tuvo un efecto devastador en las poblaciones de ballenas. Pero como muestra una nueva investigación llevada a cabo por el ecologista de la Universidad de Columbia, Joshua Drew, los balleneros americanos también tuvieron un enorme efecto en una serie de otras especies.

De 1784 a 1928, hasta 2.200 buques balleneros americanos zarparon en 11.908 viajes. Algunas de las bitácoras de esos viajes han sobrevivido hasta nuestros días. En un estudio, publicado en la revista Ecology and Evolution, Drew y sus colegas examinaron los libros sólo de un pequeño subconjunto de estos viajes, pero lo que encontraron es aún sorprendente. El trabajo muestra que el peaje ecológico de los balleneros se extendió mucho más allá de las ballenas:

daño colateral a especies por la caza de ballenas americana

Artículo científico: Collateral Damage to Marine and Terrestrial Ecosystems from Yankee Whaling in the 19th Century

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar