Loading...
updated 6:40 PM CET, Dec 14, 2017

Cómo mantener felices a las orcas en cautiverio

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Cómo mantener felices a las orcas en cautiverio - 5.0 out of 5 based on 1 vote

cría de orca con su madre Kasatka en SeaWorld

Esta semana murió Tilikum, la famosa orca de SeaWorld

¿Deben las orcas usar Skype? Un nuevo estudio sugiere que los vínculos virtuales entre las poblaciones de orcas cautivas podría ser una forma de mejorar las vidas de estos mamíferos marinos.

El mantenimiento de las orcas, o ballenas asesinas, en cautiverio ha sido un tema de controversia pública, especialmente desde el lanzamiento en 2013 del documental "Blackfish (Pez Negro)". La película se centra en la muerte en 2010 de una entrenadora de SeaWorld, Dawn Brancheau, por una orca cautiva que había sido capturada en la naturaleza en 1983, y que, aún con sentimientos encontrados, lamentablemente ha fallecido esta semana.

Dawn Brancheau

Como resultado de la indignación pública tras el documental, SeaWorld anunció en marzo de 2016 que cerraría los espectáculos con ballenas en sus parques, así como su programa de cría de orcas. Pero las orcas viven durante décadas (y algunas se sabe que viven más allá de los 100 años), y hay decenas de animales en cautiverio que permanecerán en SeaWorld (y en otros establecimientos de cría en cautividad) durante el resto de sus vidas.

Ahora, dos investigadores de la Universidad de Glasgow en Escocia tienen algunas sugerencias sobre cómo mejorar la vida de estas orcas.

Las sugerencias van mucho más allá de ofrecer a las orcas más juguetes y actividades. Una idea es establecer canales de comunicación de audio entre diferentes poblaciones cautivas - e incluso poblaciones silvestres - para que puedan "hablar" entre sí. Otra es establecer sistemas de alimentación que requieran que las ballenas trabajen juntas para obtener alimento, como lo hacen en la naturaleza.

"Estamos en una etapa donde, en su mayor parte, el bienestar físico de los animales en cautiverio es bueno y a menudo mucho mejor que en el medio silvestre", dijo el experto en bienestar animal Graham Law, uno de los autores de las sugerencias en la revista International Zoo Yearbook (*). "Sin embargo, el bienestar psicológico es un área que necesita más trabajo".

La psicología de la orca

Tilikum

La salud psicológica de las ballenas está en el centro de la controversia sobre la muerte de Brancheau. Una orca macho llamada Tilikum arrastró a Brancheau al agua después de un espectáculo. Como informó la revista Outside, los primeros años de Tilikum fueron traumáticos. Fue capturada y sacada de su manada a los 2 años. (En la naturaleza, las ballenas macho suelen quedarse con sus madres por el resto de sus vidas, y la supervivencia de un hijo depende de su madre hasta la edad adulta).

La ballena joven se mantuvo en una piscina de estéril cemento en Islandia durante un año antes de ser transferida a un parque marino ahora desaparecido en la Columbia Británica. Allí, Tilikum fue intimidado por dos hembras dominantes. En 1991, las tres ballenas subestimadas mataron a un entrenador a tiempo parcial que se metió en su piscina, informó Outside.

Tilikum fue vendido entonces a SeaWorld donde, informó Outside, tenía mejor cuidado pero todavía era acosado por hembras dominantes. En 1999, Tilikum estuvo implicado en la muerte de un hombre encontrado después de horas de nadar en la piscina de la orca. (No se sabe si Tilikum mató al hombre directamente, aunque sí mutiló su cuerpo).

"Tilikum era básicamente psicótico", dijo Ken Balcomb, director ejecutivo del Centro de Investigación de Ballenas, a la revista Outside. "Se mantuvo en una situación en la que creo que era psicológicamente irrecuperable en términos de ser una ballena salvaje".

Aunque hay muchos argumentos sobre si las orcas deben mantenerse en cautiverio, el hecho es que ya están allí, dijo Law a Live Science. A partir de 2016, había 56 orcas cautivas en todo el mundo, según la revista International Zoo News. En algún momento, dijo Law, puede haber decisiones difíciles de tomar sobre si el cautiverio podría salvar a la especie.

"La población residente de orcas alrededor de Escocia no está muy bien y pronto pueden estar extinguidas" debido a los altos niveles de bifenilos policlorados (PCBs) en su ambiente, dijo Law. "No sabemos qué especies podríamos necesitar proteger en cautividad en el futuro", añadió. "Deberíamos, sin embargo, cuando sea posible, ser conscientes de los mejores métodos para hacerlo".

espectáculo de orcas

Una vida mejor

Law y su colega Andrew Kitchener, conservador principal de vertebrados en los Museos Nacionales de Escocia, se centraron en las recomendaciones sociales, de alimentación, de acondicionamiento físico y ambientales para el cuidado de las orcas. Estas recomendaciones no han sido probadas, advirtieron, pero todas se basan en imitar las actividades de las ballenas y el medio ambiente en la naturaleza.

Socialmente, los investigadores sugirieron que las orcas podrían beneficiarse de la comunicación con hermanos distantes. Las orcas son vocalmente complejas e incluso pueden aprender nuevos "dialectos". Los enlaces de satélite entre parques marinos podrían conectar grupos dispares, escribió Law y Kitchener. Por extraño que parezca, los zoológicos han utilizado antes sonidos para promover el comportamiento natural, dijo Law.

En 1989 los investigadores divulgaron en el anuario del International Zoo Yearbook que habían utilizado las llamadas registradas del gibón para incitar a un par de gibones en un parque zoológico de Londres a hacer sus propios gritos territoriales y aparearse. El sonido de lo que parecía ser gibones cercanos parecía instar a los primates a proteger su territorio y reproducirse.

Los animales que no son orcas también podrían beneficiarse de paisajes sonoros más enriquecidos, dijo Law. Por ejemplo, los leones se comunican a través de rugidos con fuertes ruidos, y las llamadas del leopardo parecen estar llenas de información sobre la identidad del llamador, dijo.

"Debemos pensar más en lo antinatural que es mantener a los animales del zoológico en aislamiento acústico", dijo Law.

manada de orcas en la naturaleza

Los investigadores también recomendaron diferentes métodos de alimentación que requerirían que las orcas asumieran un papel activo en la búsqueda de alimentos. Alimentadores con sensores de movimiento podrían programarse para liberar dulces después de que las ballenas realicen una tarea. Los métodos que requieren que las ballenas trabajen juntas podrían imitar los requisitos de la caza como manada en estado salvaje. Las orcas se sabe que son cazadores listos: Hacen olas para sacar a las focas del hielo, escudriñan la presa e incluso fijan trampas.

El entrenamiento podría involucrar a los afilados cerebros de las orcas, y construir resistencia. Law y Kitchener sugirieron entrenar a las ballenas a retener la respiración durante largos períodos, simulando así las inmersiones profundas que las ballenas hacen en la naturaleza. También sugirieron características más naturalistas en tanques, como algas marinas (reales o artificiales), rocas artificiales y máquinas para hacer olas. Los materiales acústicos podrían ser variados en los tanques para dar a las ballenas algo para activar su ecolocalización, escribieron los investigadores. Cintas con sonidos oceánicos podrían ser reproducidas para estimular los sentidos de las ballenas.

Todas estas ideas, dijo Law, necesitan ser probadas científicamente. El debate público sobre las ballenas en cautiverio está muy polarizado, dijo, pero los entrenadores de SeaWorld y otros parques marinos están muy entusiasmados con la mejora del bienestar de sus animales.

"Hasta donde yo sé, los cambios en la ganadería ya estaban en marcha por varias organizaciones que mantienen la orca para crear mejores condiciones para ellas", dijo Law. "Espero que el público apoye cualquier intento positivo de hacer las cosas más interesantes y desafiantes para los animales en cautiverio".

(*) Artículo científico: Environmental enrichment for Killer whales Orcinus orca at zoological institutions: untried and untested

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar