Clicky

delfines tucuxi en la Bahía de Sepetiba

El Sotalia guianansis es conocido en Brasil como boto-cinza

Al menos 88 delfines tucuxi han sido encontrados muertos en los últimos 17 días en la bahía Sepetiba, ubicada en el estado de Río de Janeiro, amenazando la supervivencia de uno de los mamíferos marinos en mayor peligro de extinción de Brasil, dijeron ambientalistas el miércoles. El Instituto Boto Cinza, una organización no gubernamental, informó sobre las muertes de delfines en las redes sociales, informó la agencia de noticias Efe.

Los tucuxis muerto (Sotalia guianansis), una especie conocida en Brasil como boto-cinza, comenzaron a aparecer a mediados de diciembre, después de haber varado en la bahía de Sepetiba, ubicada a unos 80 km al oeste de Río de Janeiro. Los delfines muertos representan aproximadamente el 10 por ciento de los aproximadamente 800 tucuxis que se calcula quedan en la bahía de Sepetiba.

El tucuxi es un delfín de agua dulce que se encuentra en los ríos de la cuenca del Amazonas y los estuarios a lo largo de las costas atlánticas de América Central y del Sur. Hasta ahora, los peores años para el tucuxis habían sido 2010, cuando 32 delfines fueron encontrados muertos, y 2016, cuando murieron 69 de los mamíferos marinos.

Leonardo Flach, biólogo y coordinador jefe del Instituto Boto Cinza en Mangaratiba, Brasil, dijo que la causa puede ser una bacteria o un virus.

delfines tucuxi muertos en la Bahía de Sepetiba"Nunca hemos experimentado esto antes. Es una tragedia", dijo Flach. "Todos los días encontramos cuatro o cinco cadáveres de delfines. Un día encontramos cadáveres de delfines que son machos y adultos y, al día siguiente, hembras y crías. Pero la mayoría de ellos están flacos y con lesiones profundas en la piel. Nunca había visto algo así".

Si los delfines están muriendo debido a la presencia de bacterias en un ambiente incontrolado, la única solución sería crear un refugio marino para permitir que los delfines sobrevivan, dijo Flach.

"La bahía de Río está extremadamente contaminada, y desafortunadamente tiene una caza ilegal de delfines", dijo Flach, refiriéndose a las aguas cerca de Río de Janeiro. "Son una especie en peligro de extinción, pero ahora con esta enfermedad desconocida, esperamos poder ejercer más presión sobre los funcionarios para ayudarnos a salvar a los delfines. De lo contrario, será muy rápido".

Los investigadores del Instituto Boto Cinza aún no han determinado qué mató a los delfines, pero descartaron la caza furtiva. Se realizarán necropsias en los delfines muertos en un esfuerzo por identificar la causa de la muerte, dijo el grupo ambientalista.

Etiquetas: DelfínMuerteBrasil
 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta

Enlaces y recursos