updated 9:06 AM CEST, Jun 19, 2018

Por qué las ballenas son tan grandes

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Por qué las ballenas son tan grandes - 5.0 out of 5 based on 1 vote

cola de ballena barbada

Ser más grande es más eficiente en términos de conservar tu propio calor corporal

Los gentiles gigantes de los océanos han fascinado a la gente desde tiempos inmemoriales. Ahora, en un nuevo estudio, los investigadores han descubierto por qué las ballenas crecieron a tamaños tan impresionantes, y por qué no se hacen aún más grandes.

Por lo que sabemos, la ballena azul es la criatura más grande de la historia lo cual, si lo piensas bien, es un poco extraño. Incluso durante las cálidas y exuberantes épocas del Cretáceo, cuando los dinosaurios gigantes reinaban supremamente tanto en tierra como en el mar, nada se acercaba a la ballena azul.

La ballena azul no es solo un caso atípico: varias especies de mamíferos marinos crecen hasta tamaños dramáticos. Según recientes investigaciones, no tienen otra opción: su entorno marino los obliga a crecer y crecer.

"Muchas personas han considerado ir al agua como una mayor liberación para los mamíferos, pero lo que estamos viendo es que en realidad es más restrictivo", dijo el coautor Jonathan Payne, profesor de ciencias geológicas en la Escuela de Tierra, Energía y Ciencias Ambientales de Stanford (Stanford Earth). "No es que el agua te permita ser un gran mamífero, sino que tienes que ser un gran mamífero en el agua; no tienes otras opciones".

Los mamíferos marinos en su conjunto son un grupo bastante extraño. Contrariamente a la creencia popular, los mamíferos marinos no tienen nada en común con los peces u otras criaturas marinas que no sean mamíferos. Los mamíferos marinos comenzaron a evolucionar de criaturas terrestres hace unos 50 millones de años. Hasta el día de hoy, mantienen muchas características físicas de sus antepasados terrestres, a pesar de su estilo de vida acuático.

La teoría más común es que se lanzaron al mar para evadir un entorno terrestre demasiado competitivo y explotar en el mar un nicho ecológico no ocupado. Para pintar una imagen familiar aún más extraña, los grupos de mamíferos marinos ni siquiera están relacionados entre sí - las ballenas y los delfines están relacionados con los hipopótamos y otros mamíferos con pezuñas, los manatíes comparten ancestros con los elefantes, mientras que las focas y los leones marinos están más bien relacionados con los perros.

ballena azul

Para darle sentido a este grupo poco usual, los investigadores compilaron masas corporales de 3.859 especies de mamíferos vivos y 2.999 especies de mamíferos fósiles de los conjuntos de datos existentes (70% de las criaturas vivientes, y 25% de las especies extintas). Descubrieron que, a medida que los animales se adaptaban a un estilo de vida más acuático, rápidamente crecían en tamaño, convergiendo a unos 450 kg. Usando modelos de computadora para mapear e interpretar los datos, dibujaron una imagen completa de los mamíferos marinos y su masa.

"La clave es tener un árbol filogenético para comprender cómo se relacionan estas especies entre sí y la cantidad de tiempo que ha tenido lugar entre los diferentes eventos evolutivos de ramificación", dijo el autor principal Will Gearty, un estudiante de posgrado en Stanford Earth. "El árbol de las relaciones ancestrales nos permite construir modelos basados en datos de especies modernas para predecir lo que habrían sido los tamaños corporales de los ancestros y ver qué trayectorias evolutivas encajan mejor con lo que vemos en la actualidad".

La razón por la cual estos animales crecieron tanto y tan rápido, dicen los investigadores, es el calor. Ser más grande es simplemente más eficiente en términos de conservar tu propio calor corporal.

"Cuando eres muy pequeño, pierdes muy rápido el calor en el agua, no hay forma de comer suficiente para mantener el ritmo", dijo Payne.

Así que los animales tenían un incentivo para crecer, pero tampoco podían crecer demasiado, de lo contrario simplemente no podrían comer suficiente comida para sustentarse.

"Básicamente, los animales son máquinas que requieren energía para operar. Esta necesidad de energía pone duros límites a lo que los animales pueden hacer y lo grandes que pueden ser", dijo Craig McClain del Consorcio Marino de la Universidad de Louisiana, que fue coautor del estudio.

Curiosamente, el mar parece ser un lugar mucho más implacable que la tierra, ya que permite una menor variación. Esto se encuentra en contraste con estudios previos que afirmaban que la presión evolutiva es más relajada en el agua ya que los animales no necesitan soportar su cuerpo en las patas.

"El rango de tamaños viables para mamíferos en el océano es en realidad más pequeño que el rango de tamaños viables en tierra", dijo Payne. "Demostrar eso estadísticamente y proporcionar una teoría detrás de esto es algo nuevo".

nutrias marinas

Por supuesto, también hay excepciones a esta regla. En el extremo inferior, tenemos criaturas como las nutrias. Las nutrias se lanzaron al agua mucho más tarde que otras criaturas, y todavía pasan una parte significativa de sus vidas en tierra - estas son probablemente las razones principales por las que no siguen la tendencia. En el otro extremo, tenemos los verdaderos gigantes: las ballenas barbadas.

Las ballenas barbadas, que varían en tamaño desde las ballenas francas pigmeas de 6 metros y 3.000 kg hasta los 34 metros y 210 toneladas de la ballena azul, rompieron la tendencia al cambiar completamente la forma en que comen. No tienen dientes, en cambio filtran los océanos para capturar el zooplancton y el krill. Es esta adaptación lo que les permitió hacerse tan inmensamente grandes; sin eso, disminuirían en tamaño y masa mucho más rápido.

"El cachalote parece ser lo más grande que se puede obtener sin una nueva adaptación", dijo Gearty. "La única forma de llegar a ser tan grande como una ballena barbada es cambiar por completo cómo estás comiendo".

El estudio ha sido publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences: Energetic tradeoffs control the size distribution of aquatic mammals

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar