Sólo quedan en el mundo 12 vaquitas marinas

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Sólo quedan en el mundo 12 vaquitas marinas - 4.9 out of 5 based on 39 votes

vaquita marina (Phocoena sinus)

La principal causa de muerte es el ahogamiento, causado por enredos en redes de enmalle ilegales

El año pasado el recuento fue de 30. Cuando el recuento de este año bajó a 12 el optimismo por la supervivencia de la marsopa vaquita marina (Phocoena sinus) desapareció de los corazones de los investigadores. Queda poca esperanza para la especie cuya vida han sido atrapada por la pesca ilegal con redes de enmalle en el Golfo de California.

La vaquita solo se descubrió en la década de 1950. Medio siglo más tarde, son los cetáceos en mayor peligro de extinción, al borde de desaparecer para siempre. La especie de marsopa más pequeña del mundo, la vaquita promedia alrededor de metro y medio de largo y 45 kilos. Escondido entre la Península de Baja California y el territorio continental de México, el único hábitat para la especie es la parte norte del Golfo de California. Aunque el área se ha reservado para la protección de la vaquita, su número ha seguido cayendo en picado. La principal causa de muerte es el ahogamiento, causado por enredos en redes de enmalle ilegales.

Una muerte trágica para un animal que pasa su vida en el agua, ahogándose es como mueren la mayoría de las vaquitas. Atrapadas en redes de enmalle para peces, los mamíferos marinos que respiran aire quedan atrapados y ahogados bajo el agua. Para colmo de males, la mayoría de la pesca es por la vejiga natatoria de un pez, que erróneamente se cree que aumenta la fertilidad. Cuando los cadáveres son recogidos en las redes, los cuerpos del animal en peligro crítico simplemente son desechados.

vejigas natatorias de totoabaLa totoaba es un gran pez cuya vejiga natatoria alcanza un alto precio en China como "maw", un ingrediente agregado a la sopa o usado como falsa medicina. Aunque son ilegales según la CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas), los pescadores pueden obtener hasta $ 4.000 por libra de vejiga natatoria, dinero suficiente para la mitad de la pesca legal de un año. Se encontró a una persona con vejigas natatorias de totoaba en su poder valoradas en $ 3.6 millones. Con un comercio ilegal que vale tanto dinero, terminar con su pesca será una tarea difícil. Los propios totoaba están en peligro debido a este comercio.

Andrea Crosta, directora de Elephant Action League, un grupo internacional de vigilancia del comercio de vida silvestre, realizó recientemente una investigación de campo para averiguar cuántas vaquitas quedan. En una entrevista con Mongabay, sus comentarios dejaron poco al optimismo. Con respecto a los pescadores locales, dijo: "Creo que en realidad están esperando que la vaquita se extinga para que puedan pescar más y con menos restricciones". En un lugar de pobreza, elegir entre un animal en peligro y poner comida en su propia mesa solo puede resultar en lo último. Los pescadores están tan enredados en el comercio ilegal como la vaquita en sus redes.

vaquitas marinas

No todos han abandonado la lucha por las restantes vaquitas. El gobierno mexicano promulgó en 2017 una prohibición completa y permanente de la pesca con redes de enmalle, pero la práctica no se ha frenado. En 2017 se hizo un audaz intento de capturar las vaquitas restantes y colocarlas en corrales marinos hasta que pudiera controlarse la pesca ilegal con redes de enmalle. Sin embargo, resultó demasiado estresante para los animales y causó la muerte de una hembra en edad de reproducción.

La Operación Milagro IV es una campaña de Sea Shepherd para monitorear y proteger a las marsopas y eliminar redes fantasmas, redes de pesca abandonadas en el agua que enredan vaquitas y muchas otras especies. WWF está participando en monitoreo acústico, explorando nuevas tecnologías de pesca para reemplazar las redes de enmalle y trabajando en comités con el gobierno mexicano para encontrar soluciones. La única pregunta que queda: ¿será suficiente?

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar