¿Lloran por sus muertos las ballenas y los delfines?

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
¿Lloran por sus muertos las ballenas y los delfines? - 5.0 out of 5 based on 2 votes

delfín transporta una cría muerta

Los científicos afirman que las madres cargan durante días los cuerpos sin vida de las crías fallecidas porque "no pueden dejarlas ir"

Las ballenas y los delfines tienen problemas para dejar a sus seres queridos y realizan "duelos" por los fallecidos.

Un nuevo estudio afirma que estas majestuosas criaturas lloran la muerte de sus amigos y familiares de forma similar a los humanos.

En la naturaleza han sido vistos aferrándose a los cuerpos sin vida de sus crías durante días mientras los protegen de los depredadores.

Investigadores de Dolphin Biology and Conservation en Oceancare en Cordenons, Italia, analizaron 78 registros de tratamiento de sus muertos por mamíferos acuáticos entre 1970 y 2016.

Más del 90 por ciento de los delfines estudiados estaban atentos a sus muertos, y las afligidas hembras constituían las tres cuartas partes de estas interacciones.

El setenta y cinco por ciento de los incidentes fueron de hembras adultas que cuidaban a su cría muerta, y algunas de ellas portaban cuerpos en descomposición por hasta una semana. El comportamiento a menudo involucraba a uno o más individuos que atendían al fallecido.

Intentaron mantener a flote a la criatura muerta si se hundía o la empujaban hacia abajo si era demasiado flotante, incluso realizando intentos de "resucitación".

Los investigadores detectaron madres que parecían llorar por otras hembras del grupo.

También observaron este conmovedor comportamiento en una manada de ballenas con el cadáver de un adulto varón que pudo haber muerto después de una pelea.

Los investigadores escribieron en su artículo, publicado en Zoology, que una explicación de este comportamiento podría ser "un fuerte vínculo que dé lugar a una dificultad para "dejarlos ir", posiblemente relacionada con el duelo.

Dijeron que la práctica de una atenta conducta postmorten (PAB, por sus singlas en inglés) podría deberse a que los animales no habían "reconocido o aceptado que había muerto un descendiente o compañero".

Se documentó PAB en 20 de 88 especies de cetáceos, de los cuales solo una fue un misticetos [ballena]. Los investigadores creen que es más común en los delfines ya que tienen más 'exceso de masa cerebral' y niveles más altos de sociabilidad que las ballenas.

"Las especies de misticetos tuvieron una incidencia particularmente baja de PAB y, tal vez de manera más reveladora, ninguna fue reportada hacia las crías", escribieron los investigadores en el documento. "La única observación de PAB en misticetos fue en un grupo de ballenas jorobadas en que murió un macho adulto posiblemente durante una interacción competitiva".

Se sabe que las ballenas jorobadas protegen a su cría y luchan cuando son atacadas por las orcas.

Extrañamente, el 25 por ciento de los registros involucraron a machos que mostraban interés sexual en un adulto o subadulto muerto o que portaban una cría muerta en presencia de hembras.

orca con una cría muerta

"Se sabe desde hace mucho tiempo que varias especies de cetáceos cuidan, atienden, despiertan o muestran interés en individuos muertos o moribundos", escribieron los investigadores.

Los científicos dicen que la excitación sexual puede ser desencadenada por el estrés o una expresión de dominio. Sin embargo, no se informó el comportamiento sexual cuando el individuo muerto era una cría.

Los científicos todavía no saben si los mamíferos acuáticos realmente reconocen la muerte y están buscando realizar más investigaciones sobre este tema.

Creen que estas respuestas conductuales podrían ser una expresión de estrés resultante del apego emocional.

Se ha observado que algunas belugas cautivas y salvajes responden a objetos inanimados que podrían mitigar la angustia de la separación tras la muerte de un joven.

Cuando fue retirado de la piscina una cría muerta de una beluga cautiva, la madre comenzó a cargar su propia placenta. Cuando se retiró la placenta recurrió a una boya, que llevaba consigo durante varios meses.

También se han visto belugas salvajes que portan un recién nacido muerto, placenta y saco amniótico, así como tablones de hasta 8 pies (2,5 metros) de largo e incluso el esqueleto de un caribú muerto. Los autores creen que este comportamiento podría haber seguido a la muerte de una cría.

En 2016, los científicos encontraron varios casos en los que los mamíferos se aferraban a los cuerpos de compatriotas muertos y vigilaban a un compañero muerto. En ese momento, dijeron que la explicación más probable era el duelo.

"El presente estudio ayuda a corroborar que los adultos que lloran a sus jóvenes muertosan a sus jóvenes muertos es un comportamiento común y globalmente extendido en especies de mamíferos de larga vida y altamente sociables/cohesivas", escribieron los investigadores de la Universidad de Milano-Bicocca en Italia en el Journal of Mammalogy.

delfín con una cría muerta

El estudio compiló observaciones de 14 eventos.

Descubrieron que las madres solían llevar a sus jóvenes muertos por encima del agua, a menudo flanqueadas por amigos. En muchos casos, las crías muertas se descompusieron, lo que indica que se habían mantenido durante mucho tiempo.

"Descubrimos que es muy común y [hay] una distribución mundial de este comportamiento", dijo a Traci Watson de National Geographic la coautora del estudio Melissa Reggente. "Están sufriendo y estresados. Saben que algo está mal".

Pero aunque el comportamiento fue común, la forma en que sufren estos animales es variada.

En un caso, una orca hembra conocida como L72 fue vista en la isla de San Juan, Washington, con un recién nacido muerto en la boca.

"Ella trataba de mantener a la cría [muerta] todo el tiempo en la superficie, equilibrándola sobre su cabeza", dice el coautor del estudio Robin Baird de Cascadia Research Collective en Olympia, Washington, quien fue testigo de los esfuerzos de la madre.

El estudio también encontró informes de ballenas con crías muertas en la boca, empujándolas a través del agua y tocándolas con sus aletas.

También encontró informes de mamíferos oceánicos que tocaban a los compañeros muertos con sus aletas y creaban un círculo protector alrededor de una hembra adulta con una cría muerta.

Artículo científico: Whale and dolphin behavioural responses to dead conspecifics

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar