Después de 17 días y 1.600 km, la afligida madre orca Tahlequah abandona su cría muerta

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

orca Tahlequah

Es común que los mamíferos marinos muestren signos de dolor

Hace diecisiete días una afligida madre orca conocida como Tahlequah comenzó a cargar con su cría muerta en las aguas cerca de Puget Sound. Y ahora, después de hacerlo durante 1.600 kilómetros, la ha soltado.

Tahlequah fue vista sin el cuerpo de su bebé el sábado (11 de agosto), cuando fue observada con su manada persiguiendo un cardumen de salmones en el estrecho de Haro, una vía fluvial entre las islas San Juan al norte de Seattle y la isla canadiense de Vancouver.

"Ha terminado su dolorosa gira, y su comportamiento es notablemente juguetón", según una publicación del blog del Centro para la Investigación de Ballenas, con sede en Friday Harbor, Washington.

Tahlequah (que también se conoce como J35) parece estar en buena forma física y no tiene ninguna evidencia de "cabeza de maní", una condición que indica que la ballena está desnutrida cuando comienzan a mostrarse sus huesos de la cabeza, informa el Centro para la Investigación de Ballenas.

Pero es desconocido el estado emocional de la ballena de 20 años. Perder la cría "puede haber sido emocionalmente duro para ella", dijo a The Seattle Times, Ken Balcomb, director fundador del Centro para la Investigación de Ballenas. "Ella está viva y bien y al menos sobre esa parte de su dolor. Hoy fue el primer día que la vi. Ya no está allí", agregó, refiriéndose a la cría muerta.

No está claro si Tahlequah dejó voluntariamente de llevar los restos del bebé o si se deterioraron y desaparecieron, informó The Seattle Times. Es probable que el cadáver esté ahora en el fondo del Mar de Salish, lo que significa que los investigadores probablemente no podrán encontrarlo para una necropsia (una autopsia de animales), dijo el Centro para la Investigación de Ballenas.

La conmovedora historia de Tahlequah apareció en los titulares de todo el mundo cuando los investigadores la vieron con su cría muerta, que murió poco después de su nacimiento el 24 de julio. Pocas horas después de la muerte del bebé, un residente de la isla de San Juan informó haber visto a Tahlequah con otras seis orcas hembra (Orcinus orca) reunidas en la boca de una cala en un apretado círculo.

"A medida que la luz se atenuaba, pude ver cómo continuaban lo que parecía ser un ritual o una ceremonia", dijo el residente, según el blog del Centro de Investigación de Ballenas. "Permanecieron centradas directamente en el rayo de luna, incluso mientras se movía. La iluminación era demasiado tenue para ver si el bebé aún se mantenía a flote. Fue triste y especial presenciar este comportamiento".

orca Tahlequah

La pérdida del recién nacido es trágica y, lamentablemente, no es inesperada. Ninguno de las crías nacidas de madres en el grupo de orcas Residentes del Sur, que consiste en las manadas J, K y L, han sobrevivido en los últimos tres años, informó el blog. Como resultado, la población es una "especie en el centro de atención" debido a su amenaza inminente de extinción, de acuerdo con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos.

Las tres manadas también enfrentan otros desafíos. Las orcas tienen que lidiar con el ruido de los barcos que las interrumpe mientras se alimentan; toxinas del medio ambiente que se meten en su grasa y se liberan cuando, a su vez, queman su grasa para obtener energía; y, para muchas, la desnutrición debido a la falta de salmón Chinook, informó The Seattle Times.

En 1995, el grupo de orcas del Residente del Sur tenía una población de 98 ballenas, pero hoy solo tiene 75, con 23 en la manada J, 18 en la K y 34 en la L, dijo el Centro de Investigación de Ballenas. Las ballenas fueron catalogadas como en peligro de extinción en 2006, según el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EE. UU..

Otro miembro de la manada J, una joven de 4 años llamada Scarlet (o J50), está tan desnutrida que Lummi Nation planea acercarse y alimentarla con salmón vivo para ayudarla a sobrevivir, informó The Seattle Times.

En cuanto al comportamiento de Tahlequah, los investigadores dicen que es común que los mamíferos marinos muestren signos de dolor. Por ejemplo, después del vertido de petróleo de la Deepwater Horizon en abril de 2010, se vio a delfines nariz de botella cargando con los cuerpos de sus crías muertas, informó Live Science previamente.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar