Manada de Belugas puede haber adoptado a un joven narval

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

narval adoptado por belugas

El narval fue visto retozando con sus amigas beluga a unas 600 millas al sur de su rango normal

En julio de este año los investigadores se propusieron rastrear un grupo de 50 a 60 belugas en el río St. Lawrence de Canadá, con la esperanza de aprender más sobre las interacciones sociales de las ballenas.

Observando a los animales con la ayuda de un dron, que ofrece una hermosa vista de las ballenas mientras se deslizan bajo la superficie del agua, los científicos notaron algo poco usual: un narval de largo colmillo y piel gris flotando en medio de las blancas belugas, aparentemente sintiéndose como en casa en la manada extranjera.

Como informa Emily Chung de la CBC, los narvales suelen habitar en frías aguas del Ártico, a unas 600 millas al norte de donde se encontró el grupo. Pero el intruso, un macho joven a juzgar por la longitud de su colmillo, parece haber sido completamente aceptado por sus nuevos amigos.

Las imágenes filmadas por el grupo sin fines de lucro Group for Research and Education on Marine Mammals (GREMM) muestran que el narval se divierte con un grupo de belugas jóvenes, que se cree que son mayoritariamente o en su totalidad machos.

"Se comporta como si fuera uno de los muchachos", dice a Chung, Robert Michaud, presidente y director científico de GREMM. "Es como una gran bola social de jóvenes que practican juegos sociales y sexuales".

Esta no es la primera vez que se ha visto al narval con su familia adoptiva. Los investigadores examinaron las marcas únicas del narval y determinaron que es el mismo individuo que fue descubierto con el grupo beluga en 2016 y 2017.

Belugas y narvales pertenecen a la misma familia, Monodontidae, y sus hábitats se superponen en ciertas partes del Ártico. (La manada beluga de St. Lawrence es una rama atípica de la especie que permaneció en aguas más meridionales después de la última edad de hielo, según Greg Mercer, de The Guardian).

Los científicos aún tienen mucho que aprender sobre las estructuras sociales y los modos de comunicación de la especie, pero se sabe que tanto los narvales como las belugas son animales altamente sociales. Y hay alguna evidencia que sugiere que se han mezclado en el pasado.

En 1993 los científicos describieron un raro cráneo de cetáceo encontrado en el oeste de Groenlandia, que creían pertenecer a un híbrido beluga-narval. Sin embargo, las pruebas de ADN nunca han confirmado esta hipótesis.

El biólogo de mamíferos marinos Martin Nweeia dice a Chung de la CBC que no está particularmente conmocionado al saber que un narval fue visto nadando con un grupo de belugas. "No creo que deba sorprender a la gente", dice. "Creo que muestra la compasión y la apertura de otras especies para dar la bienvenida a otro miembro que puede no verse o actuar de la misma manera".

Y sin embargo, los investigadores de GREMM escriben en el sitio web Whales Online que se sorprendieron al ver al narval nadando con sus amigos beluga. A pesar de las similitudes entre ellos, rara vez se ha observado que las belugas y los narvales interactúen en la naturaleza, incluso cuando se cruzan en el norte. Son, de hecho, especies bastante distintas, especialmente cuando se trata de sus patrones de caza. Los narvales prefieren bucear para pescar en aguas profundas cubiertas de hielo, mientras que las belugas encuentran sus alimentos en áreas claras y poco profundas a lo largo de la costa.

Y permanece una persistente pregunta sobre el narval de San Lorenzo: ¿Qué estaba haciendo tan al sur de su rango normal?

Los investigadores de GREMM postulan que el culpable podría ser "el cambio climático observado en el Ártico". A medida que el derretimiento del hielo marino ha desequilibrado el ecosistema ártico, las ballenas se han visto obligadas a aventurarse en busca de alimento en un territorio poco usual, escribe Brandon Specktor de Live Science.

Belugas juveniles, por ejemplo, han sido vistas en lugares tan lejanos como Nueva Jersey. Algunas ballenas solitarias incluso han intentado acomodarse a los barcos, lo que ha provocado colisiones fatales con hélices.

En el futuro, si el cambio climático continúa alterando los hábitats del norte de las ballenas, el narval de San Lorenzo y su banda de amigos beluga pueden no ser tan anómalos como lo son hoy. Como escriben los investigadores de GREMM, "en las décadas por venir estas dos especies relacionadas podrían encontrarse en compañía más y más frecuentemente".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar