¿Qué hacen las orcas por la noche?

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

orcas por la noche

Siguen un ciclo de migración vertical, estando activas tanto de día como de noche

Los científicos saben mucho acerca de los peligros para las orcas y que se alimentan de peces que viven en la costa oeste de América del Norte, pero algunas facetas de la vida de estos mamíferos marinos son misteriosas. Por ejemplo, ¿qué hacen por la noche?

Piensa en animales nocturnos y los murciélagos y los búhos probablemente te vienen a la mente. La mayoría de los animales, incluidos los humanos, son diurnos y están en movimiento durante el día. Las ballenas asesinas, sin embargo, siguen un ciclo de migración vertical, estando activas tanto de día como de noche.

El rompecabezas para los investigadores es determinar cómo cambia el comportamiento de las ballenas - sus hábitos de forrajeo, socialización, viajes, descanso y sueño - del día a la noche.

Comprender las complejidades del comportamiento de las ballenas, en el mejor de los casos, es difícil, incluso más cuando se deslizan debajo de la superficie del océano por la noche. "Las escuchamos en los hidrófonos durante la noche", explica Sheila Thornton, científica investigadora de Fisheries and Oceans Canada, que supervisa un estudio sobre las vidas ocultas de las ballenas asesinas u orcas. "Son activas en su vocalización, pero queremos dar un paso más y ver lo que realmente están haciendo".

En agosto, cuatro investigadores se lanzaron al agua en Telegraph Cove, en la costa noreste de la isla de Vancouver, Columbia Británica, armados con lo último en tecnología de rastreo de ballenas. Sus objetivos eran las amenazadas orcas residentes del norte, cuya población está creciendo pero aún totaliza solo un estimado de 309 individuos en todo su rango desde el sureste de Alaska hasta el sur del estado de Washington.

Armado con décadas de datos sobre los movimientos de las ballenas, junto con información en tiempo real de otros investigadores y barcos de observación de ballenas, el equipo de Thornton tuvo pocos problemas para localizar a las orcas. A medida que se acercaba la noche, se acercaron a la manada y usaron una pértiga de seis metros para colocar etiquetas de grabación acústica digital con cuatro ventosas justo debajo de la aleta dorsal de las ballenas.

Thornton dice que en comparación con otros tipos de etiquetas de seguimiento, que penetran en la piel, las etiquetas de ventosas son de bajo impacto. De vez en cuando, una ballena puede golpear con su cola o rodar en respuesta a la intrusión, pero la mayoría simplemente se zambulle y vuelve a subir, dice ella.

Cada etiqueta tiene el tamaño de una barra de chocolate grande y proporciona datos tridimensionales detallados sobre los movimientos de las ballenas. Las etiquetas muestran cuándo y cómo está nadando o buceando una ballena, e incluso si tiene éxito un intento de caza.

Los hidrófonos en las etiquetas brindan otro nivel de detalle: hasta el crujido de un salmón chinook capturado y el sonido de una ballena frotándose en la playa. "Se puede escuchar rodar los guijarros y las vocalizaciones de los animales y los barcos en el fondo", dice Thornton.

Después de varias horas, las ventosas pierden su agarre y la etiqueta flota hacia la superficie, emitiendo una señal de radio que ayuda a los investigadores a encontrarla. "Puede ser muy desafiante", dice ella. La señal puede hacer eco de la tierra, convirtiendo un archipiélago en una máquina de pinball. "Puedes pasar mucho tiempo agitando una antena".

El equipo de Thornton marcó el verano pasado 17 ballenas, obteniendo más de 70 horas de datos, la mitad durante la noche. Se espera que el estudio continúe por otros dos años; el análisis de la información es una tarea enorme que debería producir un tesoro de información sobre el comportamiento de las ballenas asesinas.

Investigaciones anteriores que utilizaron tecnología menos sofisticada demostraron que las ballenas asesinas residentes del sur, una población distinta y en peligro de extinción, nadan más lentamente y bucean con menos frecuencia durante la noche. Robin Baird, del Colectivo de Investigación Cascadia en el estado de Washington, sugiere que las residentes del sur usan más que la ecolocación para cazar a sus presas.

"Cuando capturan estos peces grandes y evasivos, como el chinook, probablemente también usen la visión, al menos en los momentos finales de la persecución", dice. "Cuando está oscuro, es menos probable que se alimenten".

La investigación en curso de Thornton determinará cómo se comparan los resultados de Baird contra las residentes del norte, mientras arroja luz sobre cómo se ven afectadas las ballenas asesinas por el ruido de los barcos cercanos. "Es bastante sorprendente la forma en que un solo barco puede borrar sus vocalizaciones", dice ella.

Más al sur, los investigadores de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los EE. UU. están realizando estudios similares sobre las ballenas asesinas residentes en el sur.

Thornton dice que los resultados de este y otros estudios relacionados serán útiles para informar a agencias como Transport Canada sobre si las restricciones en la actividad de las embarcaciones podrían mitigar los impactos en las ballenas asesinas en apuros.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar