Una ballena enredada que dice todo

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

ballena enredada nadando

Un diario de la vida y la muerte directamente de la boca de la ballena

Una ballena franca del Atlántico Norte (también llamada ballena de los vascosEubalaena glacialis) se extravió en las corrientes de la costa de Carolina del Norte, y su enorme cuerpo de 30 toneladas quedó varado en la playa. Durante meses, la ballena de 12 años conocida como Eg2301, había quedado enredada en una línea de pesca de 10 milímetros de grosor que laceró la aleta pectoral izquierda y destrozó su piel.

La cuerda estaba incrustada en sus barbas tipo peine y bloqueaba sus orificios. Su última migración desde Canadá había sido un trabajo duro; ahora demacrada y débil, no salió a la superficie para respirar. Pasaron veinte, 21, 22 minutos. Se quedó sin oxígeno y se ahogó.

En marzo, un piloto de helicóptero de la Guardia Costera de los Estados Unidos divisó a la ballena muerta que se encontraba en una isla cerca de Virginia.

Fin.

Excepto que hay más: incluso muerta, Eg2301 tiene una historia que contar.

A las 24 horas del avistamiento, el biólogo Michael Moore del Instituto Oceanográfico Woods Hole se apresuró a llegar al cadáver, cortó una barba de dos metros de longitud y la llevó sobre sus hombros como un yugo a través de la playa. Moore más tarde se la entregó a una colega, Nadine Lysiak, de la Universidad de Massachusetts. En su laboratorio, este pedazo de anatomía sin cuerpo podría agregar "historia y carne a toda la saga de la ballena", dice Moore.

Recientemente los científicos descubrieron que las planchas de queratina y barbas que crecen en las mandíbulas superiores de las ballenas que se alimentan por filtración, capturan datos bioquímicos a medida que crecen continuamente a lo largo de la vida de la ballena. Al igual que la lectura de un núcleo de hielo, el análisis de la formación de la barba de Eg2301 proporciona una crónica de los cambios en las hormonas y los isótopos estables - marcadores químicos que ofrecen pistas sobre su salud, viajes y comidas; si ella dio a luz lo que la estresó y cuándo; y lo que finalmente la mató.

Eg2301 murió en 2005, pero los científicos tardaron años en validar y compartir el método de medición de hormonas que ahora ha permitido contar esta historia. Trabajando en su laboratorio de Boston, Lysiak perforó muestras de la barba seca que, según ella, se había "transformado un montón desde un maloliente 'champú Herbal Essences' en un largo, brillante y hermoso triángulo de datos". Ella y sus colegas analizaron cómo cambiaron las concentraciones de hormonas esteroides y tiroideas e isótopos estables a lo largo de los últimos ocho años de vida de la ballena.

Alex Werth, biólogo del Hampden-Sydney College en Virginia que no participó en el estudio, dice que el advenimiento del análisis de la barba es "un inteligente y bienvenido medio para aprender sobre un animal mal entendido, incluido nuestro impacto en su supervivencia".

ballena enredada Eg2301En la barba de Eg2301 ese impacto aparece como hormonas del estrés en alza, específicamente corticosterona, durante su enredodo. Con la boca abierta para alimentarse, la ballena probablemente atrapó la primera línea de pesca entre sus barbas izquierdas. Cuanto más luchaba, peor las agarraban las cuerdas anudadas. Como lo explica Amy Knowlton, del New England Aquarium de Boston, una ballena realizará "maniobras violentas" para liberarse de la línea enredadaenredada: "golpear con la cola, levantar la cabeza y rodar el cuerpo para intentar liberarse".

Pronto, de acuerdo con las heridas de la ballena y la cuerda remanente, la línea se enroscó como hilo dental a través de las orejas de ambos lados de su boca, envuelta firmemente alrededor de su aleta izquierda (cortando una cuña profunda e impidiendo el flujo de sangre) y estirada a través de sus orificios. Esta lesión inicial, sin embargo, fue solo una parte del enredo.

Eg2301 llevó el equipo durante seis a nueve meses, un esfuerzo energéticamente costoso, con las cuerdas que a veces le impedían respirar y alimentarse. La barba de la ballena muestra que en el verano de 2004 se dispararon las hormonas tiroideas, un signo de un mayor uso de energía y estrés térmico. Cuenta cómo la ballena comenzó a quemar grasa al empezar a morir de hambre. Revela que, fisiológicamente, Eg2301 permaneció en apuros durante el resto de sus días.

La queratina también registró otros eventos. Los depósitos de carbono y nitrógeno (cuyas proporciones cambian a medida que un animal se mueve entre las redes alimenticias) marcaron sus migraciones anuales, unos 3.000 kilómetros, entre Canadá y el este de los Estados Unidos, viajes confirmados por los registros de los observadores. Las hormonas tiroideas fluctuantes, que regulan el metabolismo, se rastrean como se esperaba, con fluctuaciones estacionales en la presa. Y un largo pico de progesterona en 2002 destaca un embarazo exitoso, una línea de tiempo bioquímica que se sincroniza con los avistamientos más tarde ese año de Eg2301 y una cría.

Más que un simple préstamo de corroboración química a lo que ya se conoce, el diario de la barba cuantifica las experiencias de la ballena. La comparación y el contraste de los picos de hormonas, por ejemplo, permiten que Lysiak calcule el nivel de estrés de diferentes experiencias y el costo que cada una tuvo para la salud del animal. Para Eg2301, el embarazo y el enredodo, que afectaron a diferentes hormonas del estrés, fueron, con mucho, los eventos más agotadores que experimentó en los ocho años registrados en su barba.

Con un cuidadoso análisis, estos datos podrían indicar a los investigadores el momento y el lugar de un evento estresante que, para el enredo, podría significar incluso identificar el propietario del ofensivo artefacto. (En este caso, la propiedad no estaba clara).

Tal conocimiento puede ser útil en los esfuerzos de conservación. Hasta hace poco, las colisiones con barcos eran el mayor asesino de esta especie en peligro crítico. Pero los ajustes en las rutas de tráfico de barcos han reducido sustancialmente los impactos letales. Ahora, "muchos pescadores han cambiado a una cuerda que es tan fuerte como el acero", dice Knowlton, "y eso ha aumentado las muertes de ballenas en los últimos doce años". Más del 80 por ciento de las ballenas francas del Atlántico norte, cuya población es inferior a 500, muestran las cicatrices de encuentros con artes de pesca.

Con tan pocas ballenas restantes, "son importantes las pérdidas individuales de ballenas", dice Lysiak. Ella dice que esta nueva técnica de análisis de barbas tiene el potencial de dar voz a cada ballena. Especialmente cuando los investigadores de otro modo no podrían conocer la línea de tiempo de una ballena o la causa de su muerte, las barbas podría agregar nueva valiosa información para ayudar a impulsar un mejor manejo de la especie.

Pero para Lysiak, el trabajo va más allá de los resultados constructivos, como exigir el desarrollo de artes de pesca seguros para las ballenas: la historia de Eg2301 la golpeó tanto emocional como intelectualmente. "Es fácil desconectarse porque esto sucede fuera de la vista, pero nuestro efecto en estos animales puede ser horrible", dice ella.

"La historia de Eg2301 siempre se quedará conmigo".

Artículo científico: Characterizing the Duration and Severity of Fishing Gear Entanglement on a North Atlantic Right Whale (Eubalaena glacialis) Using Stable Isotopes, Steroid and Thyroid Hormones in Baleen

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar