Un encuentro entre narvales y belugas: ¿por qué suceden las adopciones entre especies?

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

belugas adoptan un narval

La adopción está bien documentada en todo el reino animal

Desde la época del Imperio Romano y la historia de cómo fueron criados por un lobo los gemelos Rómulo y Remo, los relatos de adopciones entre especies han cautivado la imaginación humana. La historia que se produjo en el río San Lorenzo de Canadá en julio de 2018 no fue la excepción.

Mientras investigaban belugas, un grupo de científicos obtuvo imágenes de drone de un joven narval, a más de 1.000 kilómetros al sur de su hogar en el Ártico, nadando con una manada de belugas.

Suena como algo salido directamente de Buscando a Nemo de Disney. Pero en los tres meses transcurridos desde que el narval fue visto por primera vez con su familia adoptiva, este drama de la vida real se desarrolla en las aguas del estuario de San Lorenzo. Y la improbable alianza tiene a los investigadores rascándose la cabeza.

¿La causa de este asombro? Una graciosa palabra llamada "adopción".

En el ámbito humano, la adopción es vista como un acto benévolo, pero en la naturaleza plantea un verdadero dilema evolutivo. Esto se debe a que en el mundo natural el objetivo de cada organismo es reproducir y transferir sus genes a las futuras generaciones. La adopción es desconcertante porque requiere que un individuo invierta recursos en la descendencia de otro, sin ninguna garantía de transmitir su propio material genético. A pesar de esto, la adopción está bien documentada en todo el reino animal.

La pregunta es, ¿por qué?

Comprender cuándo y dónde vemos casos de adopción a menudo se reduce a comprender cómo la adopción puede proporcionar un beneficio a los padres de crianza temporal o a los miembros del grupo adoptivo. En otras palabras, ¿cómo puede la inversión en la descendencia de otra persona aumentar el potencial de los padres adoptivos para contribuir con los genes a las generaciones futuras?

Un asunto de familia

Una posibilidad es a través de la adopción de parientes.

Dado que los individuos relacionados comparten genes, al criar a la familia los animales pueden ayudar a asegurar la supervivencia de su propio ADN. Esta es la explicación más ampliamente documentada para el cuidado de crianza en la naturaleza. Se sabe que muchas especies sociales, incluidos leones, primates y elefantes, cuidan o crían a los hijos de una madre, hermana, tía u otro pariente.

ardilla roja transporta una críaPero los científicos del Proyecto Kluane Red Squirrel han descubierto que las especies sociales no son los únicos animales que adoptan parientes. En el helado norte de Yukon, en Canadá, las madres de ardillas rojas adoptan preferentemente parientes huérfanos. Esto es intrigante porque las ardillas rojas son roedores territoriales que viven en aislamiento. Aun así, las ardillas rojas pudieron identificar a sus familiares y eligieron activamente criar cachorros con los que estaban relacionadas. De miles de camadas, los investigadores solo identificaron cinco casos de adopción, todos los cuales eran parientes huérfanos.

Si me rascas la espalda yo te rasco la tuya

Pero la adopción de individuos con genes compartidos no es la única forma en que pueden beneficiarse los posibles padres de crianza temporal. La reciprocidad, o un "intercambio de favores", también puede motivar la paternidad compartida. Bajo ciertas circunstancias, las hembras no relacionadas intercambiarán tareas de "cuidado de niños". Esto tiene la ventaja de permitir a la madre forrajear de manera más eficiente sin que los jóvenes la sigan.

Alternativamente, las madres pueden amamantar a las crías, proporcionando alivio temporal de los deberes maternos. Sin embargo, los científicos aún no están seguros de la importancia que puede tener la reciprocidad para facilitar la donación de leche no maternal u otras formas de cuidado de crianza temporal proporcionadas por individuos que no son familiares.

La práctica hace la perfección

Aún más desconcertantes son las circunstancias en las que se producen adopciones entre miembros de diferentes especies. Tales casos no pueden explicarse por los genes compartidos o la reciprocidad entre los miembros del grupo, y aunque las adopciones entre especies son raras en la naturaleza, no son desconocidas. Por ejemplo, en 2004, investigadores en Brasil observaron que dos monos capuchinos hembra cuidaban a un mono tití.

Dado que las adopciones entre especies son tan poco comunes, es difícil comprender por qué ocurren. Una posibilidad es que la adopción proporcione una oportunidad para que las hembras jóvenes practiquen sus habilidades de maternidad. Los científicos creen que la competencia en la crianza de los hijos se basa tanto en el comportamiento aprendido como en el innato.

En los elefantes marinos, las madres experimentadas tienen más éxito en la crianza de sus hijos. Los investigadores piensan que estos beneficios de la experiencia materna pueden ser una de las razones por las que la adopción ocurre con tanta frecuencia en esta especie. Al practicar con jóvenes adoptados, las hembras pueden asegurarse de que son madres competentes cuando llega el momento de criar a sus propias crías.

Errores ocurren

Por supuesto, es probable que no todas las instancias de adopción sean beneficiosas para el padre adoptivo. Una causa simple de cuidado de crianza equivocado es el error reproductivo.

Las hembras reproductoras que han perdido recientemente a sus crías a menudo están todavía preparadas fisiológicamente y en el comportamiento para brindar atención materna. En tales casos, el instinto maternal de una hembra puede ser tan fuerte que la lleve a redirigir erróneamente su cuidado hacia jóvenes no relacionados.

Alternativamente, los padres pueden simplemente ser engañados para criar crías de otra especie. Los tordos cabecicafé ponen sus huevos en el nido de un anfitrión desprevenido que, incapaz de distinguir a la cría del tordo, criará a los jóvenes como propios.

¿Todos para uno y uno para todos?

Pero en las frías aguas del río San Lorenzo, se está desarrollando un tipo diferente de historia de adopción. La acogida de un joven narval en una manada de belugas machos juveniles no puede explicarse por la selección de parentesco, la reciprocidad o el instinto maternal ... ¿entonces por qué?

Es una buena pregunta y, francamente, los científicos aún no están seguros. Una posibilidad es que la adopción de un individuo solitario podría proporcionar un beneficio para todo el grupo. Por ejemplo, tener una manada más grande podría ofrecer protección contra los depredadores.

Este beneficio de "seguridad por números" se ha sugerido como una explicación para la adopción en otras especies. Alternativamente, tanto los narvales como las belugas son animales altamente sociales y los beneficios de la compañía social podrían llevar solos a esta alianza poco probable.

Esto es particularmente cierto dado que narvales y belugas no compiten directamente por los alimentos. Los narvales se alimentan de peces de aguas profundas, mientras que las belugas prefieren el salmón y el capelán que habitan en la superficie. Por lo tanto, es probable que los costos de adopción sean bajos.

Al final, la adopción del narval podría ser uno de los muchos misterios naturales que los científicos tienen aún que resolver. Sin embargo, las imágenes de este cetáceo de retorcido cuerno con sus belugas compañeras ofrecen a las personas de todo el mundo un raro vistazo a un comportamiento animal casi nunca visto en la naturaleza.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en The Conversation: A narwhal frolics with the belugas: Why interspecies adoptions happen

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar