Los piojos de las ballenas cuentan sus aventuras

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

piojos en la piel de una ballena jorobada

Las jorobadas no pueden decirte con quién se juntan, pero sus piojos si

Tener piojos es uno de los momentos más bajos de la vida. Causa muchos lamentos, desinfectar la ropa, la compra de pequeños y divertidos peines y una sensación aplastante de asco. Pero los piojos son comunes en el reino animal. Afectan a todo, desde un pequeño ratón hasta una de las criaturas más majestuosas de la Tierra, la ballena jorobada o yubarta (Megaptera novaeangliae). Y, de acuerdo con un nuevo documento, esos piojos pueden ofrecer un vistazo a las redes sociales de la ballena que se extienden por todo el mundo.

En aguas antárticas durante el verano hay siete poblaciones reproductoras de ballenas jorobadas. En invierno, migran hacia el norte a diferentes partes de los océanos Pacífico, Atlántico e Índico. Cómo, e incluso si estas poblaciones interactúan, especialmente durante sus migraciones anuales, ha sido un misterio científico.

Pero la autora principal del estudio, Tammy Iwasa-Arai, investigadora postdoctoral en la Universidad Federal de Río de Janeiro, Brasil, ha desenterrado algunas pistas. Se centró en los piojos, parásitos comunes en las ballenas, y apostó a que ofrecerían más información sobre los contactos sociales de las ballenas que las etiquetas satelitales u otros métodos de seguimiento.

"Con un satélite, estás estudiando una sola ballena", dice Iwasa-Arai. Los piojos, sin embargo, permiten a los investigadores estudiar las interacciones entre las poblaciones de ballenas. Y eso significa mejores datos para la política y la conservación.

piojo de ballena (Cyamus boopis)Los científicos han analizado antes la vida social de muchas ballenas y delfines a través de métodos inusuales, pero este es el primer estudio de piojos de jorobadas. El piojo en cuestión es Cyamus boopis. Los pálidos crustáceos, de un tamaño de 2 mm, comen piel y se agrupan principalmente cerca de los orificios de las ballenas, cicatrices, genitales y también alrededor de los grandes percebes que crecen en su piel.

El piojo es una excelente herramienta de seguimiento de la migración de ballenas por varias razones. Primera, dado que es específico del anfitrión y solo parasita las jorobadas, los investigadores saben que una jorobada infectada solo pudo haber contraído los piojos de otra jorobada. Y, segunda, a diferencia de otros parásitos con un estadio larvario de natación libre, el C. boopis pasa todo su ciclo de vida unido a una ballena.

Esto significa que para que los piojos se propaguen, una ballena tiene que entrar en contacto con otra ballena, como cuando pelean o se aparean, explica Iwasa-Arai.

Para obtener sus datos, Iwasa-Arai recolectó piojos encontrados en ballenas jorobadas varadas en Australia, Brasil, Argentina y Namibia, cubriendo cuatro de las siete poblaciones principales. Ella secuenció el mismo pequeño fragmento de ADN en cada piojo y luego los comparó. Por estudios previos de piojos de ballena y sus anfitriones, ella sabía que cuanto más estaban en contacto las poblaciones de ballenas y, por lo tanto, sus omnipresentes piojos, más similitudes en las secuencias de ADN de los piojos.

Las siete poblaciones tienen fuertes vínculos con sus propias rutas de migración y áreas de reproducción y alimentación. Si las ballenas parecen haber compartido piojos, significa que probablemente hayan interactuado.

piojos de ballena jorobada (Cyamus boopis)

Dado que se trata de un estudio preliminar, el tamaño de la muestra era pequeño, pero la genética de los piojos todavía mostraba patrones inesperados. Por ejemplo, las jorobadas de la parte oeste del Atlántico sur no compartían piojos similares con sus vecinas cercanas en el este del Atlántico Sur. En cambio, sus piojos sugirieron que tenían más contacto con jorobadas del más lejano oeste del Pacífico Sur.

Por qué las ballenas confraternizan con otra población de un sitio más lejano que con sus vecinas cercanas es una pregunta sin respuesta pero intrigante.

"Realmente creo que es un artículo muy interesante", dice Natalia Fraija Fernández, investigadora postdoctoral de la Universidad de Valencia en España. Fernández estudia los parásitos de las ballenas y ha investigado los piojos en las ballenas franca piloto, gris y del sur, y ha examinado la dinámica de la población de delfines en el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo mediante el estudio de sus parásitos. Ella valora estudios como este porque ilustran lo útiles que pueden ser los parásitos para los estudios de población.

“Cuantos más datos se conozcan sobre una especie y todo lo relacionado con esa especie”, dice Fernández, "Se tendrá más base para proporcionar datos precisos a los tomadores de decisiones". Los datos sólidos sobre las interacciones de las ballenas eventualmente informarán la política sobre qué áreas de alimentación, reproducción o reunión necesitan protección.

Ese naciente cuerpo de conocimiento recibió un golpe en 2018 cuando un incendio destruyó muchas de las muestras de piojos de Iwasa-Arai en el Museo Nacional de Brasil. Pero continúa su búsqueda de nuevos especímenes mientras persigue su doctorado. "Estamos tratando de reconstruir la colección", dice ella. 

Entonces, mientras que la mayoría de la gente está tratando desesperadamente de deshacerse de los piojos, otros están recorriendo el mundo en busca de ellos. La ciencia puede provocar estos absurdos: los piojos pueden ser una fuente de molestia, pero también pueden ser una excelente fuente de datos. Sin embargo, eso probablemente sea un frío consuelo para los padres que intentan localizar quién compartió en la guardería el gorro de su niño.

Artículo científico: The host-specific whale louse (Cyamus boopis) as a potential tool for interpreting humpback whale (Megaptera novaeangliae) migratory routes

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar