updated 11:31 PM CET, Dec 10, 2016

Un nuevo gusano marino se alimenta sólo de ballenas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

esqueleto de ballena en el fondo marino

Hay 9 nuevas especies que se alimentan solo de ballenas muertas

Una porción de un cadáver de ballena proporciona alimento para 20 años a varias generaciones de gusanos

poliquetos marinos
En un artículo publicado por la Facultad de Ciencias de la Universidad de Gothenburg, Suecia, el pasado día 9 de septiembre (del que se hace eco en sus noticias la National Geographic Society este pasado miércoles día 23) se ha descubierto una nueva especie de gusano marino que solo come ballenas muertas.

Cuando una ballena muere, se hunde hasta el fondo marino y se convierte en comida para todo un ecosistema.

Según ha descubierto un nuevo estudio de Investigadores de la Universidad de Gotemburgo, hay 9 nuevas especies que se alimentan solo de ballenas muertas. Y la falta de variedad en el menú hace que una porción de un cadáver de ballena puede proporcionar alimento para 20 años, alimentando a varias generaciones de gusanos.


Las ballenas muertas constituyen una fuente de alimento impredecible, pues es imposible saber cuándo y dónde una ballena se va a morir, y cuando lo hace, la fuente de alimento no dura para siempre. Sin embargo, algunas especies marinas se han especializado en alimentarse de cadáveres de ballenas.

Ophryotrocha craigsmithi

Esto es lo que han demostrado los investigadores de la Universidad de Gotemburgo, que han estudiado el ecosistema alrededor de las ballenas muertas usando cámaras submarinas. Una ballena muerta es una enorme fuente de nutrientes. De hecho, un cadáver ofrece la misma cantidad de nutrientes que normalmente los sumideros desde la superficie hasta el fondo marino en 2000 años, y esto es de gran beneficio para innumerables especies: Primero, la carne se come por los tiburones y mixinas, entonces enormes cantidades de diversos organismos vienen a la fiesta en el esqueleto.

análisis del cadaver de una ballenaLos gusanos marinos, que como vemos tienen todo un banquete con los cadáveres de ballenas en el fondo marino, fueron recolectados por un submarino por control remoto en las costas de Suecia y California. Cuatro de las nuevas especies fueron encontradas en los cadáveres de ballenas situada a una profundidad de 125 metros en Kosterhavet el nuevo parque nacional en la costa de Strömstad, Suecia. Las otras cinco especies se alimentan de huesos de ballena en las aguas profundas frente a las costas de California, EE.UU.. El árbol genealógico de los gusanos marinos se exploró usando datos moleculares. Los análisis de ADN muestran que hay varias de las llamadas especies crípticas, es decir, especies que a pesar de parecer idénticas difieren mucho genéticamente

Un grupo de animales que se encuentran comúnmente en los esqueletos de ballena son los poliquetos, que están relacionados con la lombriz de tierra. Algunas especies de poliqueto están tan especializados en comer ballenas muertas que tendrían problemas para sobrevivir en otros lugares. Un ejemplo es el Osedax, que utiliza un sistema de raíces que penetran los huesos de las ballenas en la búsqueda de alimentos. Otras especies se especializan en la alimentación de las gruesas capas de bacterias que se forman rápidamente alrededor de los huesos.

Nereis, polychaete clamworm

Los análisis de ADN han identificado a los gusanos como una especie antes desconocida, demostrando que la diversidad de especies en los océanos puede ser más alta de lo que se pensaba. Esta tesis del Departamento de Zoología de la Universidad de Gotemburgo describe no menos de nueve especies previamente desconocidas de estos poliquetos.

gusano marino de fuegoUna vez que los carnívoros como los mixinos y los tiburones han dejado limpio el esqueleto de la ballena, los gusanos de 2 centímetros de largo van a trabajar, dice la zoologa Helena Wiklund, un miembro del equipo de la universidad de Gothenburg que está tras el estudio.

Varias generaciones de gusanos "podrían haber estado allí hasta 20 años, dependiendo de como fuera de grande la ballena," añadió Wiklund.

Pero cuando ya no queda nada de la ballena, los gusanos bacteriófagos debían encontrar otro cadáver de ballena, y podía estar a varias millas de distancia.

Como pueden estas pequeñas criaturas ir de un cadáver a otro sigue siendo un misterio. Algunas especies de poliquetos, se piensa, tienen larvas microscópicas que nadan a través de las corrientes oceánicas, dice Wiklund.

Los cadáveres de ballenas "pueden emitir aceite durante mucho tiempo, por lo que quizás las larvas huelen ese olor en el agua y entonces se centran en una nueva ballena," añadió.

El nuevo descubrimiento sugiere que las ballenas muertas pueden tener muchos otros gusanos desconocidos, dijo Wiklund. Y algunos de esas especies no descubiertas podrían sobrevivir a la búsqueda de su próxima comida comiendo las bacterias de otros lugares, como alrededor de las fuentes hidrotermales por ejemplo.

Los análisis muestran también que la adaptación a una vida en cadáveres de ballenas se ha producido en las especies por diferentes caminos evolutivos y en varios puntos en el tiempo. El estudio muestra asimismo que algunas especies que se supone que habitan en muchas áreas diferentes a nivel mundial, la llamada especie cosmopolita, de hecho, pueden ser especies crípticas. Este hallazgo puede ser muy importante para nuestra comprensión de cómo están repartidos los animales por todo el mundo y cuántas diferentes especies habitan en nuestro planeta.

Enlace: University of Gothenburg, The Faculty of Science

Crédito imágenes: Craig R Smith y Helena Wiklund, University of Gothenburg