En algunas ballenas, el sonar puede provocar un comportamiento suicida

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

ballena varada a causa del sonar militar

Científicos exigen la prohibición del sonar militar para poner fin a los varamientos de ballenas

Los científicos han sabido durante mucho tiempo que algunas ballenas picudas varan y mueren agónicamente después de la exposición al sonar naval, y ahora saben por qué: los gigantescos mamíferos marinos sufren la enfermedad de descompresión, al igual que los buceadores.

A primera vista, la explicación presentada el miércoles por 21 expertos en Proceedings of the Royal Society B, parece inverosímil.

Millones de años de evolución han convertido a las ballenas en máquinas de bucear perfectamente calibradas que se hunden kilómetros bajo la superficie durante horas seguidas, buscando comida en las oscuras profundidades.

La frecuencia cardíaca disminuye, se restringe el flujo de sangre, el oxígeno se conserva.

Entonces, ¿cómo podría el buceador de aguas profundas más hábil del océano terminar con burbujas de nitrógeno envenenando sus venas, como un novato en el buceo que sube demasiado rápido a la superficie?

Respuesta corta: las ballenas picudas, especialmente una especie conocida como zifio de Cuvier (Ziphius cavirostris), se asustan mucho.

"En presencia de un sonar se estresan y nadan vigorosamente lejos de la fuente de sonido, cambiando su patrón de buceo", dijo a la AFP la autora principal Yara Bernaldo de Quirós, una investigadora del Instituto de Salud Animal de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, España.

"En otras palabras, la respuesta al estrés anula la respuesta del buceo, lo que hace que los animales acumulen nitrógeno", agregó. "Es como un disparo de adrenalina".

Un tipo de sonar en particular hace que estas ballenas pierdan el equilibrio.

Varamientos masivos 'atípicos'

ballenas varadasDesarrollado en la década de 1950 para detectar submarinos, el sonar activo de frecuencia media (MFAS, por sus singlas en inglés) se utiliza hoy en patrullas y ejercicios navales, especialmente por los Estados Unidos y sus aliados de la OTAN.

A partir de 1960, los barcos comenzaron a emitir señales submarinas en un rango de aproximadamente 5 kilohertz (kHz).

Fue entonces cuando comenzaron los varamientos masivos de ballenas de picudas, especialmente en el Mediterráneo.

Entre 1960 y 2004, tuvieron lugar 121 de estos llamados varamientos masivos "atípicos", con al menos 40 estrechamente vinculados en tiempo y lugar con actividades navales.

Estos no fueron varamientos individuales de animales viejos o enfermos, ni tampoco varamientos en masa como el de noviembre pasado en Nueva Zelanda, cuando más de 200 ballenas piloto encallaron juntas.

Más bien, un puñado o más de ballenas picudas vararían en tierra en un día o dos, y en no más de unas pocas docenas de kilómetros de distancia.

El episodio más mortal, en 2002, produjo 14 varamientos en un período de 36 horas durante un ejercicio naval de la OTAN en las Islas Canarias.

"Los animales comenzaron a aparecer en la playa a las pocas horas del despliegue del sonar", dijo Bernaldo de Quirós.

En el exterior, las ballenas no mostraron signos de enfermedad o daño: tenían un peso corporal normal y no tenían lesiones ni infecciones en la piel.

Internamente, era otra historia. Burbujas de gas nitrógeno llenaban las venas, y sus cerebros fueron asolados por hemorragias.

Las autopsias también revelaron daños en otros órganos, así como en la médula espinal y el sistema nervioso central.

ballena varada

Moratoria en las Islas canarias

Al igual que con las curvas, las reacciones (en humanos y probablemente en ballenas) a las burbujas de nitrógeno en la sangre varían en tipo e intensidad.

Un estudio realizado en Nature en 2003 sobre el posible vínculo entre las muertes de sonar y ballenas llevó a España a prohibir en 2004 tales ejercicios navales en las Islas Canarias.

"Hasta entonces, las Islas Canarias eran un punto caliente para este tipo de varamientos "atípicos"", dijo Bernaldo de Quirós. "Desde la moratoria, no se han producido".

Los autores piden que se extendieran prohibiciones similares a otras regiones donde se sabe que se congregan las ballenas en riesgo.

El zifio de Cuvier crece hasta siete metros (23 pies) y se alimenta principalmente de calamares y peces de aguas profundas. Su boca hacia arriba da la impresión de una sonrisa permanente.

El cetáceo está clasificado como "vulnerable" en la Lista Roja de la UICN de especies en peligro de extinción, y se cree que tiene una población global de 5.000 a 7.000.

Otras amenazas incluyen colisiones con barcos, contaminación oceánica y hábitats cambiantes causados por el cambio climático.

Artículo científico: Advances in research on the impacts of anti-submarine sonar on beaked whales

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar