updated 10:44 PM CEST, Sep 29, 2016

¿ÃƒÅ¡ltima campaña de caza de ballenas en el Antártico?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

rorcual aliblanco cazado por ballenero Japonés

La flota ballenerá japonesa inicía la cacería de ballenas rumbo al Antártico

Sea shepherd responderá a la matanza de ballenas con la operación Matilda

activistas de Greenpeace acosan ballenero japonés
La flota ballenera japonesa zarpó de nuevo este jueves 18 de noviembre del Puerto de Innoshima con rumbo hacia las aguas del Santuario Ballenero Austral, donde matará cerca de mil ballenas con supuestos fines científicos.

El barco factoría Nisshin Maru y las embarcaciones Shonan Maru y Yushin Maru 2 y 3, navegarán durante los próximos cinco meses en las aguas del Océano Austral con el fin de continuar con el polémico programa de “caza científica” de ballenas que Japón realiza desde la implementación de la moratoria sobre la caza comercial de ballenas en 1986. Desde entonces, este país oriental ha capturado más de ocho mil ballenas con supuestos fines científicos las cuales son comercializadas posteriormente en el mercado nipón.

La partida de la flota se produce a pocos días que 40 organizaciones civiles de 15 países de América Latina solicitaran a sus gobiernos presentar una protesta diplomática en contra de la denominada “caza científica” de ballenas. Sin embargo, hasta la fecha la solicitud no ha sido respondida formalmente, aumentando la preocupación de la ciudadanía en uno de los temas más polémicos que afectan a las poblaciones de ballenas del hemisferio sur y la gobernabilidad de la Comisión Ballenera Internacional.

brutal matanza de ballenas En la solicitud, las organizaciones denuncian que los niveles de captura de Japón son similares a las cuotas de caza comercial de ballenas usadas antes de la adopción de la moratoria y que este tipo de operaciones son un mecanismo de presión inaceptable en medio del proceso de negociación para definir el futuro de la Comisión Ballenera Internacional (CBI).

Desde junio de 2008, este organismo internacional creado hace más de sesenta años ha orientado sus esfuerzos a modernizar su estructura con el fin de adaptarla a las necesidades e intereses de los tiempos actuales. Sin embargo, uno de los temas más conflictivos de este proceso continúa siendo el abuso sistemático de Japón a los estatutos de la Comisión mediante la caza indiscriminada de ballenas con supuestos fines de investigación científica.

Para Elsa Cabrera, directora ejecutiva del Centro de Conservación Cetacea, “nos llama profundamente la atención el silencio de Chile y la región frente a la solicitud realizada la semana pasada por decenas de ONGs, en particular considerando que uno de los compromisos del Grupo Buenos Aires es el rechazo a la caza científica de ballenas.”

greenpeace, balleneros japoneses   ayuda, basta de la caza de ballenas   salvemos a las ballenas

El Grupo Buenos Aires reune a los países de América Latina que son miembro de la Comisión Ballenera Internacional y desde su creación en 2005 ha adoptado una serie de declaraciones donde se destaca el compromiso permanente de la región con el uso no letal de las ballenas, la vigencia a la moratoria sobre la caza comercial y el rechazo a las operaciones de “caza científica” de ballenas, entre otros.

buque ballenero japonés acosado por Grenpeace
Al respecto, José Truda Palazzo Jr., representante de Centro de Conservación Cetacea en Brasil afirmó que “resulta inconcebible que nuestros países sigan participando en un proceso diplomático que se ve violentado una vez más por la mala fe de Japón, un país que nunca ha hecho ningún gesto de buena voluntad sino todo lo contrario, solamente ofrenda agravios como es el retorno su flota al hemisferio Sur con el fin de robar las ballenas de la región. Esa apropiación indebida de nuestra biodiversidad compartida habría que llevarla a los tribunales internacionales.”

Por su parte, Cosme Caracciolo, secretario general de la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (CONAPACH) y candidato a diputado en las próximas elecciones parlamentarias, afirmó que “Chile es un ejemplo a nivel mundial en cuanto al cuidado de estas especies por lo tanto en el actual escenario de irrespeto por parte de de un sector de la industria japonesa es necesario que nuestro gobierno lidere la protesta. No solamente con palabras se reafirman posiciones sino, como es en este caso, Chile debe implementar acciones concretas para impedir que otras naciones pasen por sobre los acuerdos que como nación hemos adoptado.”

Finalmente, Juan Carlos Cárdenas, director ejecutivo del Centro Ecoceanos declaró que “esperamos que el zarpe de la flota ballenera japonesa sea un incentivo para que nuestro país, como nación comprometida de manera permanente con el uso no letal de las ballenas, lidere acciones a nivel regional con el fin de enviar una clara y fuerte señal a Japón, ya que el éxito o fracaso del proceso de negociación para definir el futuro de la CBI depende en gran medida de la forma cómo se resuelva este  tema tan desagradable.”
último viaje balleneros

Greenpeace pide que ésta sea la última salida de esta flota

La organización ecologista ha desplegado una pancarta frente al buque ballenero Nisshin Maru en la que se puede leer “Yes We Can”, con la que pide al nuevo primer ministro japonés, Yukio Hatoyama, y al presidente Barack Obama que trabajen de forma conjunta para poner fin a la caza de ballenas.

Ambos líderes proclamaron en sus respectivas campañas electorales que la caza de ballenas no tiene futuro. La administración Obama se opone públicamente a la caza “científica” de ballenas, mientras que Hatoyama se comprometió a eliminar la corrupción administrativa y el despilfarro del dinero de los contribuyentes, del cual la industria ballenera es uno de los principales ejemplos.

Este año, la caza de la flota ballenera en aguas antárticas estará subvencionada por 795 millones de yenes (6 millones de euros, aproximadamente) de los contribuyentes. Sin embargo, esta industria opera actualmente con pérdidas debido a la falta de demanda de carne de ballena (el precio de venta al por mayor de la carne de ballena se ha reducido por segunda vez en 2009 con la intención de estimular la poca demanda) y se prevé que los costes aumenten.

“El dinero público del pueblo japonés está siendo malgastado en mantener con vida una industria ballenera que no reporta ningún beneficio ,“ ha declarado Jun Hoshikawa, director de Greenpeace Japón. “El Gobierno debería dejar de subvencionar esta industria.”

La retirada de las subvenciones a la industria también serviría como apoyo a los activistas de Greenpeace, Junichi Sato y Toro Suzuki, que fueron arrestados en 2008 y procesados por interceptar una caja con carne de ballena que destapaba una trama de malversación dentro del programa de caza de ballenas . A pesar de que el escándalo destapado ocupó los titulares de medios internacionales, la investigación oficial fue sospechosamente suspendida y Sato y Suzuki fueron arrestados y se encuentran a la espera de juicio.

"Con más de 9.000 rorcuales cazados en 22 años y ningún dato científico relevante aportado, la denominada “investigación” japonesa en el Antártico es una vergüenza internacional,” añadió Hoshikawa.

Enlaces:

Centro de Consevación Cetácea
End of Japanese whaling may be in sight
¿Cómo es posible que se cacen ballenas en el Antártico si está prohibido?

Imágenes: Jeremy Sutton Hibbert / Greenpeace

En los últimos años, la asociación de defensa del medio ambiente Sea Shepherd envió un navío a la zona y los tripulantes de ambas partes se enfrentaron a veces en alta mar, dejando algunos heridos leves, en lo que esta misma organización denomina la "Guerra de las ballenas ".

Debido a esta campaña ecologista, la flota japonesa volvió el año pasado con sólo 680 ballenas, en lugar de las 950 que esperaba.

Operation Waltzing Matilda

Operación Matilda, Sea Shepherd