Conoce al narval, el 'unicornio marino'

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Conoce al narval, el 'unicornio marino' - 5.0 out of 5 based on 2 votes

narvales (Monodon monoceros)

Su 'cuerno' es el único diente en espiral de la naturaleza

Los narvales a menudo se llaman los unicornios marinos. El largo colmillo del narval macho distingue a estas ballenas, pero no es lo único que situa al Monodon monoceros entre los mamíferos marinos más intrigantes y misteriosos.

Un cetáceo de inmersión profunda en la familia de los odontocetos (que significa "ballenas dentadas"), el narval vive en aguas frías del Ártico y subártico. Está altamente adaptado para vivir en áreas casi completamente cubiertas de hielo marino. Los narvales se encuentran entre las únicas ballenas que viven en áreas con una capa de hielo marino tan densa durante hasta seis meses cada invierno.

Como científico que estudia ecología animal en el Ártico, Kristin Laidre sabe de primera mano que ver un narval en la naturaleza es una experiencia especial. Por lo general, viajan en manadas y pueden ser muy astutos. Cuando pasan, es posible que solo se vea sobre el agua una pequeña parte de su piel moteada en blanco y negro cuando salen a la superficie para respirar. No es de extrañar que vislumbres de estas ballenas y sus colmillos únicos hayan alimentado mitos durante siglos.

El colmillo que da la fama al narval

A diferencia de todas las demás ballenas dentadas, el narval en realidad no tiene dientes en la boca. En cambio, el macho desarrolla un largo y recto diente, llamado colmillo, que sobresale de 1,8 a 3 metros de su mandíbula superior izquierda. Un largo colmillo en un macho adulto puede ser más de la mitad de la longitud total del cuerpo de unos 5 metros. El diente crece en una espiral en sentido antihorario, el único diente en espiral de la naturaleza.

cuerno de narvalEl colmillo es esencialmente exclusivo de los narvales machos. Muy raramente, una hembra crecerá un colmillo, o incluso más raramente un narval macho crecerá dos. Los colmillos exportados del Ártico, quizás por los vikingos, llegaron a Europa, el Mediterráneo e incluso el Lejano Oriente ya en la Edad Media y se convirtieron en la fuente del mito del unicornio. Los colmillos se vendieron a los muy ricos sin una buena descripción del animal del que provenían e inspiraron una gran cantidad de fantasía.

Hasta cierto punto, los colmillos aún inspiran fantasías, ya que las personas han propuesto muchas explicaciones sin respaldo para su propósito: romper hielo, luchar como espadas con otras ballenas, insertar o golpear a los peces como alimento, detectar temperaturas o cavar en el fondo del mar.

Una cosa está clara: el colmillo no puede cumplir una función crítica para la supervivencia de los narvales, porque las hembras, que no tienen colmillos, viven tanto como los machos. Y lo hacen sobreviviendo en las mismas difíciles zonas, encontrando la misma comida y además siendo responsables de la reproducción y la cría de terneros.

El colmillo es un rasgo sexual, muy parecido a las astas de un ciervo, la melena de un león o las plumas de un pavo real. Los machos usan el colmillo para determinar el rango social y competir por las hembras. No está del todo claro cómo funciona esto, pero los narvales machos pueden evaluarse visualmente como competidores; pueden interactuar con su colmillo con algún nivel desconocido de agresión bajo el agua; o posiblemente una hembra podría usar el colmillo como una señal visual para elegir a su pareja.

Durante el verano en las bahías y fiordos del norte del Ártico, se pueden ver narvales machos interactuando en la superficie, cruzando cuidadosamente sus colmillos y tocándolos. Tal comportamiento podría ayudar a los machos adultos a compararse y mantener jerarquías de dominio. O quizás ayude a los varones jóvenes cercanos a aprender las habilidades necesarias para desempeñarse en roles sexuales de adultos.

manada de narvales

Viviendo en un Ártico cambiante

Las extensas migraciones de los narvales siguen a la formación y retirada del hielo marino anual. Algunos pueden viajar miles de kilómetros en un solo año.

Los más de 100.000 narvales hoy en día en todo el mundo se dividen en subpoblaciones de entre unos pocos miles y hasta 30.000 animales, según el lugar donde pasan el verano, en bahías y fiordos sin hielo o en frentes glaciares. En otoño, migran a zonas de hibernación que son profundas, en alta mar y cubiertas de hielo, generalmente a lo largo de la pendiente continental. La mayoría de la alimentación se realiza en invierno, y luego las hembras dan a luz en primavera.

Durante los meses de invierno en la densa capa de hielo, los narvales pueden hacer inmersiones que tienen más de un kilómetro de profundidad, a veces nadando boca abajo a medida que descienden en las oscuras aguas. A veces buscan presas cerca del fondo, como el halibut de Groenlandia, y se las tragan enteras.

Los narvales son parte de un ambiente ártico que está cambiando rápidamente. La región se está calentando dos veces más rápido que el resto del mundo: 1.35 grados Fahrenheit (0.75 grados Celsius) solo en la última década. En comparación, la Tierra se ha calentado en su conjunto durante los últimos 137 años en casi la misma cantidad, 0.8°C.

Para entender cómo los narvales pueden o no adaptarse al cambio climático en el Ártico, es vital desarrollar una comprensión básica de su ecología. Además, los narvales son un importante recurso cultural, nutricional y económico para las comunidades nativas de Groenlandia y Canadá. Los científicos continúan estudiando la estructura y la dinámica de las poblaciones de narval en un clima cambiante, con la esperanza de que podamos conservar sus poblaciones y garantizar que sigan siendo recursos biológicos sostenibles.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar