¿Por qué migran las ballenas? Regresan a los trópicos para exfoliar su piel

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
¿Por qué migran las ballenas? Regresan a los trópicos para exfoliar su piel - 5.0 out of 5 based on 1 vote

migración de orcas en la Antártida

La muda anual de la piel puede ser la regla entre todos los cetáceos de latitudes altas

Las ballenas emprenden algunas de las migraciones más largas de la Tierra, a menudo nadando miles de kilómetros durante muchos meses para reproducirse en los trópicos. La pregunta es por qué: ¿es para encontrar comida o para dar a luz?

En un trabajo de investigación en Marine Mammal Science, los científicos proponen que las ballenas que se alimentan en aguas polares migran a latitudes bajas para mantener una piel sana.

"Creo que la gente no han tenido debidamente en cuenta la muda de la piel cuando se trata de ballenas, pero es una importante necesidad fisiológica que podría satisfacerse migrando a aguas más cálidas", dijo Robert Pitman, autor principal del nuevo artículo y ecólogo marino del Instituto de Mamíferos Marinos de la Universidad Estatal de Oregón. Anteriormente trabajó en el Centro de Ciencias de la Pesca del Suroeste de NOAA Fisheries en La Jolla, California.

Hace más de un siglo, los balleneros reconocieron que la mayoría de las ballenas que se alimentan en latitudes altas migran a los trópicos para parir. Los científicos nunca se han puesto de acuerdo por qué. Debido a su tamaño, las grandes ballenas deberían poder dar a luz con éxito en las frías aguas polares. Debido a las reducidas oportunidades de alimentación en los trópicos, la mayoría de las ballenas ayunan durante sus migraciones de meses.

Entonces, ¿por qué molestarse?

El agua caliente acelera la muda de la piel

Todas las aves y mamíferos renuevan regularmente su piel, pelaje o plumas en un proceso conocido como muda. Pitman y sus coautores proponen que las ballenas que se alimentan en las heladas aguas de la Antártida conservan el calor corporal al desviar el flujo sanguíneo de su piel. Eso reduciría la regeneración de las células de la piel y detendría el desprendimiento normal de la piel.

La migración a aguas más cálidas permitiría a las ballenas revivir el metabolismo de su piel y mudar en un ambiente que no debilita el calor de su cuerpo. Los autores sugieren que esto impulsa sus migraciones.

Los dos autores principales del estudio propusieron por primera vez en 2011 que la muda de la piel podría impulsar la migración de ciertas orcas antárticas. Con nuevos datos, ahora proponen lo mismo para todas las orcas antárticas y posiblemente todas las ballenas que migran a los trópicos.

seguimiento de orcas en la Antártida

Imagen derecha: Esta orca del tipo B2 fue marcada en el área de la Península Antártica y rastreada durante 113 días. La migración mostrada tomó un total de 39 días, y la ballena regresó a la misma área de donde partió. La temperatura del agua está codificada por colores, y la ballena viaja a aguas muy cálidas antes de darse la vuelta. Crédito: NOAA Fisheries.

Durante ocho años los científicos desplegaron en orcas 62 etiquetas satelitales. Descubrieron que los cuatro tipos que se alimentan en las frías aguas antárticas migraron hasta 11.000 kilómetros (casi 7.000 millas) de ida y vuelta. La mayoría de las migraciones fueron rápidas, sin parar, y en gran medida directamente hacia el norte y hacia atrás. Una ballena completó dos de esas migraciones en 5,5 meses. Los investigadores también fotografiaron en la Antártida crías de orcas recién nacidas, lo que indica que las ballenas no necesitan migrar a aguas más cálidas para dar a luz.

Sugieren que las ballenas más grandes que migran a los trópicos para mudar pueden haber comenzado a parir en esas mismas aguas más cálidas. "En lugar de que las ballenas migren a los trópicos o subtrópicos para parir, las ballenas podrían viajar a aguas cálidas para el mantenimiento de la piel y tal vez les resulte adaptativo mantener a sus crías mientras están allí", escribieron los científicos. El agua tibia podría acelerar el crecimiento de las crías en un entorno con muchas menos orcas, su principal depredador.

Al igual que los humanos, las ballenas y los delfines normalmente eliminan continuamente las células externas de la piel. Los científicos observaron que las ballenas en las frías aguas antárticas a menudo se decoloran por una gruesa película amarilla de diatomeas microscópicas. Esto indicaba que no estaban experimentando su muda cutánea "autolimpiante" normal.

Los primeros balleneros se referían a las ballenas azules con una gruesa capa de diatomeas en sus blancos vientres como "fondos de azufre". También asumieron que las ballenas sin una capa de diatomeas probablemente eran recién llegadas del trópico. Cuando las ballenas mudan su piel, también arrojan las diatomeas.

La muda se deshace de bacterias dañinas

Estudios recientes han encontrado que altas concentraciones de diatomeas en la piel de las orcas antárticas también pueden acumular bacterias potencialmente dañinas.

"Básicamente, la alimentación es tan buena en las productivas aguas antárticas que la orca de sangre caliente, relativamente pequeña, ha desarrollado un notable comportamiento migratorio. Esto le permite explotar estos recursos y mantener una función saludable de la piel", dijo John Durban, coautor de la investigación, anteriormente en el centro de ciencias y ahora científico principal de SEA Inc.

orcas con diatomeas

Imagen: Dos diferentes orcas hembras del ecotipo B2 con una pesada capa amarillenta de diatomeas en todo el cuerpo; sus crías recién nacidas no tienen diatomeas y los científicos infieren que nacieron recientemente en aguas antárticas.

En otro ejemplo, las ballenas beluga en el Ártico son conocidas por reunirse en verano en los estuarios de los ríos. El agua allí es más cálida, más dulce y menos profunda que su hábitat típico. Al principio, los científicos asumieron que se reunían allí para dar a luz y que las temperaturas más cálidas aumentaban la supervivencia de las crías.

Resultó que las belugas no parían ni se alimentaban en los estuarios, sino que iban allí a mudar. En un estudio anterior, un cazador inuit señaló que "las belugas van a los ríos en busca de calor. Y como las focas mudan la piel, ellas mudan en el agua tibia".

Durante mucho tiempo se pensó que el ciclo de muda anual (versus continuo) de la beluga era único entre los cetáceos. Pero, si las ballenas están migrando a los trópicos para mudar, la muda anual "puede ser la regla entre todos los cetáceos de latitudes altas", escribieron los autores.

En términos de biomasa, las ballenas completan las mayores migraciones anuales de la Tierra. Transportan millones de toneladas de animales a miles de kilómetros, con un impacto significativo en los ecosistemas locales, dicen los científicos. También esperan más pruebas de su hipótesis mediante la evaluación del crecimiento de la piel de las ballenas migratorias y no migratorias, en latitudes altas y bajas, durante todo el año.

Artículo científico: Skin in the game: Epidermal molt as a driver of long‐distance migration in whales

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar