Un nuevo virus podría propagarse rápidamente entre las orcas

orcas residentes del sur

El virus se llama morbillivirus de cetáceos y se sabe que salta de mamífero marino a mamífero marino

Algunos residentes del noroeste de Estados Unidos no hacen un buen distanciamiento físico, lo que los hace vulnerables a un brote de un virus respiratorio altamente contagioso.

Estos residentes son orcas.

El virus se llama morbillivirus de cetáceos.

Ese patógeno respiratorio, estrechamente relacionado con los morbilivirus que causan sarampión y moquillo canino, ha matado a miles de delfines en la costa este, pero aún no se ha visto en el noroeste.

"Estos morbillivirus tienden a ser bichos bastante desagradables", dijo el investigador de orcas y veterinario de vida silvestre de la Universidad de California Davis, Joe Gaydos.

El morbillivirus de cetáceos se ha encontrado en aguas de California y se sabe que salta de mamífero marino a mamífero marino. "Al igual que el SARS-CoV-2 saltando de murciélagos a humanos", dijo Gaydos. El SARS-CoV-2 es el virus detrás de la pandemia mundial de Covid-19.

Las orcas residentes del sur pasan gran parte de su tiempo en aguas de Washington, pero las orcas en peligro de extinción también se extienden hasta el sur de la Bahía de Monterey en California.

"Tiene un potencial muy alto para propagarse en la población y causar mortalidad", dijo sobre el morbilivirus el biólogo Michael Weiss del Centro de Investigación de Ballenas de la Isla de San Juan. "Así que es algo que nos preocupa bastante".

Las orcas son animales muy sociales. A menudo nadan y emergen tan juntas que una orca inhala aire, otra orca acaba de vomitar su espiráculo: una receta para propagar enfermedades respiratorias.

"Hay muchas oportunidades para que este virus pase de una ballena a otra", dijo Weiss.

redes sociales de las orcas

Imagen: Redes sociales de orcas en peligro de extinción. Los óvalos discontinuos muestran los principales grupos sociales de las orcas, mientras que el grosor de la línea indica la probabilidad de que una ballena en la manada J (azul), K (verde) o L (naranja) emerja lo suficientemente cerca como para inhalar el aliento de otra orca.

Al igual que los humanos, las orcas socializan con algunos de sus congéneres mucho más que con otros. Las 73 orcas residentes del sur restantes nadan en tres grandes manadas (J, K y L) y en varios grupos más pequeños compuestos por una hembra y todos sus descendientes.

Con la vida social de las orcas agrupadas en torno a seis pequeños grupos, los biólogos del Centro de Investigación de Ballenas y la Universidad de Exeter y la Universidad de York de Inglaterra querían averiguar si esa estructura social podría "atrapar" una enfermedad altamente infecciosa como el morbilivirus antes de que pudiera enfermar a toda la población.

No hubo tanta suerte, encontraron los investigadores.

Observaron cinco años de fotos de orcas en la superficie para reconstruir las redes sociales de las residentes del sur, luego publicaron modelos para simular cómo se propagaría una enfermedad respiratoria entre ellas.

El resultado más probable: se infectaría el 90 por ciento de la población.

"La estructura social de esta población ofrece una protección limitada contra los brotes de enfermedades", concluyen Weiss y sus coautores en un estudio en la revista Biological Conservation.

Aunque las orcas se socializaron en su mayoría dentro de sus seis grupos sociales, esos grupos tenían suficiente contacto entre ellos para permitir que la enfermedad se extendiera a toda la población.

El patrón se hace eco de las advertencias de los epidemiólogos de que incluso pequeñas cantidades de contacto entre hogares humanos, como la visita social ocasional o un cumpleaños, pueden deshacer los beneficios del distanciamiento social para aplastar la propagación de Covid-19.

Los investigadores en Hawái están desarrollando un programa de vacuna contra el morbilivirus para proteger a las focas monje en peligro de extinción, y las vacunas se usan de forma rutinaria para prevenir el sarampión y los morbilvirus del moquillo canino.

Pero es poco probable que las vacunas beneficien a las orcas.

Es mucho más fácil vacunar a una foca durmiendo en una playa hawaiana que a una orca que emerge parcialmente del mar durante solo unos segundos.

Además, dadas las densas redes sociales de las residentes del sur, más de la mitad de la población tendría que vacunarse para controlar un brote de morbilivirus, encontraron los investigadores.

"Vacunar de manera segura a 50 orcas libres es un objetivo de gestión poco realista", escriben Weiss y sus coautores.

Los investigadores dijeron que la mejor manera de ayudar a las orcas a resistir la amenaza de un brote de morbillivirus es ayudarlas con las amenazas que ya sufren: contaminación, ruido y, sobre todo, hambre.

"La única forma de hacerlo es conservar las reservas de salmón silvestre Chinook: a través de la restauración del hábitat, observando las nuevas regulaciones pesqueras y preservando los peces de los que se alimentan: los peces forrajeros", dijo Weiss.

Por ahora, gran parte de ese trabajo de campo se ha detenido debido a que los biólogos han tenido que trabajar desde casa para evitar la propagación del coronavirus a través de sus redes sociales humanas.

Artículo científico: Modelling cetacean morbillivirus outbreaks in an endangered killer whale population

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar