La vaquita marina en peligro de extinción sigue siendo genéticamente sana incluso en cantidades reducidas

vaquita marina (Phocoena sinus)

Pocos signos de endogamia u otros riesgos asociados a menudo con poblaciones pequeñas

La vaquita marina (Phocoena sinus), en peligro crítico de extinción, ha sobrevivido en cantidades reducidas en su nativo Golfo de California durante cientos de miles de años, según descubrió un nuevo análisis genético. El estudio encontró pocos signos de endogamia u otros riesgos asociados a menudo con poblaciones pequeñas.

Las pesquerías con redes de enmalle han enredado y matado a muchas vaquitas en los últimos años y los científicos creen que hoy sobreviven menos de 20 de las pequeñas marsopas. Sin embargo, el nuevo análisis demuestra que el pequeño número de la especie no la condena a la extinción. Las vaquitas han sobrevivido durante mucho tiempo e incluso han prosperado sin caer en un "vórtice de extinción", mostró el nuevo estudio. Ese es un escenario en el que su limitada diversidad genética hace que sea imposible recuperarse.

"La especie, incluso ahora, es probablemente perfectamente capaz de sobrevivir", dijo Phil Morin, genetista investigador del Centro de Ciencias Pesqueras del Suroeste de la NOAA Fisheries y autor principal del nuevo estudio. "Ahora podemos ver que los factores genéticos no son su ruina. Hay una muy buena posibilidad de que se recupere por completo si podemos sacar las redes del agua".

Poblaciones pequeñas pero estables

vaquita marina enredadaUn número creciente de especies, además de la vaquita marina, han mantenido poblaciones pequeñas pero estables durante largos períodos sin sufrir depresión endogámica. Otras especies incluyen el narval, el gorila de montaña y los zorros nativos en las Islas del Canal de California. Los prolongados períodos de pequeños tamaños de población pueden haberles dado tiempo para purgar mutaciones dañinas que, de otro modo, podrían poner en peligro la salud de sus poblaciones.

"Parece ser más común de lo que pensamos que las especies pueden hacerlo bien en cantidades bajas durante largos períodos", dijo Morin, quien atribuyó los hallazgos de la vaquita a los expertos en genética de todo el mundo que contribuyeron a la investigación.

No es nueva la idea de que las vaquitas pudieran mantenerse a sí mismas en cantidades reducidas. Algunos científicos sospecharon eso hace más de 20 años. Ahora, las avanzadas herramientas genéticas que han surgido con el poder cada vez mayor de la nueva tecnología informática les ayudaron a demostrarlo.

"Han sobrevivido así durante al menos 250.000 años", dijo Barbara Taylor, científica investigadora del Southwest Fisheries Science Center. "Saber eso nos da mucha más confianza en que, en el futuro inmediato, los problemas genéticos son la menor de nuestras preocupaciones".

Secuenciación del genoma de la vaquita marina

El nuevo análisis examinó el tejido vivo de una vaquita capturada como parte de un último esfuerzo internacional de 2017 para salvar a la especie que desaparece rápidamente. La vaquita hembra murió trágicamente, pero sus células vivas revelaron la secuencia genómica más completa y de alta calidad de cualquier delfín, marsopa o ballena hasta la fecha, generada en colaboración con el Proyecto Genomas de Vertebrados. Solo en los últimos años los avances en las tecnologías de secuenciación y las computadoras de alta potencia han hecho posible una reconstrucción tan detallada.

Si bien el genoma de la vaquita no es diverso, los animales están sanos. El esfuerzo de campo más reciente en el otoño de 2019 detectó alrededor de nueve individuos, incluidos tres terneros, dentro de su hábitat principal. Los robustos terneros sugieren que la depresión endogámica no está dañando la salud de estas últimas vaquitas.

marcado de una vaquita marina

"Estos y otros ejemplos indican que, contrariamente al paradigma de un 'vórtice de extinción' que puede condenar especies con baja diversidad, algunas especies han persistido con una baja diversidad genómica y un pequeño tamaño de población", escribieron los científicos en el nuevo estudio.

Los datos genéticos sugieren que el aislado hábitat de la vaquita en el extremo norte del Golfo de California ha sostenido aproximadamente 5.000 vaquitas durante unos 250.000 años. El advenimiento de las redes de enmalle para peces y camarones hace solo unas décadas llevaran a las vaquitas a la extinción, ya que quedan atrapadas en las redes incidentalmente.

Más recientemente, la pesca ilegal con redes de enmalle para el totoaba, un pez del mismo tamaño y que se encuentra en el mismo hábitat que la vaquita, ha agravado las pérdidas. La práctica ha provocado una disminución catastrófica que se estima que cada año se reduce a la mitad la población restante.

"Un pequeño número no significa necesariamente el final de una especie, si tienen la protección que necesitan", dijo Taylor. "En biología de la conservación, siempre estamos buscando riesgos. No deberíamos ser tan pesimistas. La visión de esos tres terneros sanos en el agua con sus madres sobrevivientes debería inspirar la protección que necesitan para recuperarse realmente".

La investigación ha sido publicada esta semana en Molecular Ecology Resources: Reference genome and demographic history of the most endangered marine mammal, the vaquita

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.