Las ballenas jorobadas se están adaptando al calentamiento del agua, pero ¿a qué costo?

salto de una ballena jorobada

Para 2100, la disminución del krill debido al cambio climático podría conducir a la extinción local de ballenas

El comienzo de noviembre marca el final de la temporada de ballenas en el hemisferio sur. A medida que se acerca el verano, las ballenas que se reproducían a lo largo de las costas este y oeste de Australia, África y Sudamérica nadarán ahora más al sur para alimentarse alrededor de la Antártida.

Este ciclo anual de ir y venir de ballenas ha tenido lugar durante al menos 10.000 años. Pero el aumento de la temperatura del océano debido al cambio climático está desafiando este proceso, y Olaf Meynecke y sus colegas ya habían visto señales de que, para adaptarse, las ballenas jorobadas están cambiando sus patrones de alimentación, migración y reproducción.

A medida que disminuyen las reservas de krill y se prevé que la circulación oceánica cambie más drásticamente, el cambio climático sigue siendo una amenaza sin precedentes para las ballenas. Ahora el desafío es pronosticar lo que sucederá a continuación para protegerlas mejor.

La pérdida de krill es la mayor amenaza

Meynecke es parte de un equipo internacional de investigadores que intenta averiguar cómo serán los próximos 100 años para las ballenas jorobadas en el hemisferio sur y cómo se adaptarán a las cambiantes condiciones del océano.

Las ballenas dependen de condiciones ambientales y características oceanográficas recurrentes, como la temperatura, la circulación, el cambio de estaciones y los ciclos biogeoquímicos (de nutrientes). En particular, estas características influyen por la disponibilidad de krill en el Océano Austral, su principal fuente de alimento.

Las ballenas son particularmente sensibles a esto porque necesitan enormes cantidades de alimento para desarrollar suficientes reservas de grasa para migrar, parir y amamantar a una cría, ya que no comen durante este tiempo.

De hecho, los modelos predicen que la disminución del krill debido al cambio climático podría conducir a la extinción local de ballenas para 2100. Esto incluye poblaciones de ballenas azules, de aleta y franca austral del Pacífico, así como ballenas de aleta y jorobadas en los océanos Atlántico e Índico.

Aún así, cuando se trata de sus ciclos de migración y reproducción, estudios recientes han demostrado que las ballenas jorobadas pueden adaptarse a los cambios en la temperatura y la circulación del océano a un nivel notable.

aleta de ballena jorobada

Las ballenas pueden adaptarse al calentamiento del agua, pero ¿a qué costo?

En un estudio a largo plazo del hemisferio norte, los científicos encontraron que la llegada de ballenas jorobadas a algunas zonas de alimentación cambió un día al año durante un período de 27 años en respuesta a pequeñas fluctuaciones en las temperaturas del océano.

Esto llevó a un cambio de un mes en el tiempo de llegada, pero una gran preocupación es si en el futuro podrán continuar sincronizando su llegada con su presa cuando el agua se caliente aún más.

Del mismo modo, en los criaderos cerca de Hawái, el número de avistamientos de ballenas jorobadas madre y cría se redujo en más del 75% entre 2013 y 2018. Esto coincidió con el calentamiento persistente en las zonas de alimentación de Alaska de las que habían emigrado estas ballenas.

Pero las ballenas jorobadas que cambian su distribución y comportamiento pueden causar encuentros humanos inesperados y generar nuevos desafíos que antes no eran un problema.

etiquetado de una ballena jorobada

Una investigación de principios de este año encontró que las ballenas jorobadas cambiaron a los peces como su principal presa cuando la temperatura de la superficie del mar en el sistema actual de California aumentó en una ola de calor. Esto ha llevado a un número récord de enredos con artes de pesca costeras.

Y entre 2013 y 2016, Meynecke y sus colegas documentaron cientos de ballenas jorobadas recién nacidas en bahías poco profundas subtropicales y templadas en la costa este de Australia, 1.000 kilómetros más al sur de sus áreas de reproducción tradicionales frente a la Gran Barrera de Coral.

Sin embargo, dado que estas no son áreas designadas para el parto, los recién nacidos no están bien protegidos de enredarse en redes de tiburones o chocar con motos de agua o cruceros.

Protegiendo a las ballenas

El Programa Ballenas y Clima es el proyecto más grande de su tipo, que combina cientos de miles de avistamientos de ballenas jorobadas y avanzadas técnicas de modelado. Su objetivo es promover la conservación de las ballenas en respuesta al cambio climático y aprender cómo amenaza su recuperación después de décadas de sobreexplotación por parte de la industria ballenera.

Cada temporada de ballenas entre junio y octubre, Meynecke navega hacia el mar abierto. Esto significa que tiene oportunidades únicas para ver ballenas y relacionarse con ellas, especialmente durante la temporada de reproducción. Las siguientes fotos muestran algunos de esos impresionantes encuentros y pueden recordarnos la frágil belleza de nuestro ecosistema marino.

salto de una ballena jorobada

Durante una de las encuestas en barco en Gold Coast, encontraron esta acrobática cría de ballena jorobada, que se muestra en las fotos de arriba. Los observadores contaron 254 saltos en dos horas, lo que la convierte en el poseedor del récord de la mayoría de los saltos en sus 10 años de observación.

Para verificar la salud de las ballenas, recolectaron y estudiaron el aire que exhalan a través de su orificio de ventilación ("mocos de ballena") y midieron su tamaño en diferentes épocas del año. La foto de más arriba muestra a Meynecke etiquetando una ballena con etiquetas de ventosa CAT, para recopilar datos sobre cambios a corto plazo en sus patrones de movimiento.

En las regiones donde las ballenas se adaptan a los cambios del océano y, como tales, se acercan a la costa para alimentarse y cambiar sus zonas de reproducción, existe un mayor riesgo de enredos y otros encuentros humanos. Esto es particularmente preocupante cuando viajan fuera de áreas protegidas.

Mira de cerca y verás una jorobada recién nacida, de solo uno a tres días, descansando sobre la cabeza de su madre.

ballena jorobada con su cría en la cabeza

En los primeros días de vida, las crías de ballenas jorobadas se hunden fácilmente y no pueden permanecer en la superficie del agua por mucho tiempo. Necesitan el apoyo de sus madres para permanecer en la superficie y respirar.

Una vez que han ganado suficiente grasa de la leche materna, se vuelven positivamente flotantes (lo que significa que pueden flotar), lo que les facilita la respiración.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.