Las ballenas grises aprenden una atrevida estrategia de alimentación

ballena gris en Puget Sound

Cavan en busca de camarones fantasma durante la marea alta en Puget Sound

Cada primavera, un pequeño grupo de alrededor de una docena de ballenas grises se detiene a lo largo de una épica migración desde las lagunas de parto en Baja California hasta sus zonas de alimentación en el Ártico. Viajan más de 170 millas fuera de su ruta de migración costera, para detenerse en el norte de Puget Sound, en el estado de Washington de los Estados Unidos. Allí, permanecen desde aproximadamente marzo hasta mayo.

Ahora los científicos creen saber por qué a las "Sounders", como se conoce a este querido grupo de habituales clientes, les gusta visitar y andar por ahí.

Una nueva investigación confirma que estas ballenas han descubierto una brillante estrategia de alimentación.

La combinación de fotografías con drones con datos a largo plazo sobre las Sounders ha permitido a los científicos rastrear la condición corporal de estas ballenas desde que ingresaron por primera vez a Puget Sound, hasta que partieron para reincorporarse a la migración hacia el norte a lo largo de la costa.

El año pasado fue el primer año de observaciones en un estudio a largo plazo sobre las Sounders, y los resultados asombraron a los científicos.

A las tres semanas de su llegada, los clientes habituales que se rastrearon con fotografías de drones aparecieron casi ante sus ojos, mientras las ballenas se alimentaban, día tras día, de camarones fantasma, que las Sounders han aprendido a capturar en aguas cercanas a la costa.

mapa de Puget Sound

Los científicos habían pensado durante mucho tiempo que estas ballenas debían estar en algo importante para que se molestaran en viajar tan lejos de su ruta migratoria y quedarse tanto tiempo. Cuando aparecen, es posible que muchas de ellas no hayan comido durante siete meses. Se les ven las costillas.

Pero no por mucho.

Los científicos estiman que alimentándose de camarones fantasma en cientos de kilos por día, las Sounders se ven robustas en cuestión de semanas, dijo John Durban, científico senior de Southall Environmental Associates. Es miembro del equipo de investigación junto con Holly Fearnbach, directora de investigación de mamíferos marinos en SR3, una organización sin fines de lucro de investigación científica con sede en Seattle, y John Calambokidis del Cascadia Research Collective, quien ha estudiado a las Sounders durante décadas.

"Es extraordinario", dijo Durban. "Han tropezado con una estrategia que les funciona. Me sorprendió lo rápido que cambiaron de forma de una ballena que parece demacrada ... a una ballena que se está volviendo más grande".

Calambokidis, biólogo investigador principal de Cascadia, ha recopilado desde 1990 observaciones de algunas de las ballenas visitantes. Esos datos, combinados con las nuevas fotografías y etiquetas de drones que se están implementando en las ballenas, abren una ventana completamente nueva al mundo de las Sounders.

ballena gris EarhartImagen derecha: Imagen aérea de una ballena gris, conocida como "Earhart", tomada con 19 días de diferencia en mayo de 2020 en el norte de Puget Sound.

La suya es una estrategia de alto riesgo, están aprendiendo.

Las ballenas grises son bastante atrevidas, viajando hasta una milla hacia la zona intermareal en el delta del río Snohomish frente a la costa de Everett. Tienen que saber realmente dónde están y cómo salir de allí cuando baja la marea.

"Cualquier navegante que sepa que estar en un área intermareal puede ser algo muy precario", dijo Durban.

Las etiquetas que rastrean el movimiento de las ballenas muestran que las Sounders sincronizan con precisión su alimentación con la marea alta. Esperarán su momento durante horas en aguas más profundas, esperando que la marea cambie para darles suficiente agua durante la marea alta para moverse hacia los camarones fantasmas excavados en las marismas.

"A veces descansan en el fondo, simplemente esperan, luego se alimentan a estas velocidades furiosas durante dos horas con la marea alta", dijo Calambokidis. Las ballenas desafían aguas notablemente poco profundas para animales tan grandes, de un mínimo de 36 pies de largo y algunos de hasta 42 pies (de 11 a 13 metros).

Ellas se alimentarán en solo 7 a 9 pies de agua (2 a 2,7 metros).

"Cuando se alimentan de lado, verás parte de su paleta pectoral hacia afuera", dijo Calambokidis. "Verás que se ponen un poco ansiosas, saben que están en una zona peligrosa".

Por lo general, las ballenas giran sobre su lado derecho y ponen la cabeza en el sedimento para presionar el barro contra su placa de barbas y filtrar el camarón fantasma (ghost shrimp en inglés), un carnoso crustáceo nativo.

Es una estrategia que hay que aprender. Si bien las nuevas ballenas grises que se vieron la temporada pasada entre los clientes habituales estuvieron con las Sounders, nunca se aventuraron en los criaderos de camarones. Las ingenuas ballenas llegaron flacas. Se quedaron así.

La cantidad de esfuerzo que despliegan las Sounders es notable. Cuando baja la marea, típicamente se revelan miles de pozos de alimentación de aproximadamente 6 pies de largo y 2 pies de ancho (1,8 y 0,60 metros).

marea baja en Puget Sound

En particular, las Sounders no han sucumbido en 30 años de mantenimiento de registros a ninguna de las recesiones en la población general de ballenas grises en el noreste del Pacífico, incluida la más reciente, que se llevó a una cuarta parte de la población. Quizás su parada en Puget Sound está protegiendo a las Sounders de los altibajos de las condiciones del océano, que los científicos creen que podría ser una de las causas de la muerte, especialmente porque muchas de las ballenas varadas encontradas durante los llamados Inusuales Eventos de Mortalidad están delgadas.

La imagen de las Sounders que están surgiendo han cambiado la comprensión de las ballenas grises incluso entre personas como Calambokidis, que ha estudiado las Sounders durante décadas.

Una vez considerada como una especie relativamente primitiva como son las ballenas, con una limitada vida social y una ruta migratoria reglamentada, resulta que la ruta no está tan reglamentada, y las Sounders han descubierto una variedad de formas de encontrar comida.

Y hay mucho más en sus vínculos y dinámicas sociales de lo que se entendía anteriormente; algunas Sounders han estado juntos en sus vacaciones de primavera en Puget Sound desde principios de la década de 1990.

"Tienen mucho más en juego socialmente de lo que les damos crédito", dijo Calambokidis.

etiquetado de una ballena gris

La capacidad de las Sounders para prosperar aquí también es una buena señal para Puget Sound, que tiene la abundancia para sostener incluso a estos grandes y hambrientos animales durante meses.

Las Sounders han demostrado ser resistentes, no solo gracias a su ingenio y adaptabilidad, sino a los cambios que la gente ha realizado para proteger las poblaciones de mamíferos marinos y limpiar y mantener la productividad del medio ambiente marino. Las poblaciones de mamíferos marinos están creciendo, desde orcas transitorias hasta marsopas y jorobadas.

Puget Sound también es más limpio que en generaciones: las encuestas científicas muestran una disminución de los contaminantes persistentes en los cuerpos de las focas de puerto residentes, cuyas poblaciones también se han recuperado desde que fueron protegidas.

La excepción al auge de los mamíferos marinos son las orcas residentes del sur, que están en declive junto con el salmón chinook del que dependen.

Pero eso también es algo que la gente podría decidir cambiar, dijo Calambokidis.

"Estas son historias de empoderamiento en las que estas mejoras son los efectos de cambios en las acciones humanas, no solo una buena historia sobre una ballena que está bien", dijo Calambokidis. "Demuestra que es posible hacer este tipo de cambios. Las orcas residentes del sur podrían ser otra especie".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.