Los anillos de colmillos de narval revelan valiosos datos ambientales

narvales (Monodon monoceros)

Las capas del colmillo del narval cuentan la historia de su vida en un mundo que cambia rápidamente

Al igual que el tronco de un árbol, el colmillo del narval adquiere un nuevo anillo de crecimiento cada año. Los análisis de esos anillos han revelado ahora algunos interesantes datos sobre la dieta de los animales y sobre los cambios en su entorno.

Desde el exterior, el colmillo del unicornio narval (Monodon monoceros) es una curiosidad sorprendente. En el interior, este largo diente que sobresale contiene una completa historia de vida de la migración y las comidas de los mamíferos marinos, desde su primer aliento hasta el último.

Despegando cada una de estas capas de crecimiento, los investigadores han leído ahora los anillos de 10 colmillos de narval del noroeste de Groenlandia.

"Es único que un solo animal pueda contribuir de esta manera con una serie de datos a largo plazo de 50 años", dice el investigador de mamíferos marinos Rune Dietz de la Universidad de Aarhus, Dinamarca.

Los datos consistentes durante medio siglo son muy raros y brindan una visión invaluable de cómo esta especie particular de ballena dentada se está enfrentando a condiciones que cambian rápidamente.

Hoy en día, los científicos saben muy poco sobre los narvales. Gran parte de sus vidas transcurren bajo enormes bloques de hielo en el remoto Ártico. En primer lugar, nadie puede siquiera estar de acuerdo por qué existen los colmillos de narval, pero existen, y a veces crecen hasta 3 metros (9,8 pies) de largo.

A medida que los machos (y algunas hembras) envejecen, su canino superior izquierdo comienza a extenderse hacia afuera en una espiral, perforando finalmente su labio superior. Algunos expertos piensan que los machos usan este alargado diente para impresionar a las hembras o para marcar su territorio, a veces cruzando 'espadas' con otros machos.

Las imágenes de hace unos años revelan que estos puntiagudos dientes también se utilizan para cazar peces golpeándolos y aturdiéndolos. El sensible diente incluso se puede utilizar como un 'biosonar', lo que permite a la especie navegar por las profundidades más oscuras del océano.

Hoy, con el cambio climático, el Ártico se está calentando mucho más rápido que el resto del mundo, y los narvales se consideran los mamíferos marinos más vulnerables de la región y, al parecer, históricamente valiosos.

Al analizar el contenido químico en cada capa del colmillo de narval, los investigadores crearon perfiles de por vida para la alimentación y la exposición al mercurio de cada individuo hasta 2010. Se usaron específicamente los isótopos de carbono y nitrógeno en estos dientes para revelar dónde se alimentaba cada individuo y qué estaba comiendo, con algunas muestras que datan de 1962.

mercurio en el colmillo del narval

Imagen: Datos sobre δ13C, δ15N y mercurio en colmillos de narval medidos en capas correspondientes al período 1968-2010. La portada del verano también se muestra el hielo marino durante el mismo período. Figura: Universidad de Aarhus, Dinamarca.

"Aquí, los datos son un espejo del desarrollo en el Ártico", dice Dietz.

Hasta la década de 1990, los narvales de esta región del Ártico parecían comer pescado como el fletán y el bacalao ártico, que dependen en gran medida del hielo marino.

corte de colmillo de narvalImagen derecha: Colmillo de narval cortado que muestra los anillos de cada año. Los análisis de las capas individuales de colmillos de narval han proporcionado información sobre su elección de alimentos y su exposición al mercurio a lo largo de su vida. Foto: Rune Dietz.

Sin embargo, al mismo tiempo que el hielo del Ártico comenzó a derretirse rápidamente, este grupo de narvales cambió sus preferencias alimentarias, dirigiéndose a peces de mar abierto como el capelán y el bacalao polar. Todavía no está claro qué impulsó esta transición, pero los autores dicen que el culpable más probable es el cambio climático.

Desde el cambio de siglo, ha aumentado significativamente la cantidad de mercurio en los colmillos de narval, dicen los investigadores, posiblemente debido a cambios en la dieta de las ballenas o un aumento en la contaminación humana por actividades como la minería, la producción de carbón, la producción de cemento o la incineración de basura.

Si bien en general es una buena noticia que estos narvales sean algo flexibles con su migración y dietas, especialmente en respuesta al derretimiento del hielo marino, sus niveles de mercurio no parecen tan prometedores.

Aún no está claro qué tan tóxico es todo ese mercurio para los mamíferos, pero la tendencia coincide con otros animales de la región, que en los últimos años también han mostrado niveles más altos de mercurio.

"Lo que encontramos en los narvales del noroeste de Groenlandia es coherente con una tendencia más general en el Ártico, donde el hielo marino está disminuyendo y cambiando la distribución espacial de los peces subárticos y árticos, así como los principales depredadores", dice el ecotoxicólogo Jean-Pierre Desforges Universidad McGill, Canadá.

"Ahora, la gran pregunta es cómo estos cambios afectarán la salud y el estado físico de especies clave del Ártico en los próximos años".

colmillo de narval

Desafortunadamente, los narvales no son buenos para eliminar contaminantes como el mercurio, lo que los hace especialmente vulnerables a estos cambios.

"No eliminan el mercurio formando pelo y plumas como osos polares, focas y aves marinas, así como su sistema de enzimas es menos eficiente para descomponer los contaminantes orgánicos", explica Dietz.

Los autores creen que el rápido e inesperado aumento del mercurio en el narval se debe a una mayor contaminación humana, un cambio en la red alimentaria de la región o un poco de ambos.

Los narvales podrían estar alimentándose de presas más abajo en la cadena alimentaria, por ejemplo, y estos animales tienden a retener más mercurio acumulado.

"Cuanto más alto estés en la cadena alimentaria, más mercurio acumularás en tu cuerpo a lo largo de tu vida", explica Desforges.

Otros grandes depredadores de la región, como el zorro ártico y los osos polares, también tienen más mercurio en sus tejidos blandos cuando hay menos hielo marino alrededor, lo que respalda la idea de que el cambio climático tiene algo que ver con eso.

Los investigadores esperan ahora usar colmillos de narval más antiguos de los archivos de los museos para descubrir cómo estos mamíferos han estado lidiando con el mercurio y el cambio climático durante períodos de tiempo aún más largos.

El estudio fue publicado en Current Biology: Analysis of narwhal tusks reveals lifelong feeding ecology and mercury exposure

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.