Los cachalotes aprendieron a esquivar arpones y enseñaron las habilidades a otros

caza de cachalotes en el siglo XIX

Nadar contra el viento les permitiría evadir a los barcos de los balleneros

Los cachalotes (Physeter macrocephalus) se enseñaron mutuamente a evitar los arpones después de que comenzaran a cazarlos hace 200 años, según un nuevo estudio.

La investigación se basó en los cuadernos de pesca recién digitalizados de los balleneros estadounidenses, que registraron detalles de sus expediciones en el Pacífico Norte durante el siglo XIX, como el número de ballenas avistadas o arponeadas.

Aunque tenían una gran demanda por sus huesos de ballena, marfil y grasa y se registraron casi 80.000 'días de viaje', solo hubo 2.405 avistamientos exitosos de ballenas, una tasa de éxito del 3%.

Los autores del estudio, los investigadores de cetáceos, el profesor Hal Whitehead y el Dr. Luke Rendell, así como el científico de datos Dr. Tim D Smith, también encontraron que la tasa de impacto de los arpones de los balleneros se redujo en un 58 por ciento en menos de dos años y medio después de que comenzaran a cazar en la región.

En Halifax, Canadá, el profesor Whitehead de la Universidad de Dalhousie dijo a The Owen Sun Sound Times: "Eso fue muy notable. Pensé que podría haber una caída, pero no tanto y no tan rápido. Por lo general, espera que aumente a medida que descubren cosas y se vuelven más exitosos. Así es típicamente nuestra explotación de la vida silvestre. Nos volvemos más eficientes a medida que aprendemos a hacerlo".

El estudio concluyó que los cachalotes habían aprendido cómo los estaban matando, compartieron esta información con su manada y cambiaron su comportamiento en consecuencia, mostrando una "evolución cultural".

La especie vive con sus hijos en manadas o grupos solo para hembras, lo que les permite formar estrechos vínculos y compartir consejos para evadir a los cazadores.

caza de cachalotes

Los cazadores reconocieron que los cachalotes habían desarrollado tácticas para evadirlos. En lugar de formar cuadrados defensivos utilizados para luchar contra sus depredadores naturales, las orcas, los cachalotes, entendieron que nadar contra el viento les permitiría evadir a los barcos de los balleneros impulsados por el viento.

Sin embargo, el advenimiento de la energía de vapor y los arpones de granadas en los últimos años del siglo XIX significó que incluso el astuto cachalote estaba condenado a la matanza masiva.

"Esta fue una evolución cultural, demasiado rápida para la evolución genética", dice Whitehead.

Los cachalotes tienen el cerebro más grande de todos los animales del planeta y los investigadores destacaron que si fueron capaces de adaptarse hace 200 años, probablemente, hoy también podrían enfrentar los desafíos del océano.

El estudio se publicó el miércoles en Royal Society Publishing: Adaptation of sperm whales to open-boat whalers: rapid social learning on a large scale?

Imagen de cabecera: Caza de ballenas en el Pacífico Norte desde el barco Canton en Japan Grounds en el Pacífico Norte. Cuatro barcos balleneros arponearon seis ballenas. Tres de esas ballenas murieron (exhalando golpes rojizos) y las otras tres se perdieron cuando los arpones se soltaron o se rompieron. Un bote ballenero, que se muestra en la parte inferior izquierda, fue destruido. (Tinta y acuarela de Oliver Wilcox, ballenero, 1837; cortesía del New Bedford Whaling Museum, MA, EE. UU.).

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar