Los elefantes marinos bucean casi todo el día para poder engordar

elefante marino

Son centinelas que pueden revelar el efecto del cambio climático en los ecosistemas del océano profundo

Las hembras de elefante marino (Mirounga angustirostris) pesan en promedio 350 kg y se sumergen continuamente en la zona mesopelágica del océano, a unos 200 a 1.000 metros de profundidad, para consumir su única presa: pequeños peces que pesan menos de 10 gramos.

Ahora, un equipo internacional de investigadores, equipado con ocho años de datos, puede haber respondido una pregunta de décadas: ¿Cómo mantienen las focas su gran tamaño con presas tan pequeñas?

"No es fácil engordar", dijo el autor del artículo Taiki Adachi, investigador del Instituto Nacional de Investigación Polar de Japón y la Escuela de Biología de la Universidad de St. Andrews. "Los elefantes marinos tienen que pasar casi todo el día, de 20 a 24 horas todos los días, buceando profundamente para alimentarse de muchos peces pequeños y obtener reservas de grasa corporal, lo cual es esencial para una reproducción exitosa".

Los investigadores equiparon a 48 elefantes marinos hembras con registradores de datos que rastrearon todo, desde la ubicación y la profundidad hasta el movimiento de la mandíbula y la flotabilidad de las focas, lo que ayuda a estimar la tasa de aumento de grasa. Los registradores también usaron vídeo para filmar el tipo de presa. Rastrearon a las focas durante sus cortas migraciones de dos meses posteriores a la reproducción en el Océano Pacífico noreste entre 2011 y 2018.

"Nos enfocamos en este tiempo después de la reproducción porque ganar reservas de energía grasa es fundamental en sus ciclos de vida anuales para determinar si volverán a criar en el próximo año de reproducción, lo que finalmente afectará la dinámica de la población", dijo Adachi.

Con más de cinco millones de eventos de alimentación registrados, los investigadores encontraron que, en promedio, una sola foca se zambullía entre el 80 y el 100% del día, es decir, unas 60 inmersiones al día, para comer entre 1.000 y 2.000 peces y obtener más calorías de las que quema.

elefante marino etiquetado

"Sugerimos que las elefantes marinas hembras, que no son capaces de ecolocalizarse o alimentarse por filtración como otros grandes mamíferos marinos, encontraron una vía evolutiva única para mejorar las habilidades de buceo en relación con su masa corporal, permitiéndoles sumergirse continuamente a las profundidades mesopelágicas y maximizar las oportunidades de alimentación en abundantes peces pequeños", dijo Adachi. "Estos resultados demuestran las estrechas relaciones entre el tamaño corporal, la disponibilidad de presas y la capacidad de caza que dan forma a los gremios de forrajeo dentro de los animales marinos".

Si bien los elefantes marinos se adaptaron a un nicho de alimentación único, según Adachi, la adaptación también puede poner en riesgo a los elefantes marinos a medida que aumentan las temperaturas del océano y potencialmente reduce la disponibilidad de presas.

"Sugerimos que el estrecho nicho de comportamiento de los elefantes marinos limita severamente su plasticidad para amortiguar los cambios en la biomasa de peces mesopelágicos", dijo Adachi. "La búsqueda de alimento las 24 horas del día sugiere que los elefantes marinos son vulnerables a la reducción de la abundancia de presas".

Los investigadores planean continuar estudiando la actividad de alimentación de los elefantes marinos y monitoreando su tasa de ganancia de grasa como un indicador de los cambios en la abundancia de presas.

"El siguiente paso es estudiar a los elefantes marinos como un importante centinela viviente para revelar el efecto del cambio climático en los ecosistemas del océano profundo", dijo Adachi.

Los hallazgos se publicaron el 12 de mayo en Science Advances: Forced into an ecological corner: Round-the-clock deep foraging on small prey by elephant seals