Nueva investigación rastrea la historia de los manatíes en los océanos de la Tierra

Trichechus manatus

Las vacas marinas han vivido a lo largo de las costas de todos los continentes excepto la Antártida

Los zoólogos se refieren a los manatíes y dugongos como "vacas marinas", pero una simple búsqueda en Internet podría arrojar el apodo más juguetón de "papas flotantes".

Ahora, imagina una versión de 11.000 Kg, el doble del tamaño de un elefante, nadando en el Mar de Bering.

Si bien solo cuatro especies de los redondos herbívoros acuáticos y de lento movimiento del orden Sirenia permanecen en la Tierra, y todas se consideran vulnerables a la extinción, la evidencia fósil sugiere que muchos tipos diferentes de vacas marinas vivieron en el pasado y, en ocasiones, coexistieron numerosas especies. A lo largo de su larga historia, las vacas marinas han vivido a lo largo de las costas de todos los continentes excepto la Antártida.

Un nuevo artículo científico ha reunido la historia más completa hasta el momento de la ascendencia de estas criaturas únicas.

"Las vacas marinas fósiles más antiguas conocidas tienen unos 47 millones de años, y esos animales vivían a lo largo de las costas del norte de África en el mar protomediterráneo", dijo el coautor Steven Heritage del Museo de Historia Natural del Centro Lemur de la Universidad Duke. "Nuestro análisis encontró que esta primera aparición fue unos 11 millones de años después de que el linaje de las vacas marinas se separara de sus parientes vivos más cercanos, los elefantes".

Los antepasados fósiles más antiguos de los elefantes también son del norte de África y vivieron durante el Cenozoico temprano, la era que siguió a la extinción de los dinosaurios. Mientras que los modernos manatíes y dugongos no tienen extremidades traseras y son estrictamente acuáticos, las vacas marinas fósiles más antiguas que se conocen tenían cuatro extremidades y podían caminar sobre la tierra.

Steven Heritage

Imagen: Steven Heritage, investigador del Museo de Historia Natural del Centro Duke Lemur, sostiene la mandíbula fósil de 33 millones de años de una vaca marina extinta que está relacionada con los modernos manatíes. Crédito: Catherine Riddle

El estudio reunió el conjunto de datos más grande hasta el momento de especies vivas y fósiles, combinando genética, anatomía, geografía y edades geológicas. Los análisis del equipo incluyeron modelos estadísticos a escala temporal para la ascendencia de las vacas marinas y modelos de biogeografía histórica que identifican las edades y direcciones de sus migraciones a través de los océanos de la Tierra.

"Nuestros modelos sugieren que los ancestros directos de los manatíes evolucionaron dentro de América del Sur continental y que la migración de los manatíes hacia el Caribe y hacia las costas de América del Norte fue un evento relativamente reciente", dijo Erik Seiffert de la Escuela de Medicina Keck de la USC, quien también es un afiliado de investigación del Centro Lemur de Duke y coautor del artículo.

"En cierto sentido, los manatíes son recién llegados a estos ecosistemas del Atlántico occidental", dijo Seiffert.

Durante gran parte de los últimos 20 millones de años, una gran parte del norte de América del Sur estuvo cubierta por humedales de agua dulce; estos eventualmente dieron lugar al sistema del río Amazonas con drenaje hacia el Océano Atlántico Sur que comenzó hace solo unos pocos millones de años. Los manatíes de ese vasto pantanal parecen haber salido de América del Sur después de ese tiempo.

Hace unos 34 millones de años, una migración transatlántica clave desde el hemisferio oriental hacia el sur de América del Norte y el Caribe dio lugar al ancestro común de las especies vivas de vacas marinas.

esqueleto de un Pezosiren

Imagen: Esqueleto fósil de 43 millones de años de Pezosiren, un cuadrúpedo anfibio del árbol genealógico de la vaca marina. Crédito: Thesupermat a través de Creative Commons

La edad de esa migración corresponde al límite Eoceno-Oligoceno, que fue una época de caída en picado del nivel global del mar, un clima que se enfriaba rápidamente y extinciones generalizadas y severas de numerosas especies animales tanto en la tierra como en el mar.

Después de ese tiempo, las vacas marinas ancestrales del hemisferio oriental enfrentaron un fuerte declive y finalmente desaparecieron. Pero el linaje del hemisferio occidental que se estableció cerca del comienzo del Oligoceno dio lugar a muchas especies de vacas marinas que florecieron y persistieron durante decenas de millones de años, a veces viviendo en comunidades de múltiples especies.

El análisis también encontró que al menos tres linajes de vacas marinas del Caribe migraron al Océano Pacífico durante la época del Mioceno, hace entre 23 y 5 millones de años, antes de que estuvieran conectadas América Central y América del Sur.

Un descendiente de esas migraciones del Pacífico fue la gigantesca vaca marina de Steller (Hydrodamalis gigas), una especie adaptada al frío que medía hasta 33 pies (10 metros). Los naturalistas europeos que exploraron las islas del mar de Bering a mediados del siglo XVIII observaron vacas marinas de Steller vivas, pero la especie fue cazada hasta su extinción poco después.

vacas marinas supervivientes

Imagen: Cuatro miembros supervivientes del árbol genealógico de la vaca marina se comparan con la vaca marina de Stellar, un animal aleutiano de casi el doble del tamaño de un elefante africano que fue cazado hasta su extinción hace dos siglos. Crédito: Christy Horton

Los investigadores dicen que la mayor diversidad de linajes de vacas marinas ocurrió hace alrededor de 22 y 16 millones de años. Pero durante los últimos 9 millones de años, la cantidad de linajes se ha reducido drásticamente, lo que ha dado como resultado las pocas especies que quedan en la actualidad.

La investigación se publica en la revista PeerJ: Total evidence time-scaled phylogenetic and biogeographic models for the evolution of sea cows (Sirenia, Afrotheria)

Etiquetas: HistoriaManatíDugongo

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: