¿Qué hacer cuando la recuperación de una especie pone en riesgo a otra?

cachorro de lobo marino
Cuando llegan a tierra, los lobos marinos antárticos pueden perturbar el frágil ecosistema terrestre del continente austral. A medida que la población de lobos marinos crece y amplía su área de distribución, los investigadores plantean la pregunta: ¿Qué debemos hacer al respecto? Foto por Danita Delimont

En la Antártida, el aumento de lobos marinos amenaza la frágil flora del continente helado

En la Antártida, la población de lobos marinos está en auge. Habiéndose recuperado de la casi erradicación por parte de los cazadores a principios del siglo XX, los lobos marinos antárticos (se les conocía como focas peleteras) se están abriendo camino hacia nuevas fronteras.

Su recuperación ha sido tan exitosa que los animales están superando su área de distribución histórica conocida, lo que provoca "inesperados desafíos de conservación terrestre" para la frágil vegetación de la Antártida, advierte un reciente estudio.

A partir de 2010 los lobos marinos (Arctocephalus gazella) se han expandido desde su centro en la isla Georgia del Sur hacia la península antártica, llegando al lado sur de la bahía Marguerite. "Eso está mucho más al sur de lo que los hubiéramos visto antes", dice Peter Convey, ecologista del British Antarctic Survey y autor principal del nuevo estudio.

Esta expansión está liderada principalmente por juveniles y machos no reproductores. Cuando llegan a tierra, estos lobos marinos pisotean la frágil vegetación costera que prospera en el limitado terreno libre de hielo de la Antártida.

Convey señala el daño que los lobos marinos han causado en la isla Signy, una de las islas Orcadas del Sur, donde el paisaje, incluidos los frágiles musgos y líquenes que crecen allí, se ha visto gravemente afectado por las focas. En 1977, dice Convey, había alrededor de 1.600 focas en Signy Island. A mediados de la década de 1990, había más de 20.000. Además de pisotear la vegetación, las focas que defecan y orinan cerca de los lagos de agua dulce de la isla han contribuido a su eutrofización.

Convey y sus colegas están planteando el tema para estimular el debate. Le preocupa que los actuales planes que supervisan la protección de la Antártida, administrados por el Tratado Antártico multiestatal, solo tengan en cuenta los impactos humanos en el continente. Pero para él, la escala del impacto de las focas supera con creces la de los humanos.

daños causados por lobos marinos

Imagen: Ilustraciones de la forma del daño causado por los lobos marinos antárticos a los ecosistemas terrestres regionales.

Convey dice que la situación plantea una pregunta fundamental: ¿Es trabajo del Tratado Antártico brindar protección física a los habitantes del continente entre sí? "No hay una respuesta fácil", dice Convey. Pero cree que es un debate que hay que tener.

Brian Silliman, un biólogo marino de la Universidad de Duke en Carolina del Norte que no participó en la investigación, sugiere que la expansión de las focas puede ser un caso de recolonización en su rango histórico completo. Cuando se observan especies que aumentan, es común pensar que están "haciendo cosas que pensamos que no debían hacer", dice Silliman. El estudio de las poblaciones en su punto más bajo después de décadas de caza excesiva o pérdida puede dar una falsa impresión de su rango y comportamiento anteriores, agrega.

No está claro cuáles eran los niveles de población de lobos finos antárticos, o dónde se distribuían exactamente, antes de la caza excesiva histórica. Convey, sin embargo, subraya que no hay evidencia de que las focas se hayan abierto camino a través de estas costas en particular, incluso antes de su explotación.

Convey tiene cuidado de enfatizar que sacrificar las focas no está ni debería estar sobre la mesa. Sin embargo, la cuestión de cómo responder a la creciente población de lobos marinos es un dolor de cabeza de gestión que requiere decisiones difíciles. En esencia, la situación cuestiona si los ecosistemas terrestres de la Antártida deberían tener prioridad sobre los lobos marinos en expansión.

Claire Christian, directora ejecutiva de la Coalición Antártica y del Océano Austral, una ONG dedicada a proteger la Antártida y sus aguas circundantes, dice que el Sistema del Tratado Antártico tiene que tomar decisiones difíciles basándose en información bastante limitada. La identificación potencial de puntos críticos de vegetación que deben protegerse de los lobos marinos errantes puede ser un enfoque. Convey está de acuerdo en que esta es una posible solución. Sin embargo, tomar medidas para salvaguardar este terreno, como instalar cercas, sería otra intervención humana con consecuencias posiblemente imprevistas. Se han desplegado vallas en algunos lugares, con un éxito mixto.

Otro enfoque, sugiere Christian, es descubrir qué se necesita para que esta nueva normalidad prospere "en lugar de tratar de convertirla en lo que queremos ver", dice.

Ally Kristan, una bióloga marina que estudió las poblaciones que se recuperan en la isla Georgia del Sur mientras estaba en la Universidad Estatal de Luisiana y no participó en la investigación, es "hay que tener cautela de implementar métodos de control en una población que ya ha sido afectada de manera tan grande y desastrosa por el impacto humano". Independientemente de dónde solían vivir, dice Kristan, los lobos marinos ahora se encuentran en un ecosistema alterado debido a pasados y actuales impactos. No hay forma de que las cosas vuelvan a la “normalidad”, agrega.

Esta falta de respuestas simples une a quienes se preocupan por proteger la Antártida con quienes trabajan para gestionar los entornos cambiantes en otros lugares, como en el Océano Índico, donde la disminución de las poblaciones de tiburones ha permitido que las tortugas marinas verdes se recuperen rápidamente y pasen a pastar en exceso en las praderas de pastos marinos. A lo largo de la costa oeste de América del Norte, las poblaciones de nutrias marinas en recuperación han entrado en conflicto con la población local. A medida que otros depredadores marinos se recuperan, pueden hacer lo mismo.

Inadvertidamente o no, los humanos han estado eligiendo a los ganadores y perdedores de los ecosistemas durante milenios. A medida que las poblaciones se recuperan de la explotación histórica y luchan por adaptarse a entornos ya alterados que están cambiando aún más debido al calentamiento antropogénico, adoptar un enfoque de no intervención parece cada vez menos viable.

La investigación ha sido publicada en la revista científica Ambio: Untangling unexpected terrestrial conservation challenges arising from the historical human exploitation of marine mammals in the Atlantic sector of the Southern Ocean

Etiquetas: RecuperaciónLobo marinoAntártidaFlora

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo