updated 1:06 AM CET, Dec 11, 2016

Foca albina rechazada por su madre por ser "demasiado fea"

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
foca albina Junior

El cachorro de nueve meses de edad fue recogido por un centro de recuperación

Ahora está sano y es la atracción principal en el santuario de Linconshire

Hace dos meses, Junior fue rechazado por su madre y estaba al borde de la muerte, con un peso de sólo 18 kilos y hambre de comida y afecto.

Ahora, el cachorro de foca albino está creciendo y haciendo disfrutar a la gente en el santuario de focas Mablethorpe en Linconshire.

El cachorro de nueve meses de edad tiene los ojos rojos como la sangre y una piel de color blanco lechoso. Se cree que su mirada es la razón por la que fue abandonado por su madre y se convirtió en un paria.

Fue descubierto por el propietario del santuario, Dennis Drew, cuando visitaba en marzo la playa de Sutton-on Sea.

foca albina Junior    foca albina Junior

El Sr. Drew dijo: "Debido a que se ven tan notablemente diferentes, los albinos tienden a ser rechazados y pueden encontrarse con un verdadero problema para sobrevivir por su cuenta. Junior fue casi seguro abandonado por su madre porque lo consideraba feo".

"Decidimos llevarla en una caja y luego colocarla en la parte trasera de la camioneta. "Tuvimos que envolverla en una toalla y tener mucho cuidado porque estas focas pueden morder de vez en cuando. Estoy muy contento de que la encontrásemos porque ella es muy feliz aquí, jugando con los otros cachorros".

El conservacionista marino de la Sociedad Zoológica de Londres, Dr. Stephen Mowat, dijo: "las focas albinas son muy raras. Es probable que este individuo fuese abandonado por su madre porque su color de piel era distinto del usual gris oscuro que tienen las crías de foca de puerto, que también tienen los ojos negros".

foca albina Junior

"Debido a su falta de pigmentación, las focas albinas pueden enfrentarse a desafíos adicionales en la naturaleza, tales como problemas de visión y sensibilidad a la luz solar, haciéndolos más susceptibles a la depredación".

Apenas dos meses después de la llegada al centro, Junior ahora pesa unos 36 saludables kilos y podría ser liberado de nuevo en su hábitat natural a finales del año.

Dennis dijo: "Si es posible, siempre los liberamos de nuevo en la naturaleza, donde pueden valerse por sí mismos. Una vez que haya ganado un poco de peso, ella va a estar bien por ahí. Hacen pequeños viajes, así que dudo que se quedará aquí. Sin embargo, sería genial verla en la playa en el futuro".